El Emergente

El Emergente

Preguntas y respuestas: el paro de la MLB y la ausencia de negociaciones

¿Qué pasa con el beisbol de Grandes Ligas? ¿Por qué no han firmado los restantes agentes libres, y tanto el Comisionado de la MLB como el sindicato de peloteros mantienen un silencio casi inexplicable?

El conflicto laboral en el Big Show ya entró a su segundo mes. Pero en lugar de divulgarse los esfuerzos de las partes para encontrar la solución, nada ocurre, nada pasa.

Se acerca la fecha del inicio de los entrenamientos primaverales. Y solo hay pistas vagas de lo que puede o no suceder.

¿POR QUÉ LUCEN IRRECONCILIABLES?

El 1° de diciembre expiró el contrato colectivo que rige las relaciones entre peloteros y equipos en la Gran Carpa. Se trata del cuerpo legal que norma el funcionamiento general de las Ligas Mayores.

Todo el manejo diario de las Grandes Ligas depende de ese acuerdo. Hablamos de las firmas y movimientos con estatus de MLB (las que incluyen protección en el roster de 40), así como de discusiones salariales, lista de asignación, waivers, listas de lesionados, antigüedad, tiempo de servicio y un larguísimo etcétera.

La Asociación de Jugadores considera que los últimos años han representado un retroceso para el gremio. Acusan a los clubes de tener ganancias milmillonarias y manejarse con criterio de escasez. Ha amenazado con demandar en los tribunales estadounidenses, para tener conocimiento sobre las finanzas de las 30 organizaciones.

La temporada recortada por la pandemia marcó un hito. Tony Clark, cabeza principal del sindicato, quedó expuesto en los medios de comunicación por haber aceptado todas las imposiciones del comisionado Rob Manfred. Eso incluyó desde el calendario hasta aspectos económicos que los peloteros consideraron una desmejora.

Clark también ha recibido críticas por lo que muchos analistas consideran una perdida de influencia y poder de negociación, respecto a sus antecesores. El convenio colectivo recién expirado es visto como un retroceso por expertos en el área. Así que el directo de la MLBPA ha decidido pasar a la ofensiva y aprovechar la coyuntura, para volver a ganar terreno en áreas cruciales del negocio.

¿HAY HUELGA DE PELOTEROS?

No. Hay un cese unilateral de actividades por parte de la patronal, es decir, por los equipos.

Es por eso que los tradicionales mítines de final de año se interrumpieron. Es por eso que no se realizó el Draft de la Regla 5 correspondiente al Big Show, porque implicaba tomar peloteros de Ligas Menores y protegerlos en los rosters de 40. Y es por eso que tampoco ha habido firmas de agentes libres con estatus de bigleaguers, aunque haya nombres tan atractivos como Clayton Kershaw o Carlos Correa.

Todo eso quedó interrumpido el 1° de diciembre.

¿TIENEN UNA FECHA TOPE?

No. Pero los entrenamientos primaverales están previstos para mediados de febrero. Y los juegos de exhibición de la MLB están programados para empezar a finales de ese mes. La cuenta regresiva para cancelar actividades está ya activada.

La campaña regular está pautada para comenzar el 31 de marzo.

¿HAY NEGOCIACIONES?

De acuerdo con un reporte de Bob Nightengale en el diario USA Today, ha habido conversaciones entre las partes sobre temas menores. Pero los asuntos cruciales no han sido abordados, aunque haya transcurrido todo diciembre.

Jeff Passan informó a través de ESPN.com que las verdaderas negociaciones empezarán a finales de enero. Según ese y otros analistas, las organizaciones que integran la Gran Carpa están preparando sus propuestas, antes de ponerlas sobre la mesa.

¿QUÉ DESEA LA MLB?

Básicamente mantener el status quo en los aspectos económicos, como es lógico pensar ante el inicio de cualquier discusión. Eso, claro, dentro del entendimiento de que toda negociación implica ceder en algo.

Entre los aspectos novedosos, el comisionado Manfred quiere ampliar los playoffs, elevando a 16 la cantidad de equipos en la postemporada. Pero eso toca el área económica, ya que los salarios de los jugadores solo abarcan la temporada regular, no el Spring Training ni los playoffs.

La Unión usará eso como baza de negociación. Así como los clubes usarán la baza del designado universal, que permitiría crear 15 nuevos roles teóricamente bien remunerados en la Liga Americana.

¿QUÉ DESEA EL SINDICATO?

Recobrar su influencia y posición de poder. Y para eso exige cambios en áreas que considera vitales.

La MLBPA quiere que desaparezca el impuesto que las Ligas Mayores imponen a las escuadras que superan el tope salarial. Por ello, anhela que se incremente el límite de gastos a partir de 2022. Considera que de esa manera habrá mayor inversión de parte de los elencos con mayores nóminas.

Clark también espera mejoras en todo lo relacionado con el tiempo de servicio, especialmente con el derecho de negociación de los peloteros más jóvenes. En la normativa vencida, un grandeliga debe cumplir tres años para poder ir al arbitraje (salvo las excepciones llamadas «super two») y seis años para poder negociar como agente libre.

El proceso mismo de arbitraje está en discusión. Ninguna de las partes lo quiere, pero difieren ampliamente en cuál debería ser la alternativa al modelo actual.

El sindicato espera también que se penalice de alguna manera a las novenas que emprenden procesos de restructuración de largo plazo y bajo costo. Exigen mayor balance competitivo, algo que, paradójicamente, podría atacarse con una ampliación de los cupos para la postemporada, que ahora no apoyan.

¿POR QUÉ HAY ALGUNAS FIRMAS?

Los equipos pueden seguir contratando jugadores, siempre y cuando sea con pactos de Ligas Menores, que no incluyan un sitio en el roster de 40.

Es por eso que están ocurriendo firmas de ligamenoristas, algunos con invitaciones al Spring Training y otros no.

Los agentes libres también puede acordar con circuitos independientes de la MLB, como la NPB de Japón o la KBO de Corea del Sur. Pero no está previsto que figuras notables den el salto y vayan a jugar al otro lado del Pacífico, donde las condiciones económicas son inferiores a las Ligas Mayores.

LEE TAMBIÉN:

Candidatura de Omar Vizquel al Salón de la Fama cada vez más comprometida

¿CORRE PELIGRO LA TEMPORADA?

Es imposible predecirlo. En teoría hay tiempo suficiente para que ambas partes hagan concesiones y se llegue a un punto intermedio.

Algunos analistas consideran que solo al llegar marzo habría encendido de alarmas. Se habla de la posibilidad de que los peloteros se entrenen por su cuenta y estén listos para un Spring Training recortado, de ser necesario.

Hay mucho en juego, y eso deben tenerlo claro tanto la MLB como el sindicato.

Los estudios y encuestas señalan que el público joven todavía prefiere seguir otros deportes profesionales, como la NBA o la NHL, por no hablar de los videojuegos, de YouTube o Twitch. Un paro como el ocurrido entre 1994 y 1995 puede resultar devastador en el esfuerzo del beisbol por cautivar a las nuevas generaciones y garantizar su futuro como negocio millonario.

Y eso va tanto para los dueños como para los jugadores.

Por Ignacio Serrano

Publicado en El Tiempo Latino, de Washington, y El Planeta, de Boston, el viernes 7 de enero de 2022. Aquí el original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.