Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Los Yastrzemski emocionaron el Fenway Park en la noche histórica de Bruce Bochy

Carl, la leyenda que habita en el Salón de la Fama, soltó el
pitcheo ceremonial a su nieto Mike, que ha repartido batazos con los Gigantes.
Fue el marco del triunfo 2.000 para el piloto de San Francisco en la MLB
Por Ignacio Serrano
Los Medias Rojas perdieron este miércoles otra vez. Solo
falta la eliminación matemática, que pronto llegará. Y tal vez por eso, por
cerrarle la puerta a 2018, queda espacio y ánimo para celebrar al beisbol, más
allá de los colores y las camisetas.
El Fenway Park volvió a emocionarse en esta jornada. El
ilustre visitante que desde el lunes camina los espacios del centenario
edificio recibió un homenaje especial, uno que muy pocos grandeligas podrían
soñar.
Enfrente de las tribunas que testificaron sus hazañas como
leyenda de los Medias Rojas, Carl Yastrzemski salió al diamante para hacer el
primer pitcheo ceremonial. Y en el home recibió su envío nada menos que su
nieto Mike Yastrzemski.
El público de Boston ha tenido oportunidad de gozar del
antiguo pasatiempo nacional por estos días, más allá de aciagos resultados. Los
aplausos a Yaz y a su novato colega-y-pariente se han repetido como salvas,
desde que el joven toletero de los visitantes fue a batear por primera vez en
la serie de cuatro compromisos.
A Mike le ha ido bien. Dio jonrón aquel día y después de
tres duelos mostraba tres hits en 11 turnos, con doblete y cuadrangular, dos
boletos, dos empujadas y tres anotadas. El saldo deportivo ha sido positivo
para él.
Su abuelo ha conversado, reído, caminado a su lado antes de
los cotejos. Ha revivido la nostalgia de muchos y posiblemente la propia.
San Francisco se llevó la victoria. Pero incluso así hubo
palmas y cánticos en la grada. Sí, centenares de bostonianos hicieron escuchar
su voz para gritar Bo-chy, Bo-chy, cuando estaba por terminar la jornada. En la
cueva de los Gigantes, Bruce Bochy terminaba de amarrar el triunfo, su número 2.000
en las Grandes Ligas.
Únicamente 10 managers en la historia habían llegado antes a
los dos millares de juegos ganados en la MLB. El ex receptor es el undécimo en
la lista. Dentro de una semana y media dirá adiós, porque se retira. Ya casi ha
completado su lustroso camino.
A Bochy le esperan años de descanso, para seguir recibiendo
la admiración y afecto de quienes adoran este deporte. Como Yaz, que este
jueves recibió otra dosis de cariño de la afición.
Quién sabe si el brillante estratega algún día tiene también la suerte de hacerle
un pitcheo ceremonial a un nieto bigleaguer.

Publicado en ElPlaneta.com, el miércoles 18 septiembre de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.