EL EMERGENTE. ¿Qué hacer con Caribes, si de verdad encontró pitcheo?

Fecha:

El ex grandeliga José Torres

EL EMERGENTE

Por Ignacio Serrano

El prospecto veinteañero Raimon Gómez fue noticia dos veces en la pasada semana. El joven mostró rectas sobre 100 millas por hora en el Spring Training de los Mets, y causó una algarabía saber que no tenía equipo en la LVBP. Horas después, Caribes anunció la firma del joven lanzallamas.

El alto mando de Anzoátegui está dando pasos acelerados para cerrar la única brecha abierta entre la tribu y sus rivales de la LVBP.

El único equipo que ha disputado las últimas 11 postemporadas en Venezuela quiere conseguir pitcheo. Su dominio en el circuito ha crecido gracias a una ofensiva demoledora, que ha tenido apoyo de una buena defensa. El último campeonato fue una muestra de eso: el bateo arrollador llevó a los indígenas hasta el séptimo juego de la final.

Pero no siempre se gana con maderazos. Un viejo axioma del beisbol dice, con mucha razón, que el buen pitcheo siempre puede más que el buen bateo. Y cuando los brazos magallaneros apretaron, la final se decidió a favor de la nave.

En la oficina oriental lo notaron. Y es por eso que Caribes, al salir al mercado local, salió decididamente en busca de lanzadores.

¿Qué harán los demás en la LVBP si el carro de leña tribal consigue mejorar su potencial montícular?

El joven Gómez es apenas una pieza menor en el andamiaje. Al menos lo es en este momento. Todavía no cumple un año en el sector profesional, aunque ya soplara 20 velitas en el pastel. Necesita recabar experiencia para poder ir a la guerra que representa el beisbol invernal. Pero con esa recta, puede que pronto haga su aporte en Puerto La Cruz.

Más inmediatos pueden ser los efectos de los dos cambios sellados este mes con Leones y Tiburones. En un mercado donde prácticamente todos buscan lanzadores, Caribes obtuvo cinco, sin haber cedido tan solo uno.

Cuatro llegaron del Caracas. Los orientales entregaron a los hermanos Oswaldo y Orlando Arcia a los melenudos, una pérdida controlada. Al primero lo hemos visto perder tiempo de juego en la recta final de los últimos años. Al segundo no lo vemos en Venezuela desde 2019.

En ambos casos hay reemplazos internos. Por Oswaldo Arcia jugarán Balita Ortega, Herlis Rodríguez, Víctor Reyes y Willians Astudillo. Y para sustituirle en las primeras de cambio, tomaron al prospecto José Azócar en el canje con La Guaira. En cuanto a Orlando, llevan tres finales consecutivas y una corona sin él en la cueva.

Y ojo con Azócar. Es un bateador muy hábil. Corrre rápido, suma extrabases y va encaminado a lograr buenas cosas. Su adquisición es un movimiento táctico en el plan de Anzoátegui. Y puede ser un movimiento muy fructífero a mediano plazo.

Más estratégica, es decir, apuntando al objetivo mayor, es la llegada de Loiger Padrón, José Torres, Luis Amaya, Jesús Rodríguez y Julio Pinto. Porque todos son monticulistas.

Ninguno viene de conseguir una cosecha brillante en la LVBP. Pero hay un potencial allí, que puede darle una profundidad más que interesante al bullpen anzoatiguense.

Torres es la adición más clara, en términos del pronto beneficio. Perdió su rol de cerrador con los Leones debido a problemas físicos. Pero terminó activo la 2021-2022. Fue dominante en México, el año pasado, y luego en la liga de verano local. Si se mantiene saludable, le dará al manager Omar López un tercer brazo para el noveno inning, junto a Andrés Sotillet y Léster Oliveros, los últimos cerrojos.

Padrón es una apuesta. No ha tenido buenos resultados en Venezuela desde hace tres campeonatos. Y su ausencia de logros en el exterior suma todavía más tiempo. ¿Recuperará su antiguo éxito con la mudanza?

En el Chico Carrasquel creen que el cambio de aires puede funcionar. No existen soluciones mágicas, como eso de cambiar de uniforme y listo. Pero con Caribes trabaja Mike Álvarez. Y el veterano coach de pitcheo muchas veces ha sido capaz de encontrar ese ajuste que puede mejorar el rumbo de un pitcher en mal momento.

