El Emergente

El Emergente

Dusty Baker: «Todavía tenemos trabajo por hacer, quedan 4 victorias más»

La vida le ha dado una nueva oportunidad a Dusty Baker después de casi dos décadas. El piloto de los Astros de Houston celebra un nuevo título. Los siderales vencieron 5 por 0 a los Medias Rojas de Boston y son los campeones de la Liga Americana.

Hace unos días la cuesta se veía arriba debido a la lesión de Lance McCullers Jr. que había dejado a los celestiales sin su as.

El propio estratega había dicho que vivía una pesadilla después de que sus abridores no pudieran abarcar más 6.2 episodios en los tres primeros encuentros de la serie. En esos cotejos, los de Nueva Inglaterra habían vapuleado al pitcheo de sus rivales con 26 carreras.

“Fue un largo camino», sentenció el timonel al conseguir el ticket hacia el Clásico de Otoño. «Cuando todo el mundo llega al Spring Training quiere llegar a este mundo y yo he estado varias veces acá».

Pero entre Framber Valdez y Luis García enderezaron el rumbo de los Astros en el duelo.

“Nuestro bullpen hizo un gran trabajo», agregó. «García que fue castigado la última vez, hizo un tremendo trabajo”.

Es la tercera vez que los Astros irán al duelo que define al campeón de la campaña con la búsqueda de la reivindicación después del estallido del escándalo de robo ilegal de señas, a principios del 2020.

“Soy afortunado de tener a este grupo de muchachos», celebró el estratega. «Y estar en posición de ganar la Serie Mundial”.

Los tejanos lograron avanzar después de una sólida presentación del venezolano Luis García que mantuvo sin hits a los patirrojos por casi seis entradas. También fue una reivindicación para él después de aceptar diez rayitas en 3.2 capítulos previos en estos playoffs.

“El ajuste que hice con mi pierna fue importante», contó el guayanés que había abandonado su salida anterior por una lesión en la rodilla. «Y me ayudó a lanzar más duro”.

El pitcher recibió el respaldo de Yordan Álvarez que dio cuatro indiscutibles y le faltó el jonrón para la escalera.

“No me imaginé tan pronto todo esto», festejó el bateador designado que hace un año fue operado dos veces de las rodillas. «Y las cosas están saliendo bien”.

El cubano remolcó la carrera que abrió el marcador en el juego del viernes y después anotó dos veces para cerrar con broche de oro al ser condecorado como el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato.

“Este trofeo significa todo”, confesó el antillano. «No puedo decir todo lo que hay detrás de conseguir esto, pero significa todo».

LEE TAMBIÉN:

Alex Cora: «Estoy orgulloso de este equipo. Hicimos un gran trabajo»

La oportunidad también es de oro para el patrullero de 72 años que quizás tendrá su última oportunidad para conseguir el anillo que le fue esquivo en 2002. En aquel año Los Ángeles de la Liga Americana le arrebataron el sueño cuando dirigía a los Gigantes de San Francisco.

“Todavía tenemos trabajo por hacer», reflexionó Baker. «Tenemos 4 partidos más por ganar”

Por Marcos Grunfeld

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.