El Emergente

El Emergente

Framber Valdez y el difícil arte de responder cuando es más necesario

El dominicano Framber Valdez lanzó este miércoles el que posiblemente sea su juego más importante en las Grandes Ligas. Tomó la pelota contra la difícil toletería de los Medias Rojas, en el no menos difícil Fenway Park. Su equipo llegó al quinto choque de las Series de Campeonato con un cuerpo de pitcheo disminuido, contra la pared. Y el derecho respondió, bordando una joya monticular.

Valdez fue el gran protagonista de la jornada celebrada en Boston. Y su desempeño dejó a los texanos a tiro de celebrar el banderín de la Liga Americana.

Es todo un contraste para un lanzador que necesitaba con ansias convertirse en esa figura que finalmente fue.

Porque a Valdez no le había ido bien en estos playoffs, mientras los siderales perdían piezas vitales para su staff.

Y de pronto, se ha mandado la mejor apertura entre todos sus compañeros en la postemporada. Comenzó con cuatro innings perfectos. Completó ocho entradas. Aisló una carrera, producto de un jonrón solitario de su compatriota Rafael Devers.

Ejecutó el difícil arte de responder cuando es más necesario.

El duelo entre los dos grandes rivales tenía color rojo, rojo Medias Rojas, desde que el lineup del manager Alex Cora martilló a sus oponentes para tomar ventaja de 2 encuentros por 1.

No lucía imposible una barrida en Fenway, después de eso. Pero la ofensiva de los Astros anotó 5,3 veces por juego en la ronda regular, la mayor cantidad en la Gran Carpa, y machacó los brazos de Boston entre martes y miércoles.

A esa receta solo le hacía falta que el bullpen de los visitantes no se viera exigido de nuevo. Sin el lesionado Lance McCullers Jr., con el veterano Zack Greinke en horas bajas y el venezolano Luis García en duda por molestias en una rodilla, el piloto Dusty Baker se quedó de pronto con una mano corta.

“Trabajé intenso para dar lo mejor de mí», terció Valdez, después del tope. «Duré cinco días decidido, trabajando, para demostrarle a mi equipo que puedo competir contra cualquiera y en cualquier situación”.

CONTRA BOSTON Y LAS DUDAS

Los antecedentes inmediatos no permitían un optimismo a raudales. El quisqueyano no pudo completar dos innings ante los propios patirrojos la semana pasada, en su primera salida de la serie. Tampoco fue dominante contra los Medias Blancas de Chicago en las Series Divisionales. Y su última salida de septiembre, frente a los Atléticos de Oakland, también dejó mal sabor.

Vaya manera de compensarlo. Ningún pitcher había ido tan largo ni lo había hecho tan bien en una apertura en este octubre como él en esta oportunidad.

“Dejó atrás la salida anterior en el momento correcto», se felicitó Baker.

En realidad no fue azar. Valdez es un talento que ha crecido en Houston hasta convertirse en un abridor confiable en las últimas dos temporadas.

Este año dio un paso al frente para formar un eficaz tridente con McCullers Jr. y García. Los tres ayudaron a hacer llevadera la falta del as Justin Verlander, ausente tras someterse a la Cirugía Tommy John.

Valdez tuyo 3.14 de efectividad en el torneo regular. Comenzó el Spring Training con una fractura que amenazaba con hacerle perder la zafra y terminó con 22 buenas salidas, más 125 ponches en casi 135 actos.

Y ahora esto.

«El plan era mantenerme tranquilo en el montículo y mantenerme calmado en el dugout», explicó en la transmisión de FOX Sports. «La clave fue respirar, concentrarme, enfocarme para poder dar lo mejor en cada inning».

Respondió cuándo hacía más falta. Cuando había más presión. Y dejó a los Astros a una victoria de la Serie Mundial.

Por Ignacio Serrano

Publicado en El Tiempo Latino, de Washington, y El Planeta, de Boston, el miércoles 20 de octubre de 2021. Aquí el original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.