El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. ¿Qué está pasando con Luis Arráez?

EL EMERGENTE. ¿Qué está pasando con Luis Arráez?

EL EMERGENTE

Por Ignacio Serrano

¿Qué está pasando con Luis Arráez? ¿Cómo es posible que alguien tan consistente, que lucía tan cómodo al frente de toda la MLB en el liderato de bateo, atraviese un momento tan difícil y prolongado con el madero?

El venezolano perdió este martes la vanguardia en la carrera por el título de average en la Liga Americana. Una jornada mala (de 5-0 ante los Reales) le hizo caer a .314, mientras el inspirado Aaron Judge se mantenía en .316 y asumía la cima.

Arráez, por supuesto, sufre un slump. Y no es el primero que enfrenta en 2022. Es algo normal en cualquier toletero, máxime en una temporada tan larga como las del Big Show, con seis meses de duración en la fase regular.

«Él va a atravesar períodos específicos, como todo bateador, períodos en los que se sienten fuera de ajuste algunas cosas».

ROCCO BALDELLI, manager de los Mellizos

LEE TAMBIÉN:

EL EMERGENTE. ¿Una Triple Corona por duplicado? Ya pasó una vez en la MLB

Ya en agosto, el manager Rocco Baldelli hablaba de esta obviedad. Arráez, como todos en el beisbol, ha sufrido y sufrirá altibajos. Y ahora mismo está en un bajo.

Pero este es uno muy bajo. Y eso es lo que preocupa.

El 9 de julio cerró con .355 de promedio. Y el 13 de agosto, al llegar a 100 encuentros disputados este año, mostraba un robusto .337 que daba tranquilidad y orgullo a sus fans.

El problema es que en los siguientes 34 cotejos, hasta llegar a esta semana, ha puesto una discreta línea con promedios de .248/.287/.353, que en nada justifican su bien ganada fama de ser La Regadera de Venezuela. Es mucho tiempo en sequía, más de un mes.

La horquilla incluso podría ser más grande. En la primera mitad, hasta el Juego de Estrellas (19 de julio), ligó para .338, lo cual es extraordinario. En la segunda mitad, anda en .277, solamente.

La discusión sobre este hiato ha generado artículos e interrogantes en la prensa estadounidense, especialmente en el área de Minnesota. ¿Qué puede haber de malo con Arráez? Es un bateador excepcional, chocador de bolas como el mejor. Los ponches no son el problema, porque hasta ha reducido la media de veces en que ve el tercer strike. ¿Entonces?

Baldelli trataba de explicarlo a mediados de agosto.

«Creo que ha estado reaccionando frente a algunos de los lanzamientos», declaró entonces el piloto al Minneapolis Star Tribune. «Ha estado viendo muchos pitcheos difíciles, rectas y quebrados en la parte alta de la zona… atacando lanzamientos, en vez de poner el swing sobre ellos; ha estado persiguiendo los lanzamientos, la mayor parte del tiempo».

Eso explica una de las razones que del slump. La velocidad de salida de sus conexiones ha bajado, de un pico cercano a 91 millas por hora en julio a un piso por debajo de 87 millas ahora. Y lo mismo, como demuestran las mediciones de Baseball Savant, ha ocurrido con su porcentaje de barrels. Le está dando con menos frecuencia con la maceta del bate, sin el ángulo preferible del swing.

A esto hay que agregar tres consideraciones, que pudieran estar pesando en este episodio que vive Arráez.

La primera fue expuesta hace una semana por el portal Twins Daily. La Regadera ha lidiado con dolores en las rodillas durante toda su carrera como bigleaguer… menos este año. O al menos, en 2022 no ha ido a parar a la lista de lesionados ni ha tenido que ausentarse debido a esta dolencia, que en su caso ha sido casi crónica.

¿Pudiera estar jugando con dolor, sin querer hacerlo público? Es común que peloteros con suficiente amor propio y compromiso con sus equipos callen en situaciones así, sobre todo cuando sus escuadras pelean por su vida y los playoffs.

