El Emergente

El Emergente

El Emergente. La diferencia entre Asdrúbal Cabrera y el Panda

Aunque ambos venezolanos son piezas fundamentales en dos equipos con aspiraciones a disputar los playoffs y son candidatos adeclararse agentes libres, han recibido trato distinto de parte de sus clubes. ¿Por qué?

Asdrúbal
Cabrera y Pablo Sandoval son piezas angulares en dos equipos que aspiran a
disputar los playoffs. Aún son jóvenes, en términos beisboleros, y se
encuentran en un año de contrato, es decir, pueden declararse agentes libres al
finalizar esta campaña.

Los agentes
de Cabrera no han escuchado mayor cosa de parte de la gerencia de los Indios,
recientemente. Es como si en Cleveland hubieran decidido archivar las
discusiones de contrato.
Los agentes
de Sandoval, en cambio han estado muy activos en estas semanas, al punto de que
ha sido Brian Sabean, principal ejecutivo de los Gigantes, quien se puso de pie
y pidió hacer una pausa en las negociaciones, ante lo que considera exigencias inalcanzables
para la divisa.
¿Por qué la
diferencia en el trato? Si no hay muchos campocortos mejores que el
anzoatiguense en el mercado, ¿no debería ser crucial para la tribu el tratar de
asegurarlo, del mismo modo que han intentado los californianos con el
carabobeño?

La aparente
indolencia de los indígenas tiene nombre y apellido: Francisco Lindor.
Muchos
todavía no lo conocen, pero los evaluadores de talento saben muy bien de quien
se trata.
Lindor es
un torpedero puertorriqueño, nacido en Caguas, hace 20 años. No ha disputado un
encuentro en triple A y apenas está en su cuarta campaña como pelotero
profesional.
También es
el prospecto número uno de los aborígenes y una sensación entre las
publicaciones que siguen a los talentos emergentes en las menores.
Baseball America lo tiene como el número 28 en todas las granjas,
contando las 30 organizaciones. Para MLB.com,
se trata del 14° mejor. Baseball
Prospectus
va más allá y lo ubica en el sexto puesto.
La razón de
tan alta ubicación está no sólo en las herramientas del boricua, sino
especialmente en el hecho de que, según una mayoría de scouts, está
prácticamente listo para ser probado en las mayores.
Lindor
tiene fuerza para dar dobles, mucha velocidad y agilidad para desarrollar una
buena defensa. Se espera que eventualmente sume unos cuantos cuadrangulares,
también. Su línea en doble A, al amanecer este miércoles, era .256/.319/.465.
No pocos
aficionados de Cabrera se preguntarán si esas cifras valen lo que vale el nativo
de Puerto La Cruz, y si una apuesta pesa más que un caso seguro. Especialmente
al añadir que Cleveland ha ido asegurando a largo plazo a varias piezas
jóvenes, como el brasilero Yan Gómez.
Es la ley
del beisbol en la gran carpa. Rara vez una novena que desarrolla un jugador
especial se resiste a la posibilidad de darle la titularidad, especialmente
porque ese recluta tendrá salarios relativamente bajos en los primeros seis
años de su carrera, lo que permitirá invertir millones de dólares en reforzar
otras posiciones.
Millones de
dólares que Cabrera espera ganar, con justicia, a partir de 2015, como parte de
un acuerdo multianual.
A eso nos
hemos referido en los meses pasados, y a eso se refirió el columnista Paul
Hoynes esta semana, al escribir con frialdad sobre la muy probable salida del
criollo.
Alguna vez,
Johnny Peralta fue un novato que forzó la salida de Omar Vizquel, con todo y
los nueve guantes de oro del caraqueño.
Alguna vez
Cabrera fue un prospecto que forzó la salida de Peralta, con todo y el
potencial jonronero del dominicano.
Ahora le
toca a Lindor. Está muy claro el panorama y más clara es la tendencia en la
divisa.
El caso de
Sandoval es diferente. Incluso cuando Sabean dijo, la semana pasada, que había
decidido interrumpir las negociaciones, dejó un mensaje esperanzador a la
audiencia de CSN Bay Area, a la que
dio en vivo la noticia.
“Falta
mucho tiempo todavía”, resumió el ejecutivo, en alusión del momento en que el
Panda podrá declararse agente libre.
Son
aproximadamente seis meses y medio para llegar a un punto intermedio entre lo
que ofrece el club y lo que pide el pelotero.
Los
Gigantes no tienen a un Lindor en las menores, un prospecto casi listo, que
juegue la misma posición del criollo. Eso presiona a Sabean.
También influye
la posible oferta en el mercado de agentes libres. Si los Indios decidieran
cambiar de parecer, pero Cabrera optara por pagarles la ingratitud con su firma
en otro lado, todavía pudieran adquirir, en teoría, a uno de estos shortstops:
J.J. Hardy, Jed Lowrie, Hanley Ramírez y Jimmy Rollins, cuyos contratos
terminan este año.
Si los
Gigantes pierden a Sandoval, no tienen tantas opciones allá afuera.
Aramis
Ramírez tiene 37 años de edad y una opción mutua en su actual convenio. Hanley Ramírez
puede defender la antesala, pero su preferencia y anhelo es el campo corto y,
más allá de que los Dodgers lo dejen ir, es difícil que quiera mudarse de posición
para ir a San Francisco, especialmente porque para eso habría que pagarle mucho
más dinero que los 90 millones por cinco temporadas que el nativo de Puerto Cabello
está pidiendo hoy.
Por eso
ambos casos son tan diferentes, a pesar de ser comparables.
Pero nada
está escrito en piedra en el beisbol de grandes ligas, cuando de negociaciones
contractuales se trata. Al final, puede que en el próximo spring training
Cabrera permanezca con su actual escuadra y sea Sandoval quien estrene uniforme.
Ya se verá.


Publicado en el-nacional.com, el miércoles 18 de abril de 2014.
No pudo entrar en la edición impresa debido a la crisis de papel que afecta a los periódicos en Venezuela.

One thought on “El Emergente. La diferencia entre Asdrúbal Cabrera y el Panda

  1. Pienso que Lindor no le enfriara el cafe a Asdrubal. No solo de condiciones fisicas depende un jugador para llegar y establecerse en Grandes Ligas. Las Grandes Ligas son Las Granded Ligas. Sino vean a Matsusaka. No todos son Yoeni Cespedes o Yasel Puig. Veremos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante