El Emergente

El Emergente

EXTRABASES DE ALFONSO SAER. Los Yanquis en Caracas

Yogi Berra en la cueva del viejo estadio de San Agustín / Reproducción de Javier González

EXTRABASES

Por Alfonso Saer

MIÉRCOLES de ceniza.  Al elaborar estas notas seguíamos esperando humo blanco en el beisbol de liga grande. Soltaban poca prenda auspiciosa en Júpiter, ciudad con nombre de planeta lejano, sitio de discusión acorde con la distancia que ha separado las partes involucradas en el litigio. Resolvemos buscar papeles en el vetusto archivo que tenemos a mano. Encontramos de sopetón que el 1° de marzo de 1947 –hace 75 años– debutaron los Yanquis de Nueva York en Venezuela. Se trataba del primer equipo de Grandes Ligas que visitaba nuestro país.

EL fino traje a rayas –como lo bautizaran los cronistas elegantes de la época– cayó vencido ante el poderoso Vargas criollo cuatro carreras por tres, juego efectuado en el estadio Cerveza Caracas, antes denominado San Agustín. Los Mulos del Bronx se desquitaron al día siguiente ante otro oponente. Vencieron al Magallanes, 5-4, en el mismo escenario y ante una concurrencia que, como en el día anterior, no dejó escaño libre. Cervecería Caracas caería en el tercer choque, nueve por dos…

NOS ayudamos con una nota del historiador Javier González, quien cuenta que “los Yanquis llegaron al aeródromo de Maiquetía el día 28 de febrero a las once y veinte minutos de la mañana en un cuatrimotor de Panamerican Airways, procedentes de San Juan de Puerto Rico, con una delegación de 54 personas. No viajó Joe Di Maggio”. La crónica original era de AVJ, el recordado periodista Juan Antillano Valarino. Estaban, entre otros, Yogi Berra, Allie Reynolds, Phil Rizzuto, Tommy Byrne, Joe Medwick, Vic Raschi….

LEE TAMBIÉN:

EXTRABASES DE ALFONSO SAER. Vidal López, leyenda del beisbol venezolano

LOS equipos locales se reforzaron para tan grandes compromisos con peloteros procedentes de Cuba, entre ellos “Ametralladora” Thompson, “Talúa” Dandridge y Lloyd Davenport. Los Sabios del Vargas ganaron el primer careo aprovechando un error de Cliff Maples ante un batazo de Davenport, anotando dos carreras los hermanos “Guiguí” y Pepe Lucas. El negro Hilton Smith, posterior miembro del Salón de la Fama, lanzó cinco episodios de un hit en el citado triunfo, 4-3. El desquite frente al Magallanes, 5-4, se concretó con un sencillo de Ralph Houk en el noveno. Este pelotero sería manager de los afamados Yanquis en los años setenta. Luego, el 3 de marzo, Cervecería Caracas fue abatido en su estadio nueve por dos. Hubo jonrón de Houk y triple de Yogi Berra…

PERO venía lo mejor. Los Dodgers de Brooklyn –junto con los Yankees los dos más importantes escuadrones de la época– aterrizaron el 3 de marzo en nuestro país para una serie de tres ante su enconado oponente citadino. Era una especie de adelanto para la Serie Mundial de ese año. Estábamos también  a las puertas del rompimiento de la barrera racial. No viajó, empero, con el conjunto de los llamados pandilleros el gran Jackie Robinson, posterior autor de la gesta que dividió en dos la historia de las Mayores. Bajo la batuta del genial Leo Durocher arribaron a tierras criollas jugadores como Pee Wee Reese, Eddie Stanky, Cookie Lavagetto, Bobby Bragan y Carl Furillo. Estarían frente a frente dos torpederos de fuste como Rizutto y Reese.

EN medio de un delirio general 14 mil personas llenaron el estadio lupuloso. La entrada más cara, palcos, estaba valorada en 57 bolívares –17 dólares de ela época–  mientras los bleachers costaban 8,75, menos de tres dólares de entnces. Hubo paliza de los Yanquis ante los Dodgers, 17-6, en el primer enfrentamiento. Los vencidos reaccionaron en el noveno tramo del segundo juego con cinco anotaciones y reviraron, 8-7, antes de caer en el tercer tope cuatro por cero, cerrando una serie maravillosa entre los rivales que jugaron el clásico de octubre de esa temporada y que vio victoriosa a la novena yanqui. Se llevaron los encopetados visitantes la Copa “Ciudad de Caracas” ¡Qué tiempos aquellos! Dólar a 3,35, poderío económico, fuerza monetaria. Eran los años cuarenta con beisbol del muy bueno. De todo eso hacen tres cuartos de siglo.

EXTRAIGO del archivo una gráfica —aviso de un cuarto de página en la revista “Mundo Deportivo” de Chiquitín Ettedgui  (1945) en la cual aparece muy ufano y elegante Alejandro Carrasquel. “El notable grandeliga criollo se viste en la sastrería de lujo Orix”, dice la publicidad. ¿Cuánto cobraría el “Patón”?  Quizás fue un intercambio con el negocio ubicado de Veroes a Ibarra en el centro capitalino…

EN un recuadro más pequeño, una propaganda del almacén “El equipo eléctrico” de J. Lavaud e hijo, ubicado de San Jacinto a Traposos. Estos fueron propietarios del Magallanes. De allí el apodo eventual de “los eléctricos”. En otra página anuncia Pablo Morales –luego copropietario del Caracas– a la sazón presidente del comité organizador de la VIII Serie Mundial de Beisbol Amateur, que se agotaron los abonos para sillas numeradas. Y agradece presentar denuncias sobre reventa en la Gobernación de Caracas. Como se ve, el asunto es de vieja data…

LEE TAMBIÉN:

EXTRABASES DE ALFONSO SAER. Movido mercado de la LVBP

CERRAMOS la visita al pasado viendo la foto de un grande del micrófono, Francisco José (Pancho Pepe) Cróquer, en el mismo Mundo Deportivo. Con un cigarrillo en la boca le hace propaganda, en el estadio, a Chesterfield. El cigarro, por lo visto, nunca le hizo daño a la garganta de “La voz deportiva de América”.

(Alfonso Saer)

Alfonso Saer tiene más de 50 años en los medios de comunicación venezolanos.
Es la voz más reconocible del Cardenales de Lara desde hace décadas, compañero de las más grandes figuras de la locución en el país: Delio Amado León, Rubén Mijares, Carlitos González, John Carrillo y Carlos Alberto Hidalgo, entre otros. También es uno de los periodistas de mayor trayectoria en el país, reportero de El Nacional y El Impulso, cuya página deportiva dirigió por años.
Su columna es la más veterana entre las que actualmente se escriben en Venezuela para la prensa deportiva local. 
Síguelo también en Twitter: @alfonsosaer

2 thoughts on “EXTRABASES DE ALFONSO SAER. Los Yanquis en Caracas

  1. Excelente .felicitaciones a Alfonso Saer siempre lo oigo si es el mismo o su papá aunque soy Magallanero de nacimiento .Tengo ya 80 años de edad y jugué béisbol desde pequeño hasta doble A .Soy abogado con 55 años de graduados UCV .Saludos

  2. Buenos días se Saer, soy orgullosamente del Barrio que produce Músicos y también jugadores de Béisbol y me da mucha nostalgia que equipos de Yankees y Dodgers hayan jugado en mi Barrio San Agustín del Norte, Tengo 53 años me formé jugando béisbol en el 23 de enero con la Organización Senadores de la mano de Aníbal Aponte del año 77′ Cronistas como ud son de mucha ayuda para la historia del béisbol en nuestra Pelota,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante