El Emergente

El Emergente

ANÁLISIS. Magallanes corta una sequía de casi una década contra todos los obstáculos

Por Marcos Grunfeld

El principal obstáculo que los Navegantes del Magallanes tuvieron que sortear para lograr su primer título en ocho años fue estar en desventaja contra sus pares. Los turcos tienen tres campeonatos seguidos compitiendo en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional sin poder reclutar a su personal con vínculos en las organizaciones de las Grandes Ligas. Ello ocurre por un veto de la MLB ante la ausencia de una autorización del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Ese país impuso un embargo a Venezuela en 2019.

Pero en la postemporada tuvieron que sortear más imprevistos.

En la tercera vuelta del Round Robin varios peloteros cayeron en desgracia como Leonardo Reginatto que no pudo dar hits en 16 turnos consecutivos. El estelar Pablo Sandoval llegó a reunir un imparable en 11 viajes al plato al igual que el dominicano Alejandro De Aza. El cerrador Bruce Rondón llegó a encajar siete carreras en dos salidas en fila contra el Cardenales de Lara. Esa cifra representó más del doble de todas las rayitas que toleró en la ronda eliminatoria.

Los eléctricos en pleno auge de la postemporada llegaron a anotar apenas dos veces en 18 episodios. Y por momentos el avance a la final se vio cuestionada.

A pesar de todo, la nave logró dar el salto a la instancia decisiva después de más de un lustro. Pero el inicio fue complicado después de caer dos veces seguidas en Puerto La Cruz.

UN INICIO COMPLICADO

El relevo que fue el bastión del mánager Wilfredo Romero durante toda la contienda resbaló después de que Anthony Vizcaya fallara en el primer desafío de la justa. Al día siguiente Wilking Rodríguez toleró su primer jonrón de todo el torneo. Y el dominicano Jumbo Díaz fuera descifrado por Willians Astudillo y ambos le costaran la victoria a su club.

El elenco filibustero se recuperó en los primeros dos cotejos celebrados en el José Bernardo Pérez y empataron la serie. Aunque volvieron a trastabillar y fueron severamente castigados en el quinto compromiso que fue el único de toda la justa que no fue reñido.

Y llegó el último obstáculo que tenían que enfrentar Romero y sus muchachos.

LA BARRIDA EN PUERTO LA CRUZ

El Magallanes llegó al Estadio Alfonso «Chico» Carrasquel con una complicada misión: barrer a los Caribes de Anzoátegui en casa donde son un rival duro de vencer.

Los indígenas nunca habían sido objetos de tal cosa en su patio en una de las finales que han disputado en los últimos diez años. Tampoco habían sido blanqueados en el oriente venezolano en esa instancia y solo una vez habían dejado de anotar carreras en los últimas 10 campañas en encuentros de esa fase. Eso ocurrió el 21 de enero de 2018 contra el Cardenales de Lara.

El gran héroe fue Yohander Méndez con su apertura del lunes en donde tiró el mejor partido de su carrera. Fue la primera vez que lanzó siete episodios y donde fijó un tope de nueve ponches. No le pisaron el plato y llegó al quinto inning sin encajar hits.

LEE TAMBIÉN:

Magallanes se refuerza con Balbino Fuenmayor y 7 jugadores más para la Serie del Caribe

Y al final la estrategia gerencial de enfrentar a los aborígenes con zurdos funcionó porque tres de los cuatro triunfos de los cabrialenses llegaron ante un abridor de la mano contraria. La única excepción fue el as Erick Leal que conquistó el cuarto compromiso.

Esa fue una planificación que los Leones del Caracas implementó en la semifinal de la campaña 2018-19 y les funcionó para vencer a Anzoátegui. Esa victoria incluyó también una barrida en Puerto La Cruz.

(Marcos Grunfeld)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante