El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. ¿Qué ganan los Tigres con Alfredo González?

EL EMERGENTE

Por Ignacio Serrano

Catcher por catcher. Si los Leones del Caracas buscaban ofensiva al adquirir a Wilfredo Giménez en el más reciente cambio realizado en la LVBP, ¿buscaban los Tigres de Aragua, entonces, un receptor defensivo? 

Parece obvio que sí, por dos evidencias claras: el análisis del pacto desde la óptica de los melenudos, que ya hice en la entrega anterior, y las declaraciones que esta semana dio Víctor Zambrano, el nuevo presidente de los bengalíes.

Está claro que Giménez es, de los dos caretas involucrados, quien potencialmente ofrece más con el madero.

La trayectoria de ambos en las Ligas Menores es parecida, con una ligerísima ventaja para el nuevo caraquista. Pero el desequilibrio entre lo que ambos han demostrado en la pelota invernal es más evidente.

No repitamos todo el contraste estadístico que hicimos en la pasada columna. Baste comparar lo hecho por Giménez, que le aventaja con .299 de average y .776 de OPS, contra .224 de González y .661 de OPS.

LEE TAMBIÉN:

EL EMERGENTE. ¿Qué ganan los Leones con Wilfredo Giménez?

El cambalache ocurrió ya bajo el mando de Zambrano. Así que vale suponer que éste dió su visto bueno antes de su ejecución.

Y el propio presidente tigrero aseguró, en su rueda de prensa del lunes, que un objetivo de corto plazo es estabilizar la defensiva detrás del plato. Describió, sin llegar a nombrarlo, que es menester contar con un guía como Alex Delgado, su antiguo compañero, uno de los grandes responsables de que la Dinastía de Buddy Bailey fuera una realidad.

El propio Bailey cubría de elogios a Delgado cuando hablaba de sus habilidades. Era inteligente para llamar los pitcheos, valiente para no temer a los rivales y seguro para tomar los piconazos.

Francisco Buttó y Víctor Moreno pueden dar fe de ello: el catcher zuliano les decía, en situaciones de apremio y con cuenta adversa: «Lanza el slider contra el suelo, que yo lo agarro».

Un receptor así vale oro. Y González, hay que suponerlo, ahora es visto por los Tigres como parte de la solución.

¿Para qué lo habrían adquirido, si no? Giménez es mucho mejor bate en la LVBP, lo prueban las estadísticas.

Ojo, no quiere decir que González sea manco. No ha podido ponerlo en números. Pero ya en 2016, cuando entró al roster de 40 de los Astros de Houston, recibió elogios en SB Nation por algunas habilidades que mostraba en el plato. Y el reporte de los scouts en 2018, ya con los Medias Blancas de Chicago, alababa su reconocimiento de la zona de strike.

El caso es que ahora tiene 29 años de edad y todavía no se convierte en una fuerza con el madero. ¿Puede serlo al menos detrás del home?

El mismo scouting report de 2018 le pone tareas por completar.

«No ofrece a los pitchers una zona ideal (framing) y carece de consistencia en todas las facetas de la recepción», dice el informe, publicado por el sitio Sports Forecaster. «También necesita convertirse en un líder detrás del plato, en términos de Grandes Ligas».

Los corredores rivales no parecen un problema. En las Menores puso out a 36 por ciento de ellos, mientras que en la LVBP su marca es un sólido 38 por ciento. En ese sentido, los Tigres irán ligeramente para mejor.

El caso es saber si González será capaz de calzar esos puntos que le pedían en 2018.

Con los Leones no pudo adueñarse de la titularidad. Juan Graterol, primero, y luego el novato Jhonny Pereda se convirtieron en las mascotas de todos los días. El grandeliga Keybert Ruiz jugó un rato, hace un par de campañas, y el también bigleaguer Erick Castillo se quedó con el puesto de segundo catcher detrás de Pereda en la 2021-2022.

En Maracay esperan que batee y defienda. Tendrá la tarea de ajustarse a un nuevo staff y ganarse la confianza de sus lanzadores.

Ya lo dijo Zambrano: para Aragua es prioridad un jugador veterano con desempeño sobresaliente en tan difícil posición.

Los Tigres tuvieron al curtido Francisco Arcia, a Ramón Cabrera, Gersel Pitre y Giménez. Salieron de Arcia, que ahora pertenece a los Tiburones en un movimiento que hoy puede tener otra lectura. Porque Jorge Urribarrí era ejecutivo de La Guaira cuando cerró ese trato. Es obvio que deseaba tenerlo en su equipo. Pero ahora que ha regresado a la Ciudad Jardín, Arcia se quedó en la acera contraria.

Eso también explica la adquisición de González. Cabrera tiene perfil bateador, más que defensivo, y Pitre es ese tipo de jugador que se tiene para contar con profundidad desde la banca. Los bengalíes necesitan estabilizar la línea central y el equipo en general con un catcher eficiente, aunque no aporte bateo. Así era Delgado. En octubre, pues, comenzará la prueba para el nuevo integrante de los rayados.

LEE TAMBIÉN:

EL EMERGENTE. Aragua, su nueva directiva y la posición de la OFAC

(Ignacio Serrano)

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego.

Colabora con este proyect delo en la página patreon.com/IgnacioSerrano. O apóyame con cualquier monto a través de paypal.com/ignacioluiserrano.

Revisa aquí el archivo de columnas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.