El Emergente

El Emergente

Cuidaito con Ronald Acuña Jr.

Por Ignacio Serrano

El venezolano Ronald Acuña Jr. cortó este domingo una sequía de 17 juegos sin dar jonrones. Es la segunda cadena sin cuadrangulares más larga de su carrera. Y ese tablazo en Denver, casi con toda seguridad, es el aviso de que una avalancha está a punto de caer.

Acuña ha vivido un torneo relativamente discreto, a su regreso de una delicada lesión. Pero adelantó su vuelta en varias semanas, luego de la cirugía reconstructiva de la rodilla derecha.

Y aunque apenas llegó a 3 cuadrangulares, una cifra pequeña para un slugger como él, solo con el linietazo que disparó en Denver dejó claro que no es por falta de poder.

Fue un verdadero cohetazo:

COMPLEJA REHABILITACIÓN

La rehabilitación de Acuña marchó bien, en realidad. A partir de julio y hasta abril, cumplió cada etapa en su camino de regreso, hasta reaparecer en lo más alto del lineup de los Bravos de Atlanta.

Su compatriota Víctor Martínez perdió 40 puntos de slugging de un torneo a otro, luego de ser operado en 2012 para corregir la rotura de un tendón en la rodilla. Y el propio Miguel Cabrera, que en 2022 se mantiene como un bateador de .300, admitió el año pasado que ha perdido capacidad para batear con poder hacia la zona izquierda del campo debido a las dolencias crónicas en esa área del cuerpo.

Batear bien exige el uso correcto de las piernas. Pero Acuña no pareciera estar mal de sus extremidades inferiores.

El nativo de La Sabana tiene 10 bases robadas en 11 intentos y ocupa el cuarto lugar de ese departamento en la Liga Nacional. Y ojo, que ni siquiera ha alcanzado el mínimo de apariciones legales en el plato.

La única vez que ha sido out en inteno de estafa fue en el home, gracias a un bloqueo perfecto de su compatriota Elías Díaz.

DESCOSIENDO LA BOLA

Así que Acuña está corriendo con velocidad, con la misma intensidad de antes. ¿Verdad? Pues también le está dando en la cara a la pelota.

El patrullero ha sonado batazos que promedian 92,6 millas por hora. Eso, advierte el sitio Baseball Savant, le ubica en el 5 por ciento más poderoso de toda la MLB en 2022. Ciertamente no es un registro que normalmente exhibiría un toletero con apenas 3 jonrones en 26 juegos.

Si Acuña tuviera ya el mínimo de apariciones –algo que alcanzará en algún momento de este mes– estaría empatado en la décima casilla entre los bateadores con mayor average de salida en sus tablazos en esta temporada. Porque tiene el mismo registro que el dominicano Vladimir Guerrero Jr. y apenas una centésima menos que Bryce Harper (92,7), ocupante del noveno lugar.

La gran diferencia entre ellos y el venezolano está en el ángulo de salida. Por alguna razón aún sin explicar, está haciendo el swing con un ángulo de 10,9 grados, el más bajo de su carrera. Como punto de comparación, en sus anteriores dos campeonatos le tiró a la pelota con ángulos de 18,6 y 18,2.

Por eso, también, casi la mitad de sus conexiones han sido por el suelo. Una cifra inédita en su carrera.

LEE TAMBIÉN:

Luis Arráez: la maquinita de batear que sorprende con los Twins

Así que Acuña sufrió su segunda peor sequía jonronera, sí. Pero comienza la semana con promedios de .313/.408/.475 después de 120 viajes al home. Si esos no son los mejores números para cualquier primer bate en la MLB, se parecen mucho.

En 2019 pasó 19 choques corridos sin sacudir un cuadrangular. Aquello fue entre abril y mayo. Y cuando rompió la seguidilla adversa, pisó el acelerador hasta terminar con 41 vuelacercas, su tope personal. Mucho cuidado con lo que está por venir con él en esta nueva oportunidad.

(Ignacio Serrano)

Publicado en El Tiempo Latino de Washington y El Planeta de Boston, el lunes 6 de junio de 2022. Aquí el original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante