El Emergente

El Emergente

Luis Barrera esperó, trabajó y finalmente consiguió llegar a las Grandes Ligas

Por Alfredo Villasmil Franceschi
[email protected]
Santo Domingo. Dicen que esperar da buenos resultados. Y
Luis Barrera puede certificarlo. El jardinero de los Atléticos de Oakland,
quien es ficha de los Tigres del Licey en LIDOM, acaba de debutar en las Grandes
Ligas. Sí, el 19 de mayo de este año le dieron la toga y el birrete a este
nativo de Tamboril.  

“Nunca desistí en mi camino de llegar a Ligas Mayores”,
declaró el pelotero al departamento de prensa del Licey. 


Barrera se convirtió en el dominicano 821 en llegar a la MLB y en número 19.996 en total en jugar en la Gran Carpa, contando todas las nacionalidades, según la cuenta del sitio baseball-reference.com.

EN POCAS PALABRAS:
“Fue algo increíble. No me lo esperaba, pero tenía
fe en Dios, que iba a tener la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas este año
con los Atléticos de Oakland”
LUIS BARRERA
Todo surgió de golpe. Aquel 17 de mayo nunca se le olvidará.
Como tampoco el nombre del manager de los Aviadores de Las Vegas, Fran Riordan,
quien mandó a sacarlo del juego en el tercer inning.
“Yo estaba jugando en la tercera entrada, y cuando me sacan,
me quedo sorprendido”, soltó. “Cuando le preguntó (al piloto), él me abraza y
me dice: ‘¡Bienvenido a las Grandes Ligas!’. En ese instante me quede
boquiabierto y se me salieron las lágrimas de emoción”. Barrera saltó al
profesional, luego de firmar con Oakland, el 3 de julio en 2012 por 450,000 mil
dólares.

La historia de Barrera con el beisbol puede definirse como
una historia de amor y dolor. Esas que tienen un final feliz, esas que dan
satisfacciones y acrisolan el carácter del ser humano una vez que se ha logrado
la meta. Desde los 11 años está enamorado del beisbol. Su firma en 2012, la adaptación
a otro país, la cirugía en el hombro izquierdo, el nacimiento de su hija.

Todas aquellas memorias cruzaron por su mente cuando iba
rumbo al Minute Maid Park de Houston para su incorporación a la tropa
californiana.

“Nunca desistí en mi camino de llegar a Las Mayores”,
sostiene el joven de 25 años de edad. “Siempre luché para seguir mis sueños.
Después de la operación en el 2019 me dio un poco de miedo regresar y más para
batear, pero dio gracias a Dios, quien me acompañó siempre”.

No todo queda allí. El criollo se abre por completo. Y le
cuenta a la gente de Licey.com sus vivencias y experiencias; sus temores, sus
creencias… Total, momento grande en la vida.
   
“Después de la temporada de 2018, hubo un antes y después en
mi vida, gracias al nacimiento de mi hija Lizmarlin”, destaca.  “Me prometí a mí mismo, que iba a trabajar
duro. En este año, decidí que colocaría el último grano de arena para que
me ascendieran a Grandes Ligas, y así se cumplió. Ahora es mantenerme”, dijo
Barrera, quien al momento de ser llamado a las Gran Carpa bateaba para .349 con
15 indiscutibles, dos jonrones, siete remolcadas en once encuentros en esta
temporada con Las Vegas, sucursal de Triple A del conjunto californiano.

El santiaguero no se apresura. Conoce lo que es el precio de
la espera. Por ahora es suplente. Hará todo lo posible por ser titular en
Oakland. “Soy nuevo en el equipo, pero el manager (Bob) Melvin sabe la clase de
pelotero que soy”, afirma con vehemencia el Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas de la Liga de Texas en 2019. “Estoy esperando el momento que me dé
para aprovecharla. Él se siente orgulloso de tenerme aquí y no lo defraudaré.
Es hora de comenzar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante