El Emergente

El Emergente

«Me gustaría firmar con Magallanes», confiesa el rey del salvado en Japón

El lanzador venezolano Robert Suárez se ha convertido en un referente en el beisbol de Japón. El bolivarense fue campeón en juegos salvados en 2020 y ha mantenido la tónica para la edición 2021 de la NPB, en la que es líder nuevamente en encuentros rescatados y formó parte de la Serie de las Estrellas.

Lo curioso del as de los Tigres de Hanshin es que en ningún momento de su carrera ha lanzado con un equipo de la LVBP. Un pitcher que es venezolano, pero que jamás ha firmado ni brillado en suelo local.

Suárez repasó para ElEmergente.com cómo fue el inicio de su carrera y todas las barreras que ha superado hasta convertirse en el cerrador que es hoy.

-No es común que un pitcher venezolano empiece su carrera profesional en el beisbol de México. ¿Por qué nunca has jugado para un equipo de la LVBP?

-A los 18 años fui por primera vez a una academia en Venezuela, hice un tryout y no me fue muy bien, no me firmaron. Después no seguí entrenando y busqué la manera de encontrar otros trabajos.

Por la situación en Venezuela, un amigo mío, Gabriel Cañones, tenía tiempo viviendo en México, fue a Venezuela a visitar a mi familia y me vio lanzar en juegos amateurs. Me dijo que tenía posibilidades de jugar en México y subir el nivel.

Eso fue lo que hice, fui a México, empecé jugando en ligas amateurs, conseguí una oportunidad para ir como invitado a un equipo profesional los Cañeros de los Mochis, de la liga de invierno, y también me vieron equipos de la liga de verano.

Seguí jugando un tiempo en ligas semiprofesionales, hasta que Saraperos de Saltillo me dio la oportunidad de jugar en la liga profesional de verano.

-Tuviste éxito en el béisbol mexicano y decidiste cambiar rumbo a un país, Japón, en el que la cultura es completamente diferente. ¿Cómo fue el proceso de adaptación?

-De Japón me fueron a ver tres veces, y ya terminando la liga me ofrecieron hacer una prueba allá,. Me fue muy bien y ahí me ofrecieron mi primer contrato.

Con los traductores me ayudan a entender un poco la cultura o cualquier detalle que me pueda ayudar. Es una cultura totalmente diferente, pero mientras más rápido uno se adapta te sientes más cómodo. Nunca tuve dificultades con la cultura o la comida, me adapté rápido para cumplir con mi trabajo.

-¿Nunca estuviste cerca de jugar en la LVBP en tus primeros años jugando en México o Japón? ¿Tuviste contacto con algunos equipos?

-Sí, tuve algunas propuestas, pero después de que firmé aquí en Japón el equipo me recomendaba que no jugara en invierno y que descansara.

Yo esperaba que algún equipo me pudiera firmar y que al terminar la temporada me dejaran libre en Venezuela, pero me decían que no podían hacer eso con los criollos. Al final, en Japón me recomendaban que no jugara, así que decidí descansar y entrenar para estar listo para la próxima temporada.

-¿Sueñas con jugar con algún equipo en la LVBP?

Toda la vida siempre he sido magallanero. Sí, me gustaría jugar en la liga, pero no puedo decir si va a pasar o no. Ahora mismo, si yo le digo al equipo, me van a decir que prefieren que descanse.

Si en algún momento tuviese la libertad de escoger jugar con algún equipo, elegiría al Magallanes.

Tus mejores años en el beisbol de Japón empiezan en 2020, el año en el que inició la pandemia. ¿Consideras que esa temporada fue un punto de partida en tu carrera?

-Con los Tigres de Hanshin no empecé como cerrador. Ya el equipo tenía ocupado ese puesto con Kyuji Fujikawa, quien es una muy buena persona y un tremendo pitcher. Lamentablemente, a él no le fue muy bien esa temporada y se me abrió la oportunidad.