Si el experimento Padrón funciona medianamente bien, habrá un serpentinero más para los innings intermedios. Y si el apagafuegos se recupera por completo, el veterano Jean Toledo recibirá ayuda preciosa para proteger ventajas antes del cierre.

Pinto es un caso semejante. Es más joven y tiene herramientas que le permiten ponchar a un rival por cada episodio. Su problema ha sido siempre el descontrol. De por vida ha entregado 5,8 bases por bolas por cada nueve actos. Es un exceso con el que no se puede vivir. Es otra tarea urgente para Álvarez.

Con Amaya aplica lo mismo. Desde 2015 ha pasado por las armas a casi 10 adversarios por cada nueve entradas, pero con 4,9 boletos en el mismo recorrido.

Queda Rodríguez, que forma, con Torres, lo más estable del botín. Es controlado, maneja el juego sin muchos abanicados y aún crece en las granjas de los Tigres de Detroit. Es, por todo ello, el que más restricciones puede tener. Ya debutó en la pelota invernal y posiblemente vaya a Doble A en abril. Es, por ahora, una ficha que ofrece mayor profundidad. Una ficha que puede llegar a valer.

Así que Caribes ha conseguido un candidato a cerrador, tres tiradores que necesitan ajustes y un joven con futuro. A cambio, salieron los hermanos Arcia y un prospecto cada vez más atractivo, Oswaldo Cabrera, que fue a parar a los Tiburones.

Y es Cabrera el activo de más peso que entregó la tribu aquí. Todavía no juega en la LVBP y no hay modo de saber si llegará a hacerlo. Si en 2022 vuelve a disparar 29 jonrones va a terminar en la MLB y empezará su carrera con los Yanquis. En La Guaira creen que podrán seducirle con la presencia de sus dos primos Eleardo y Leobaldo. En Puerto La Cruz no había certeza. Pero a cambio, tomaron a Azócar, que acaba de cosechar extrabases a granel en las Ligas Menores y puede defender el centerfield.

Anzoátegui tuvo el peor staff de la pasada justa. Su rotación criolla todavía es endeble y necesita atención. Pero el bullpen, con Torres junto a Sotillet, Toledo, Oliveros y Yeizo Campos, empieza a verse mejor. Si Andrés Machado y Mauricio Llovera regresan, por ejemplo, estaremos ante un grupo respetable. Y existe la posibilidad de que alguno, entre Pinto, Amaya y Padrón, pueda encontrar el toque y ser útil a la causa.

Duele perder peloteros como los Arcia y Cabrera. Pero en los hechos, todo sugiere que la tribu puede mantener su nivel sin ellos a bordo. Y aunque el grupo de iniciadores necesita mejorar, el cuerpo de relevistas ya lo ha hecho. Eso tiene que ser una advertencia, una señal de peligro para todos en el beisbol venezolano.

LEE TAMBIÉN:

(Ignacio Serrano)

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego.

Colabora con este proyect delo en la página patreon.com/IgnacioSerrano. O apóyame con cualquier monto a través de paypal.com/ignacioluiserrano.

Revisa aquí el archivo de columnas

Ignacio Serrano
Ignacio Serranohttps://elemergente.com/
Soy periodista y actor, y escribo sobre beisbol desde 1985. Durante 33 años fui pasante, reportero y columnista en El Nacional, ESPN y MLB.com, y ahora dirijo ElEmergente.com. También soy comentarista en el circuito radial de Cardenales de Lara y Televen. Premios Antonio Arráiz, Otero Vizcarrondo y Nacional de Periodismo.

1 COMENTARIO

  1. Esta liga requiere de peloteros veteranos, los prospecto de grandes ligas no le dan permiso. Esos jugadores que van en su mayoría a México y ligas independientes son los que conforman mayoritariamente los equipos de la Lvbp.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Comparte en tus redes:

Más noticias

Sigue leyendo
Sigue leyendo

JORNADA DE LA MLB. Horarios, pitchers y las 7 transmisiones en Venezuela

Estos son los juegos pautados para la jornada de...
¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante