Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Detroit monta una emotiva fiesta en el «Día para Celebrar a Miguel Cabrera»

El venezolano Miguel Cabrera volvió a ser el centro de atención en el Comerica Park este viernes. Pero a diferencia de tantas veces, no o fue con un madero en las manos. Por una vez, los Tigres de Detroit pidieron que todo se detuviera para llevar adelante el «Día para Celebrar a Miguel Cabrera».

Miles de aficionados asistieron al estadio de los bengalíes más con el deseo de aplaudir a Cabrera que de verle simplemente jugar. El equipo organizó durante semanas la cita en homenaje al toleteros derecho, en tributo por sus 500 jonrones.

Desde el volante conmemorativo, simulando la portada de un cómic, hasta las palabras en el centro del cuadro, todo giró alrededor del slugger.

El encuentro contra los Reales de Kansas City fue esta vez una excusa. Más allá del resultado entre ambos, privaba el deseo de aplaudir una gesta que tomó 19 temporadas y que solo 28 grandeligas han logrado.

«Eres fantástico, hermano», sonrió el mismísimo Barry Bonds, el rey de todos los tiempos en cuadrangulares.

Bonds se «presentó» al acto de manera virtual, a través de un video en el que compartió la impresión que tuvo al ver en 2003 cómo encaraba cada turno aquel joven veinteañero.

Habló de «la inteligencia, la actitud en el home» de Cabrera. «Eso que él tenía tan joven fue algo que a mi me tomó años para lograr».

«Bienvenido al club de los 500», volvió a sonreír Bonds.

Representantes del Salón de la Fama se presentaron a la cita, para llevarse algún recuerdo que exhibir en Cooperstown. Allí se vio a Josh Rawitch tomar el casco que Cabrera utilizó en Toronto al momento de enviar la pelota fuera del campo, por el center right.

Todo giró alrededor del nativo de Maracay y su gesta. Hasta las almohadillas fueron decoradas con un parche especial para festejar el medio millar de vuelacercas.

El departamento de mercadeo de los Tigres presentó, no faltaba más, una línea de camisetas, gorras y memorabilia aludiendo al jonronero y su gran logro.

Y abundaron las sonrisas. Las del manager A.J Hinch, las de gerente general Al Ávila, las del propio Cabrera, las de todo el mundo cuando éste fue a abrazar, rompiendo el protocolo, al legendario Willie Horton.

El Brujo Horton es parte de la historia del Detroit beisbolero, pero también es parte de la historia de los diamantes venezolanos.

Ávila tuvo la oportunidad de unir los puntos entre el inicio de Cabrera y su consolidación como miembro inolvidable de los Tigres en la MLB.

El ejecutivo fue parte de los Marlins de Florida y tuvo bajo su cargo la firma del entonces campocorto, cuando este tenía 16 años de edad.

Ávila reconstruyó aquello y también la anécdota de las negociaciones para obtenerlo en cambio, ya trabajando para Detroit.

«Él quería completar su carrera de Salón de la Fama aqui», afirmó el cubano-americano.

Las palabras del veterano Jim Leyland fueron especiales.

«Durante muchos años Miggy ha jugado duro, ha jugado lesionado, ha sido humilde, pero sobre todo ha jugado feliz», resumió Leyland. «A pesar de esas lesiones, ha seguido jugando con resultados de Salón de la Fama. Miggy, felicitaciones por ser uno de los más grandes de todos los tiempos».

Entre las felicitaciones aparecieron las de niños, jóvenes y adultos que refirieron no solo el logro deportivo, sino el carácter y apoyo de Cabrera a causas sociales. «Eres un héroe para la ciudad», dijo uno de ellos.

LEE TAMBIÉN:

El segundo mejor catcher de las Grandes Ligas es un secreto bien guardado

Vendrán nuevos festejos en un futuro. Ávila ya lo anticipó: «Los 3.000 hits y muchas metas más».

Porque Cabrera sigue sin faltar a cada cita que tiene apuntada con la historia.

Por Ignacio Serrano

3 thoughts on “Detroit monta una emotiva fiesta en el «Día para Celebrar a Miguel Cabrera»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.