Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. Luces y sombras de este último Magallanes

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano

Al Magallanes le faltó poco, muy poco, para alzar los brazos en esta temporada. Y sin embargo, esa victoria que se le escapó ante Caribes y la serie decisiva contra Cardenales, que nunca llegó, hacen que el balance del campeonato 2020-2021 comience con un trago amargo.
Es injusto, en cierto modo. A los Navegantes les tocó afrontar el campeonato en condiciones muy particulares. El equipo con mayor cantidad de grandeligas en la campaña pasada, una de las dos o tres instituciones con nómina más poblada de talento, en número, debió renunciar a contar con esa rica base, debido a su situación ante la OFAC.


Es un asunto de estatutos, simplemente. En la Venezuela polarizada de hoy, muchos asumen que la administración de Donald Trump castigó a los turcos por supuestamente estar manejados por el poder central. No. No es así.
El Departamento del Tesoro estadounidense ha mantenido un veto contra la nave porque es una fundación y una parte del paquete accionario, una minoría que no llega al 10 por ciento, está en manos de la gobernación de Carabobo y la alcaldía de Valencia desde 1969, ¡casi medio siglo! Se hizo así para armar la plataforma que permitió la mudanza de la histórica franquicia desde la capital.
Pero no importa el motivo. Estén errados o no aquellos que hablan de las causas que excluyen a los bucaneros del Winter League Agreement, en los hechos el resultado es igual de pernicioso: un club con herramientas para plantar cara en la LVBP terminó fuera de carrera antes de lo que su legión esperaba.
Magallanes afrontó la justa en teórica inferioridad de condiciones. Y sin embargo, convirtió eso en una fortaleza, en cierto modo. Porque no desperdició un solo cupo de su importación con peloteros de bajo costo y se convirtió así en una amenaza para todos.
El alto mando de los eléctricos quedó sin frutos con qué celebrar. Pero merece reconocimiento su capacidad de adaptación. Llegaron a contar con al menos ocho extranjeros de primera. Tuvieron para elegir en distintos momentos del torneo. Dejaron fuera temporalmente al brasilero Leonardo Reginatto, sacrificaron después al único slugger puro que tuvo la 2020-2021, el estadounidense Marc Flores…
La importación de los filibusteros fue la mejor, por número y resultados. Y la gerencia supo rodearlos de criollos aptos, jugadores de ligas independientes o sin contrato en MLB, que escapaban de la reprobación de la OFAC.
Se trató básicamente de la misma base nativa magallanera, es verdad. No hubo una política agresiva de cambios para afrontar lo que venía. Pero fue reflejo también de anteriores movimientos, como el que permitió la llegada del receptor Carlos Pérez, procedente del Caracas.


Particular atención merece el haber reestructurado la línea central, logrando que se sumara Pérez, tomando como agente libre a Gabriel Noriega, adquiriendo de las Águilas a Engelb Vielma y pensando también en los guantes de quienes iban a venir del extranjero, como el cubano Yordan Manduley o Cade Gotta. La escuadra con peor defensiva en la 2019-2020 dio un vuelco radical.
Así que la nave usó algunas limitaciones a su favor, al punto de que en plena recta final, cuando eran pocos los jugadores del sistema MLB en otros elencos, muchos aficionados dijeron que ellos y los Tigres tenían una ventaja, al contar con el doble de forasteros que los demás.
Los resultados refrendan el balance positivo: los cabrialenses tuvieron foja de 21-16 en la eliminatoria, segundos detrás de Lara, y han podido igualar la marca de Caribes de haber jugado –y ganado, claro– los tres choques con Aragua que finalmente fueron cancelados.
Luego pusieron a Anzoátegui contra las cuerdas. Ganaban la semifinal 3 juegos por 2, cuando todo se derrumbó y afloraron las sombras de un conjunto que tenía las armas para lograr más.
La sanción de la OFAC impidió que Omar López fuera el manager y que el cuerpo técnico contara con coaches de Ligas Menores que estaban por sumarse. ¿Habría ocurrido una rebelión contra López, de ser él quien estuviera al mando y no Carlos García? 
Lo mismo puede decirse del nutridísimo grupo de bigleaguers y ligamenoristas. ¿Cuántos habrían entrado gustosos al estadio José Bernardo Pérez? Sabemos de Luis Rengifo, que debió irse a jugar en Dominicana. Pero con tantos nombres en la nómina, algunos otros se habrían sumado, muy posiblemente.
Si la gobernación de Carabobo y la alcaldía de Valencia no aceptan hacerse a un lado, así sea transitoriamente, seguirá la amenaza del departamento del Tesoro, a la espera de ver qué camino tomará la administración de Joe Biden.
Magallanes ha perdido la ocasión de ser  dirigido por José Alguacil y el propio López, debido a su situación frente al Winter League Agreement, y no hay modo de asegurar que Carlos Pérez, Deolis Guerra, Erick Leal o Engelb Vielma seguirán fuera del beisbol organizado dentro de algunos meses.
Pero también urge recuperar el carácter en el terreno. Desterrar todo asomo de rebeldía interna y poner fin a la insólita seguidilla de series perdidas en postemporadas. Porque hay material para reconquistar el sitial perdido hace poco más de un lustro. A pesar de su estatus ante las Grandes Ligas y de las lesiones que afectaron el desempeño de Henderson Álvarez, Félix Doubront o Wilfredo Boscán, los turcos tuvieron la segunda mejor efectividad colectiva (¡y con un solo pitcher foráneo!). Fue la novena con menos errores cometidos en total. Estuvieron a apenas cinco innings de pasar a la final.
El balance, sin embargo, es amargo, porque en el beisbol es amargo casi todo lo que no sea alzar el trofeo de campeón. Aunque se cambiara la cara de la justa anterior. Y aunque la eliminación pueda achacarse al manejo de los lanzadores en el playoff. 
Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

5 thoughts on “EL EMERGENTE. Luces y sombras de este último Magallanes

  1. LLorar no sirve de nada, menos quejarse o excusarse en los demas, quedaron eliminados y punto. Deben seguir trabajando con lo que tienen y no andar quejandose, total medio ganar no es ganar, perdieron y ya.

  2. Al menos aún están mejor que nosotros (Caracas BBC) pero si siguen como van, con la guachafita del manager y de la inestabilidad del cuerpo técnico, la indisciplina a lo interno, van a terminar como nosotros o peor…están a tiempo..!!

  3. Bueno y también tienes que sumar a este campeonato esquivo que por malas decisiones del manager se BOTO a la basura el.primer juego al igual que el séptimo…yo creo que una final Magallanes vs Tigres hubiera sido de mucho mejor béisbol y calidad e incluso hubiéramos ido con una mejor representación a la serie del.caribe…eso de Omar López como manager me parece MUY BIEN porque Carlos García SIEMPRE a la hora dura se chorrea…ojalá se acomoden las cosas

  4. Un gran error que se cometió en el año 69, cuando el equipo pasó de Caracas a Valencia, si el equipo fue vendido o donado a empresarios de Carabobo por los antiguos dueños, que nada tenìan que ver con alcaldìas y gobernaciones, por que tuvieron que aliardes con estas entidades los nuevos dueños.

  5. Los comentarios anteriores tienen su lado positivo y negativo pero piensen una cosa; si las mentes de los que conforman la alcaldía y gobernación fueran capaces de pensar en pro del bienestar del equipo y los aficionados no tendríamos tal telenovela. Que esto les sirva para ver el reflejo de nuestro país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.