El Emergente

El Emergente

¡Qué mala suerte! Antonio Senzatela vuelve a brillar, pero le arruinan otra joya

El venezolano Antonio Senzatela volvió a brillar en el montículo, esta vez del Wrigley Field, después de limitar la ofensiva de los Cachorros de Chicago a una sola carrera, pero el pitcher derecho volvió a ser víctima de sus relevistas.

Su actuación fue tan buena que en los primeros cinco episodios de su labor, solo se le embasaron cuatro de veinte rivales que enfrentó en ese lapso.

«Fue una presentación brillante», dijo el mánager Bud Black a los medios especializados después del encuentro. «La recta estaba funcionando muy bien, estaba atacando la zona y logró mezclar la slider con un par de curvas que sacó de paso a sus rivales».

El valenciano solo trastabilló en la sexta entrada, la última de su jornada, en la cual permitió un hit de Frank Schwindel, un doble de Ian Happ y le dio base por bolas a Patrick Winsom. Allí se le llenaron las bases, pero logró dominar a David Bote con una doble matanza y a Michael Hermosillo con un elevado a primera base para salir del aprieto.

A pesar de batear para doble play, el camarero de los oseznos le rompió el blanqueo a su colega carabobeño.

LEE TAMBIÉN:

Gleyber Torres empieza su recuperación en Doble A

«Ese momento fue enorme», admitió el timonel de los Rockies. «Pudo evitar un hit en esa situación y pudo hacer buenos pitcheos toda la noche. Creo que lanzó muy bien».

Antonio Senzatela terminó su trabajo con cinco hits y una carrera en seis innings, otorgó dos bases por bolas y fusiló a seis, pero sigue sin encontrar el sendero de la victoria porque sus relevistas volvieron a fallar.

El zuliano Jhoulys Chacín fue castigado con tres carreras cuando vino en rescate de su compatriota.

El derecho otorgó tres pasaportes y su compañero Daniel Bard fue sentenciado con dos rayitas que produjo Rafael Ortega con un cuadrangular que dejó en el terreno a los Rockies, quienes perdieron 6 por 4.

Por Marcos Grunfeld

One thought on “¡Qué mala suerte! Antonio Senzatela vuelve a brillar, pero le arruinan otra joya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.