Durante la pandemia investigué muchísimo sobre cómo mejorar mi mentalidad, incluso me compré un libro que me hizo mejorar bastante en ese aspecto. Cuando empezó la liga, yo me sentía preparado mentalmente y físicamente para hacer un buen trabajo, básicamente por eso me fue bien.

El béisbol es un juego mental, si tienes una buena condición física y una buena mentalidad, lo que puedes hacer es mucho.

-En diciembre de 2020, según Nikkan Sports, varios equipos de la MLB estaban interesados en firmarte, pero al final decidiste extender tu contrato con Hanshin. ¿Realmente hubo interés de los equipos de las Grandes Ligas?

-Alrededor de 10 equipos estuvieron interesados en firmarme, pero la mayoría quería esperar hasta enero para ver qué pasaba con los relevistas que ya estaban en Estados Unidos.

Casi todos me ofrecían solo un año de contrato. Como yo no soy un jugador probado, solo me ofrecían un año y yo estaba buscando algo por dos años, que fue lo que me ofrecieron en Japón. Y por eso decidí quedarme aquí.

Creo que puede seguir el interés de los equipos, a lo mejor al terminar la temporada ellos pueden ofrecerme algo, me gustaría jugar allá, porque es la mejor liga del mundo, pero también me interesa mi estabilidad, que es lo primordial.

En esta primera mitad de la temporada participaste por primera vez en la Serie de las Estrellas de la NPB y alcanzaste tu propio récord de juegos salvados (25). ¿Qué esperas para la segunda mitad de la campaña?

-Pienso seguir trabajando, para terminar fuerte. Es importante mantener esos juegos salvados, para ayudar al equipo a ganar muchos más encuentros.

Muchos peloteros extranjeros se han quejado sobre las duras restricciones que impone el gobierno japonés, al no permitir que los familiares ingresen a tierras niponas. ¿Qué tan complicado ha sido para ti rendir esta temporada sin tu familia?

-Hay que tener mucha fortaleza mental, porque no sabes cuándo vas a volver a ver a tu familia, no se sabe cuándo van a volver a entrar. Mentalmente hay que estar fuerte para hacer un buen trabajo. Es un gran sacrificio estar lejos de tu familia y no poder compartir con ellos.

Le envío un gran saludo a mi madre, a mi esposa y toda la familia que siempre me está apoyando. Sé que no pueden estar aquí en Japón, pero igual desde la distancia siempre me están apoyando.

-Uno de los récords que mantienes en Japón es que Albert Suárez y tú se convirtieron en la primera pareja de hermanos extranjeros en lanzar en un mismo juego. ¿Qué tan importante es la relación con tu hermano para rendir en Japón?

-Nos llevamos muy bien. Hablamos todos los días, siempre nos estamos corrigiendo, somos muy unidos y estoy feliz de que haya pasado eso en dos ocasiones.

-¿Te identificas con algún cerrador?

-Siempre trato de ver vídeos de cerradores que están en la élite del beisbol. Veo vídeos de su mecánica, secuencias y eso me ha ayudado mucho. No tengo un ídolo en específico, pero sí me han ayudado varios.

Has superado muchos obstáculos durante tu carrera. ¿Cuál crees que es el factor que ha convertido a Robert Suárez en el lanzador que es hoy en día?

-Creo que tiene que ver con la mentalidad. Cuando yo era joven no firmé en el profesional porque no estaba preparado, ni física ni psicológicamente.

Cuando en México me invitaron a mi primer entrenamiento con un equipo profesional decidí ponerme serio. En tan solo dos meses subí alrededor de seis millas, con lo duro que entrené todos los días. Le agradezco muchísimo a Gabriel Cañones.

Es cuestión de prepararse para cuando te llegue la oportunidad. En todos los ámbitos eso es importante. Superé lesiones, como la Tommy John, y que varios equipos me dejaran libre. Siempre tuve la disposición a entrenar fuerte, de mejorar todas las condiciones para aprovechar cada oportunidad.

Por Luis Ignacio Áñez

2 thoughts on “«Me gustaría firmar con Magallanes», confiesa el rey del salvado en Japón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.