El Emergente

El Emergente

México no encontró un balance entre el bateo y su brillante pitcheo

Por Luis Ignacio Áñez

El representante de México en la Serie del Caribe, los Charros de Jalisco, se quedaron a un paso de acceder a la final tras caer ante República Dominicana.

El equipo pilotado por Roberto Vizcarra finalizó la fase clasificatoria con un balance de tres victorias y dos derrotas.

EL PITCHEO BRILLÓ:

El pitcheo de los Charros fue su principal arma en su participación de la Serie del Caribe. La escuadra mexicana dejó la mejor efectividad colectiva en la primera fase con 1.64.

En los primeros cinco encuentros solo permitieron ocho carreras. De hecho, los Charros encadenaron 46 innings sin conceder rayitas hasta que los Gigantes del Cibao finalizaron con la racha.

Los abridores como Nick Struck, Javier Solano y Wilmer Ríos realizaron una sólida presentación al lanzar más de cinco episodios, sin permitir carreras y se anotaron la victoria.

El bullpen también acompañó a la rotación, pues relevistas como Roberto Osuna, Jake Sánchez y Enrique Burgos dominaron a los rivales.

EL BATEO DECEPCIONÓ:

El bateo de los Charros fue uno de sus puntos débiles. Finalizaron la fase clasificatoria con el segundo average más bajo del torneo con .224.

LEE TAMBIÉN:

Roberto Vizcarra (manager de México): «Nos faltó ese hit para rematar a Dominicana»

Jugadores de la parte media del lineup como Japhet Amador, Joey Meneses y Dariel Álvarez no lograron aprovechar el buen rendimiento de peloteros de la parte alta como José Cardona y Esteban Quiroz.

La ofensiva tampoco respondió en la semifinal, pues Tyler Alexander estuvo a punto de lanzar un juego perfecto, hasta que México logró sumar un hit en la novena entrada. Al final México solo logró producir una carrera y no dio el batazo para remontar el encuentro.

(Luis Ignacio Áñez)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante