“Yo quería ser futbolista… y jugar con las Águilas de Zulia”

Fecha:

José
Castillo celebra sus mil hits y quiere más récords. El veterano toletero, que ahora defiende a Cardenales, no
piensa en el retiro, mientras sueña con ver a su hijo de 15 años de edad
superar las cosas que él ha hecho en el terreno

José Castillo en 2008, su último año en las Grandes Ligas,
con el uniforme de los Marlins. Nunca jugó arriba con ellos

Por Ignacio Serrano

El Nacional
El niño José Castillo no jugaba beisbol. Lo suyo era patear
una pelota, no batearla, como ocurre con tantos muchachos llaneros. Pero su
vida dio un vuelco cuando su madre lo castigo, quitándole el fútbol por un día
y dándole, de manera involuntaria, el empujón por el camino que le ha
convertido en uno de los más célebres peloteros de la LVBP.
Este guariqueño, nacido en Las Mercedes, que adoptó Barinas
como su lar,  admite que pudo llegar más
lejos en los diamantes, de haber trabajado más duro, pero sonríe con orgullo al
repasar la lista de sus hazañas, que un día le darán una estatuilla en el Salón
de la Fama del beisbol venezolano.
Hoy ríe, porque le aplaude una afición que antes le
abucheaba. Y lo dice con el profesionalismo del que ha pasado por seis
escuadras distintas en casi dos décadas de carrera. Recuerda con especial
afecto sus tiempos iniciales con el Caracas y guarda devoción por los
seguidores de Caribes, por el cariño que todavía le muestran.
Tiene un hijo de 15 años que está a punto de firmar. “Es mucho
mejor que yo”, asegura. “Tiene mejores manos y un bate de contacto”.
No la tendrás fácil, el joven, si se trata de superar al
papá, que desde el jueves acompaña a siete leyendas en una de las cofradías más
admiradas del beisbol local: la del millar de imparables.
Todavía le queda combustible, asegura. Habrá que creerle. Al
momento de escribir estas líneas, el único jugador activo entre esos ocho
elegidos era también el líder en hits del actual campeonato.
-Cuando niño,
¿querías ser pelotero? ¿Qué soñabas ser?
-Futbolista. Pero un día me quedaron unas materias. Y me
tocaba debutar y presentar examen. Yo no iba a presentar, me iba a ir a jugar,
pero mi mamá no me dejó. Me fue a buscar al estadio y me llevó a la escuela. Y me
molesté, dejé el fútbol y empecé a jugar beisbol. Y aquí estoy.
-¿Te gustaba el
fútbol por algún jugador en particular, o sólo por darle patadas a la pelota?
-Por darle patadas. El equipo argentino ha sido siempre mi
preferido y algunos jugadores como Arango y la selección de Venezuela. Creo que
Arango y yo tenemos la misma edad, pero me gustaba verlo jugar, daba todo por
su camisa, como yo en el beisbol.
-¿Todavía juegas
fútbol con los amigos?
-Sí, a veces juego fútbol, pero también chapitas, pelotica
de goma, voleibol, todos los deportes. Lo que pasa es que ahora no puedo
hacerlo muy duro, porque tengo que cuidarme. El beisbol es mi trabajo.
-¿Cuándo supiste que
el beisbol era lo tuyo?
-Cuando empecé a ver los juegos de las Grandes Ligas y comencé
a decirme: quiero estar allá. Recuerdo un juego entre los Medias Blancas y los
Cardenales, tenía como 10 u 11 años, y me dije: quiero llegar a allá. Ya jugaba
beisbol, pero no tan seriamente. Después de ver los juegos, me lo tomé más en serio.
-¿Ya vivían entonces
en Barinas o seguían en Guárico?
-En Barinas. Y a mi mamá le gustaba mucho el beisbol, eso me
ayudó mucho. Ella se despertaba conmigo a las 6:00 o 7:00 de la mañana, aunque
el juego fuera a las 10:00. Me uniformaba temprano y tenía que esperar hasta
las 10:00. Estaba enfiebrado.
-Tu mamá te castigó
quitándote el fútbol, pero ¿nunca te quitó el beisbol?
-No. Nunca. Más bien, cuando me quedaban materias, me decía:
Tienes que pasarla, pero vamos a jugar beisbol. Y así.
-¿Cuál era tu sueño
cuando firmaste para jugar profesionalmente, en esos tiempos iniciales con el
Caracas?
-En realidad, me gustaban las Águilas. Era fanático de las
Águilas de los Amaro, de Lipso Nava, los Zambrano, Pepita Muñoz. Siempre traían
una importación de lujo. Me acuerdo cuando quedaron campeones dos veces
seguidas y fueron a la Serie de Caribe. Pero cuando firmé con los Piratas, el
scout me dijo que pasáramos por el Caracas, a ver qué tal. Y allí me quedé.
-Has pasado por
muchos equipos: Leones, Bravos, Caribes, Tiburones, Tigres, Cardenales… ¿con
cuál te has sentido más cómodo?
-En el Caracas. Porque me dio la oportunidad de ser quien
soy. En Anzoátegui me trataron muy bien. Pero me ajusto a cada equipo y al rol
que me pongan.
-¿Y cuál ha sido la
afición que más te ha querido?
-Creo que (risas)… cuando te cambian de equipo, dejan de
quererte y pasas a ser su enemigo. Pero la que me ha tratado bien y lo sigue
haciendo es la de Caribes. Siempre me aplauden. Ahora estoy en otro equipo, y
una afición que no me quería, la de Lara, ahora me quiere. Es bonito cuando una
afición es exigente. Hubo muchos comentarios sobre mí, que si estoy viejo, pero
me gustan los retos. Quiero demostrar que hay José Castillo para rato y que no
hicieron un mal cambio al adquirirme.
-Diste 1.000 hits,
fuiste titular en las Grandes Ligas, has sido campeón en la LVBP, ¿qué momento
has disfrutado más?
-Todos. Porque he disfrutado el beisbol al ciento por
ciento. No tengo quejas. Quizás lo mejor fue cuando quedé campeón con Caribes.
Fue muy bonito.
-Te vemos hablar con
los novatos, salir al círculo de espera para darles consejos. ¿Qué les dices?
-Siento que puedo ayudar a mis compañeros. Ayudarlos a
adaptarse y concentrarse. Me gusta. Poco a poco uno va aprendiendo y quiero,
cuando me retire, enseñar y poder ayudar a otros
-¿Qué hace que no te
retires? ¿Qué hace que sigas jugando pelota?
-Mi hijo. Está en pleno desarrollo para firmar. Pero el día
que no pueda batear, me retiro.
-Tienes el tercer
mejor average de por vida en la liga, después de Vitico Davalillo y Luis Sojo,
entre quienes al menos tienen 1.500 apariciones. ¿No te impresiona?
-Me impresiona. Tantos peloteros que lo dieron todo por su
camiseta. Pero ojalá sigan los records y pase a Vitico. Voy a seguir
trabajando. Uno se sorprende por todo esto, pero voy a seguir trabajando con la
misma dedicación, disciplina y constancia.
-Muchos peloteros
dicen que no le hacen caso a los números. Es algo que no termino de creer.
-A veces me sorprendo, por lo que mis hijos me dicen, los
periodistas, los fotógrafos. Uno se sorprende por todo lo que ha hecho. Pero
creo que lo merezco, por mi dedicación y constancia.
-Alguna vez leí a
peloteros de los Piratas que decían que tenías el talento para ser súper
estrella, que sólo te faltaba la disciplina. ¿También viste aquellas
declaraciones? ¿Qué piensas de eso?
-Que tienen razón. Con un poco más de dedicación, habría
jugado más en las Grandes Ligas. No me arrepiento de nada, son cosas que pasan
y le doy gracias a Dios. Me dio la oportunidad de jugar aquí en Venezuela y
poner estos números.
-¿Cuál es tu sueño
después de la pelota?
-Mi sueño es ver a mi hijo Lewis José llegar a las Grandes
Ligas, como su padre. Tiene 15 años, y siempre le digo: papá, trabaja para que
seas mejor pelotero que yo, para que rompas los récords que yo he roto. Ese es
mi sueño. Es shortstop.
-¿Es mejor en algo
que el papá?
-En las manos. Y en el bateo. Va líder bate en los juegos de
las academias. Es un bateador de contacto.
¿Qué ha sido lo más
difícil en el beisbol?
-Cuando uno se lesiona. Ver los juegos por televisión y no
poder ayudar a tu equipo.
-¿Qué es lo que más
recuerdas con alegría?
-Cuando quedé campeón bate. Tenía que dar cuatro hits para
ser campeón bate en Venezuela. Tenía que dar cuatro hits para lograrlo y lo
hice. Fue una gran alegría.
-¿Qué es lo más raro
que te ha pasado en un diamante?
-El idioma, cuando jugué en Taiwán. Allá a veces me sentaba
a comer y no sabía qué es lo que estaba comiendo. Yo nunca voy a pasar hambre,
me lo comía todo. Pero eso fue lo más raro que viví por el beisbol.
-¿Qué cosas te llenan
más allá del beisbol?
-Cuando comparto con mi familia, en los días libres. Eso es
lo que me apasiona. Mi familia, ver crecer a mis dos hijos. Ojalá pueda verlos
crecer hasta que sean viejitos ya.
-Eres llanero, ¿no te
apasiona la vida en el llano? ¿Te ves criando ganado?
-No soy fanático. Mi finca es sólo para olvidar la ciudad y
compartir con la familia.
-Para terminar comparte
con todos cuál es el secreto para batear…
-La consistencia. Siempre le digo a los muchachos que no
deben prensar en el home. Que vayan a mirar la pelota y hacerle swing. Eso es
lo que me ha llevado al éxito.
-¿Y qué es la
consistencia? ¿Cómo se lo explicas a un novato?
-Venir temprano a trabajar en el cage. Trabajar con las
manos y los pies. Y tener disciplina en el home. Trabajar. Eso es lo ayuda a
uno, trabajar.
El dato
José Castillo y Robert Pérez son los únicos bateadores en la
historia de la LVBP con más de 1.000 hits y al menos 89 jonrones y 500
empujadas. Pero a diferencia de Pérez, su average está sobre .300 después de 19
temporadas

Revisa otras noticias de la LVBP haciendo click aquí.

Ignacio Serrano
Ignacio Serrano
Ignacio Serranohttps://elemergente.com/
Soy periodista y actor, y escribo sobre beisbol desde 1985. Durante 33 años fui pasante, reportero y columnista en El Nacional, ESPN y MLB.com, y ahora dirijo ElEmergente.com. También soy comentarista en el circuito radial de Cardenales de Lara y Televen. Premios Antonio Arráiz, Otero Vizcarrondo y Nacional de Periodismo.

9 COMENTARIOS

  1. Mi pana, debes leer bien, el equipo de mas disfruto y le dio mas alegrías fue Caribes de Anzoategui, con ellos fue campeón de la liga y campeón bate. los fanáticos lo adoran,

    • Mmmm deberias de ver su instagram para que caigas en si y veas que es mas Leon que el que sale en el escudo de Caracas; aqui te lo facilito parabque dejes de engañarte que eso es malo man @elhacha23

    • Jajajaja este tipo leyó lo que le dio la gana. Fue campeón bate con el Caracas con un infield hit en su último turno. Y quedó campeón con el Caracas aunque no pudó jugar la final completa porque lo pararon de Taiwan.

  2. Jose el hacha castillo, alto pana lo hizo y vivio todo con el caracas.. el habla x respeto a los equipos en los cuales ha estado después de leones.. pero el caracas esta siempre en su corazón, EL HACHA jose el leon castillo..

  3. Gran jugador José Castillo, histórico… tal vez le faltó en la entrevista hablar un poco de la pelota infantil-juvenil jugada en sus años de niño, una vez coincidimos en Lagunillas-Cabimas en categoría Pre junior, Corporación Criollitos de Venezuela, Él siendo tercera base de Barinas y este servidor siendo manager de Guárico…
    Excelente entrevista Nacho, muy completa y humana

  4. La clase de pelotero que nace cada 100 años. Ahora bien, hay que tomar en cuenta que no jugo lo suficiente en las grandes ligas, de haberlo hecho, jugar todos los dias y todos los años,lo mas seguro es que no estuvieramos alabando. X supuesto eso no desmerita su gran labor en la LVBP. Quien sera el proximo Jose Castillo? Como el beisbol ha cambiado y lo quieren cambiar tanto, la verdad que es una pregunta dificil de contestar. Enhorabuena Castillo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Comparte en tus redes:

Más noticias

Sigue leyendo
Sigue leyendo

Samanes apela a la experiencia de Marco Davalillo y Freddy García vuelve a ser coach

24 encuentros tuvo Freddy García como manager de Samanes...

Salvador Pérez vuelve a producir y se mantiene en el Top-10 de los bateadores

Salvador Pérez está convencido de que en esta temporada...

Juniel Querecuto es la 1ª escogencia en el Draft Semanal de la Liga Mayor

Juniel Querecuto encabezó al grupo de siete jugadores que...