El Emergente

El Emergente

¿Qué trae la LVBP? (II). Caribes busca su undécima clasificación consecutiva… y también la corona

La tribu ha sido finalista en dos de los últimos tres campeonatos y cuenta con un roster competitivo, que desde el inicio del torneo promete ser protagonista

Por Ignacio Serrano
ElEmergente.com

Ningún equipo, además de Caribes, puede mostrar este palmarés: haber clasificado a los playoffs de la LVBP en las últimas 10 temporadas, sin haber fallado una sola vez en la fiesta decisiva de enero.
La tribu ha hecho eso sin dejar de sumar, además, un buen botín. Fue, probablemente, el equipo de la década. No solo estuvo siempre entre los principales protagonistas, sino que, además, lo hizo con tres coronas entre 2010 y 2020.


Pero Anzoátegui quiere más. Ha disputado dos de las últimas tres finales y no se resigna a haber perdido la más reciente, contra Cardenales.
Y ojo, que sobran las razones para temerle a los dirigidos por Jackson Melián.
El manager oriental llega a su segunda campaña como piloto, con un roster que combina experiencia, talento y juventud. El grupo que tendrá a sus órdenes al inicio será, además, la base con la que espera regresar a la final.
DATO.
Jackson Melián nunca fue estratega, antes de la 2019-2020. Tomó el cargo, al quedar inhabilitado Ramón Borrego, el timonel original, debido al veto de MLB. Condujo a los indígenas hasta el último encuentro de la campaña y le faltó una victoria para alcanzar el título. 
Su mayor desafío no solo será demostrar cuánto ha aprendido, sino sanar las heridas ocurridas puertas adentro, luego de que dos enseñas de la divisa, Alexi Amarista y Gorkys Hernández, pidieran públicamente ser cambiados de equipo, cosa que finalmente ocurrió

Tres grandeligas de 2020 estarán desde el inicio con los orientales, una muestra del entusiasmo con que salen a la brega.
SE SUMAN
El jardinero Herlis Rodríguez, el relevista Andrés Machado, el abridor David Martínez y los jóvenes infielders Kevin Vicuña y Diego Castillo, todos a través de cambios.
Caribes quería renovar la sangre del roster y en parte lo consigue con Vicuña y Castillo, que pueden convertirse en piezas de todos los días a la vuelta de uno o dos campeonatos.
IMPORTACIÓN
Serán dos serpentineros dominicanos, por ahora: Emmanuel Ramírez y Henry Martínez. Ambos van a la rotación, según los planes del alto mando. Ramírez conoce la LVBP, por su paso con el Magallanes.
La gerencia esperará al inicio del campeonato para decidir qué más hará falta, si otro tirador o un pelotero de posición, para completar la cuota de extranjeros.


SE FUERON
Alexi Amarista y Gorkys Hernández pidieron cambio y lo consiguieron. Eran dos puntales de la organización, pero al menos hay infielders disponibles, puertas adentro, y Herlis Rodríguez tomará el lugar de Hernández con un bate que no solo puede ser productivo, sino que además es zurdo.
El buen receptor José Godoy se marchó para dar lugar a Rodríguez y, además, fueron dejados en libertad varios veteranos, como Yéiper Castillo, Luis Chirinos, Alex Torres, Joseph Ortiz y el patrullero René Reyes, probablemente el que más ayudó en la 2019-2020, pero que, a sus 42 años de edad y ante un jardín sobrepoblado, no iba a tener mucho tiempo de juego.
Por la misma razón que dejaron ir a Reyes no repitieron a Denis Phipps, el dominicano que ganó el premio Regreso de Año en enero pasado.

GRANDELIGAS Y FIGURAS DISPONIBLES
Tres serán los bigleaguers de 2020 que estarán desde temprano: el relevista zurdo José Quijada, el cerrador Jairo Díaz y el súper utility Willians Astudillo, el líder de una cueva donde abundan las personalidades influyentes.
Vuelve Tomás Telis, tras un año de ausencia, y reaparece el veterano Jesús Sucre, recuperado de una delicada lesión. También están a bordo el capitán Niuman Romero, el campocorto Luis Sardiñas y el inicialista Balbino Fuenmayor.

CÓMO LUCE EL PITCHEO
Probablemente sea el área sobre la que poner la mirada con más atención. Con suerte para los aborígenes, su instructor de lanzadores es uno de los más avezados del circuito, el cubano Mike Álvarez.
La rotación dependerá en parte del éxito de los dos extranjeros, con algunos veteranos para sacar la cara por la nómina criolla: el zurdo Wilfredo Ledezma, el ex bigleaguer Mayckol Guaipe y el recién llegado David Martínez.
La gerencia no descarta usar a Andrés Machado como abridor, aunque el bullpen será mejor con él protegiendo ventajas, junto a Quijada, Léster Oliveros, Liarvis Breto y veteranos como José Ascanio y Jean Toledo. No hay tanto margen de error, lo que obliga a que las nuevas generaciones den también un paso al frente, pero Jairo Díaz será el cerrador en diciembre y eso es una garantía.

CÓMO LUCE LA OFENSIVA
El lineup vuelve a ser el punto fuerte de los anzoatiguenses. Fuenmayor está ahora desde el inicio y llega en forma, por haber jugado en México hasta hace poco. Astudillo y Oswaldo Arcia también tienen poder y Telis es un catcher de vocación ofensiva, que puede ser designado si Sucre está completamente saludable.
Hay contacto y velocidad con Balita Ortega, el recién adquirido Herlis Rodríguez, Sardiñas y César Valera, un bate productivo, que a menudo pasa por debajo del radar. No jugarán en el Chico Carrasquel, pero tampoco este era un grupo que dependía de las características del estadio. Y sí, echarán en falta a Amarista y Gorkys Hernández, pero tienen con qué compensar parcialmente esas pérdidas.



CÓMO LUCE LA DEFENSA
El outfield luce bien con Rodríguez y Ortega, aunque Astudillo no es exactamente un jardinero natural. Romero sigue siendo un antesalista de primera y Sardiñas puede formar una buena llave de dobleplays con Valera o alguno de los jóvenes, Vicuña, Andruw Monasterio o Castillo, quien posee un guante y alcance elogiados en las granjas de los Yanquis de Nueva York. 
Es un grupo eficiente, que será mucho mejor si Sucre está a tope detrás del plato. Pocos caretas venezolanos llaman el juego, mascotean y defienden ante los robadores como este curtido bigleaguer, que se perdió la zafra de 2020 en la MLB por un desgarre en el tendón de Aquiles.

QUÉ ESPERAR DE CARIBES
Una importación con nombres más resonantes obligaría a colocar a la tribu como favorito indiscutible. A pesar de eso, y aunque todavía no deciden a quién traerán como tercer extranjero, esta divisa debería alargar su seguidilla de presencias en los playoffs.
Ese no es el techo de los orientales. La tropa que dirige Jackson Melián quiere volver a la final. Y tiene con qué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.