Más factible pudiera ser el cansancio. Arráez nunca había jugado tanto como ahora. Ha impuesto topes personales en compromisos (134), apariciones legales (563) y turnos (510). Es bien sabido el adagio peloteril: en septiembre y octubre el madero pesa más, las articulaciones duelen, todos juegan con molestias físicas. Seis meses practicando bateo todos los días (ocho, contando desde el Spring Training), disputando una media de 5-6 choques por semana, trabajando en el gimnasio, cobran factura inevitablemente. Como el propio Arráez dijo al Star Tribune: «Soy humano». Todos lo somos, es verdad.

Pero también es posible que le haya tocado un período con especial mala fortuna. La suerte juega mucho en el bateo, ya se sabe. Puede que una tabla durísima salga de frente y que un podrido caiga detrás del infield, en terreno fair.

Esos azares se compensan entre sí con el correr de un calendario largo y al final los promedios dicen cuál es la verdad real.

Arráez está golpeando un poco mejor la pelota en septiembre. Su average de embasado ponderado esperado según el tipo de conexiones (xwOBA) dice que ha tenido mala suerte en sus últimas 50 apariciones legales.

Ese xwOBA, que desde el 13 de septiembre se ha mantenido sobre .300, con un pico de .346, se parece mucho a su mes de julio, un período que no fue tan brillante como los primeros dos meses de campaña, pero que igualmente fue muy positivo. Recordemos: para el 13 de agosto todavía tenía .337 de promedio.

Así que Arráez probablemente pelea contra el cansancio natural que todos acusan en esta época del año –quizás más él, por ser su primera vez con tanta acción–, en un momento en que debe callar por bien del equipo, si siente molestias físicas, y con el añadido de la mala suerte.

Si mantiene la consistencia de los últimos días, la pelota debería empezar a caer de nuevo en tierra de nadie. En todo caso, las diferencias con Judge y Xander Bogaerts son mínimas. Esta carrera por el título de bateo todavía no se ha decidido.

LEE TAMBIÉN:

EL EMERGENTE. Analizando el cambio entre Lara y Aragua

UN DATO. Así amanecieron en la carrera por el liderato de bateo, contando hasta las diezmilésimas: Aaron Judge con .3156, Xander Bogaerts con .3152 y Luis Arráez con .3137, con José Abreu mirando a cierta distancia (.3083).

(Ignacio Serrano)

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto a través de ela página patreon.com/IgnacioSerrano. O apóyame con cualquier monto a través de paypal.com/ignacioluiserrano.

Revisa aquí el archivo de columnas

5 thoughts on “EL EMERGENTE. ¿Qué está pasando con Luis Arráez?

  1. El día previo al HSG a propósito de un twit (nota) de mari montes sobre arraez le comente que yo temia que al final de la campaña él iba a bajar mucho sus números por su físico y le mencione el caso Jesús Marcano trillo de los años 80 sobre todo cuando jugaba con Cubs llegaba al parón de mitad de campaña peleando el liderato de bar soy al final se caía pies no tenia el físico para aguantar semejante esfuerzo de 162 juegos. El propio Rocco Baldelli lo dijo al inicio de esta temporada » Luis tiene el talento para ser campeon bate pero tiene que trabajar mucho aun en su físico» Mari no estuvo de acuerdo conmigo( en ese momento Luis bateaba 362 y estaba en los cuernos de la luna como dice el adagio popular . El tiempo me dio la razón
    Es el físico que no le alcanza ( aun) debe trabajar mucho mas en el off season para alcanzar un nivel óptimo no para media campaña si no para una entera

  2. Buenas ni leí el reportaje leí el titular que va pasar ese manager de twins es tan malo o la gerencia que no me explico como arraez juega un día si un día no no entiendo de verdad juega urshela todos los dias y los mediocres de la alineación y arraez no y no he visto si esta tocado o algo pero tienes meses esa situación con todo eso ha sido constante pero tiende a perder el ritmo alguien así

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante