Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Los Extrabases de Alfonso Saer: ayer y hoy de la Serie del Caribe

Mitchell Page, uno de los héroes de la Serie del Caribe de 1979 / Foto Magallanes BBC

EXTRABASES
Por Alfonso Saer
DESDE los Alacranes del Almendares (1949) hasta los Toros del Este (2020) muchas aguas han bañado las costas del Caribe. El clásico regional ha salido airoso de varias crisis de tipo económico y deportivo hasta volver a treparse en la tarima del éxito, salvando contratiempos para no perder continuidad y vigencia… LA inclusión de Panamá y Colombia en la justa le quitó monotonía y aumentó atractivos, abriendo caminos a países que tienen en desarrollo sus respectivas ligas. Antes, Cuba había agregado fuerza a la contienda, pero en la más grande de las Antillas no hay recursos para incorporarse a un evento que requiere de erogaciones importantes. La Serie del Caribe en Mazatlán tiene –como siempre ocurre en el Pacífico mexicano– la garantía de muy buen apoyo económico, y si bien es cierto que el estadio «Teodoro Mariscal» no está repleto por las restricciones que genera la pandemia, el evento podrá sortear las dificultades propias del momento, sin ninguna duda… CUANDO Panamá ganó la versión 2019 auxiliando como local a una Barquisimeto que perdió la sede por cuestiones conocidas, le hizo un gran favor a la apertura. Al igual que ahora, cuando lograron par de triunfos en sus primeras dos salidas, se armaron de urgencia y salieron avantes los canaleños. Cada evento celebrado en estos tiempos tan complicados es una victoria de alta monta.


BRAVOS fue un club avasallante en la ronda eliminatoria 20-21. Empero, al final del calendario se atascaron sus bates y tuvo una caída estrepitosa de su ofensiva hasta quedar eliminado para la siguiente fase. Caribes resultó un aluvión en la parte culminante. Su ataque fue mucho para Magallanes en la semifinal –aunque tuvo que lidiar hasta siete juegos– y en la decisiva contra Lara desató una vez más su fuerza en los maderos, para vencer 4-0… PERO el beisbol es así, siempre será así. Las rachas buenas y malas inevitablemente se alternan. Ahora resulta que en los primeros juegos de la Serie del Caribe se le mojó la pólvora a la tribu, algo para muchos impensable en una tropa de tanto ímpetu… LA cita caribeña nunca ha sido fácil para Venezuela. De hecho nunca ganó en la primera fase (1949-1960) y no es vencedor frecuente desde la reanudación de la justa en 1970, cuando Magallanes alzó el copete para imponerse a los cuadros de Borinquen y Dominicana. No conquista Venezuela un lauro desde 2009 (Aragua en Mexicali) y solamente hemos celebrado siete veces en cincuenta torneos desde aquel citado de 1970. Muy resbalosa la confrontación de la cuenca para nuestros representantes. Y esta no ha sido la excepción. 
EL domingo pasado habrían cumplido años Jackie Robinson (102) y Ernie Banks (90). El que sí sopló velitas en este plano fue Nolan Ryan (74). Robinson fue el predestinado que rompió el 15 de abril de 1947 la barrera racial, muriendo aún joven, a los 53. Banks totalizó 512 jonrones y con Gene Baker conformó la primera llave shortstop-segunda base de color negro en Grandes Ligas. Ryan, el «expreso de Alvin», tiene una montaña de récords como lanzador. Para no cansarlos mencionaremos sus 5.714 ponches, siete no-hit no-runs, trece juegos de un hit y 6,6 imparables recibidos por cada nueve innings de trabajo. En 1973 ponchó 383 rivales. Los tres están, obvio, en Cooperstown. Fecha cumbre ese 31 de enero… 
¿QUÉ Serie del Caribe recuerdo? me preguntan con frecuencia. Tiene que ser inevitablemente la de 1970 en Caracas, la primera que vi personalmente. Tenía apenas 22 añitos y me contrató el respetado y apreciado Oscar «Negro» Prieto para acompañar al inmenso Delio Amado León en las transmisiones del evento por la poderosa Radio Rumbos. La histórica voz del Caracas me entregó para mi debut el juego Ponce-Licey. Resulta que me dio la alternativa para cubrir del cuarto al noveno inning y quiso el destino que me correspondiera cerrar el partido más extenso en el expediente del clásico. Ya estaba extenuado este joven locutor, cuando Enrique «Quique» Rivera empujó con sacrifly en el decimoquinto tramo a Luis Meléndez, y Puerto Rico batió a los quisqueyanos, 3-2. Una anécdota sencillamente inolvidable…..MAGALLANES se anexó esa versión del 70, y, nueve años más tarde, transmitimos, ya con el circuito de Lara, el tablazo de Mitchel Page con el cual los Navegantes se hicieron del segundo banderín caribeño en San Juan de Puerto Rico. El choque estaba igualado a seis marcas con los Mayos de Navojoa cuando Page tomó turno con dos a bordo en el noveno y la sacó por encima de la barda derecha del «Hiram Bithorn»… AH, todos los circuitos radiales viajaban en la Venezuela próspera que teníamos. Por eso narramos también el careo del cetro para Caracas en Hermosillo (1982). Nos tocó cubrir la gran faena de Luis Leal en siete fuertes innings frente a Ponce, para coronar a los Leones nuestros, 2-1. Hay más recorrido, pero se acaba el espacio.
Publicada en La Prensa de Lara. Aquí reproducida con autorización del autor.

Alfonso Saer tiene más de 50 años en los medios de comunicación venezolanos. Es la voz más reconocible del Cardenales de Lara desde hace décadas y uno de los periodistas de mayor trayectoria en el país. Su columna es la más veterana de la prensa deportiva local actualmente.

Síguelo en @alfonsosaer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.