Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Senadores celebra una corona muy bien ganada en la Liga Mayor de Beisbol

Los Senadores de Caracas trituraron el favoritismo de los Marineros de Carabobo, literalmente, y así consiguieron la primera corona de la Liga Mayor de Beisbol Profesional.

La nueva liga de verano terminó este lunes con un doble nocáut. Por un lado, ganaron por KO el sexto y último juego de la final. Por otro, superaron a la escuadra que arrasó con los premios individuales durante la ronda regular.

Un racimo de 11 carreras en la parte alta del séptimo inning allanó el camino para el cese adelantado del compromiso. La LMBP empleó reglas como la Panamericana y el nocáut. Y dos de las cuatro victorias de los capitalinos ocurrieron por la vía del arrase.

Los carabobeños llegaron a la serie decisiva con un lineup lleno de figuras de la pelota profesional de Venezuela y México. A los productivos bates de Eduard Pinto, Yojhan Quevedo y Juan Infante, el Jugador Más Valioso del circuito, sumaron como refuerzos a Balbino Fuenmayor y Ángel Reyes.

Esa alineación solo pisó el plato cinco veces en los últimos tres choques. Y su pitcheo, en cambio, no pudo con los maderos de los Senadores.

Los dirigidos por Víctor Gárate anotaron 51 rayitas en los seis duelos, abrumando por completo a los de Víctor Oramas. Los brazos de Ramón Junior García, Raúl Rivero, Mayckol Guaipe y el más profundo bullpen del Caracas terminó imponiéndose.

Rivero fue el abridor de este lunes. Y aunque no estuvo tan dominante como en su primera incursión de la final, el alud de 21 hits, junto a 6 boletos, decidió todo lo que quedaba por decidir.

Los Marineros fueron líderes en la ronda eliminatoria. Contaban en sus filas con el Más Valioso, el Pitcher del Año, el Cerrador de Año, el Productor del Año y el Juvenil de Año (aunque este último, Wikelman Ramírez, finalmente se marchó con la Selección Nacional al Mundial Sub 23). También fueron suyos los galardones al Manager del Año y la Gerencia del Año.

Gárate contrapuso a eso una escuadra compacta, que encabezó la eliminatoria hasta que los acuáticos remataron en las últimas dos semanas.

El sólido staff de lanzadores allanó el camino. La producción de César Valera (.409), Alberto González (.417), Wilfredo Giménez (.440), Oswaldo Arcia (.455), Jesús Sucre (.333), Anthony Jiménez (.500), Junior Sosa (.333), Gabriel Noriega (.318) y el refuerzo Alberth Martínez (.400) estuvieron imparables.

Sí, de los nueve titulares, Noriega tuvo con .318 el peor average en la final.

González fue seleccionado como el Más Valioso del tope con los acuáticos.

Dos meses duró la primera edición de la Liga Mayor. Peloteros jóvenes, sin contrato en el exterior, y veteranos de la LVBP participaron en la justa.

LEE TAMBIÉN:

Los Eternos Rivales y otros dos equipos comienzan la venta de sus abonos

«Estoy contento por la excelente labor que todos hicieron esta temporada, desde los jugadores hasta el personal del clubhouse», dijo Gárate. «Todos son parte de esto».

«Desde un principio tuve confianza plena», agregó, entrevistado por Hugo Guerrero en LMBP TV. «Tuvimos un buen equipo desde el principio. La unión, las ganas de jugar (fueron claves). El pitcheo se comportó a la altura y (en los playoffs) pudimos batear más de lo que bateamos en la ronda regular».

Por Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.