El Emergente

El Emergente

¿Porque no el Kid?

Por Pablo Ocariz
@OcarizPablo
Mariano Rivera es el mejor cerrador en la historia del beisbol.
Eso no es argumentable. No hay ninguna categoría en la que él no sea el mejor.
Es el líder en juegos salvados de todos los tiempos, tiene una efectividad que
empieza con el número 2, ganó 5 campeonatos, entró al Salon de la Fama por
unanimidad y, simplemente, es Mariano.
¿Pero quién es el segundo mejor? ¿Quién es el mejor ser
humano que ha trabajado como cerrador, dado a que Mariano era un extraterrestre?
Capaz es Dennis Eckersley, un relevista que ganó un MVP. ¿No te
parece? Bueno, quizás te gusta Billy Wagner, el hombre que tiene el segundo
mejor WAR para apagafuegos y las estadísticas más similares a las de Mariano (en
términos de efectividad y WHIP). ¿Tampoco?

¿Porque no el Kid Rodríguez? ¿Cómo es posible que alguien
con su curriculum, el líder en juegos salvados en una temporada, nunca está
incluido en este debate?

Rodríguez tiene más rescates en su carrera que Eckersley,
Wagner, Rich Gossage o Joe Nathan, está en un grupo que representa el 1 por
ciento superior entre todos los bomberos en la HISTORIA del deporte en términos
de WAR y REW (una métrica que calcula las carreras salvadas en términos de
juegos ganados). Y hablamos de miles de relevistas. Es probablemente
el mejor ponchador, o segundo detrás del gran Billy Wagner, y tuvo posiblemente
la mejor temporada para un pitcher de sus características, la del año 2004. Y
que no se nos olvide su campaña en los playoffs de 2002, en la que ganó 5
juegos, récord en una postemporada hasta hoy en día (empatado el año pasado por
Stephen Strasburg). Y ganó la Serie Mundial.
Este es el primero de varios artículos en los que voy a usar
el nuevo análisis estadístico y anécdotas de la increíble carrera del Kid para
plantear mi argumento: Francisco Rodríguez es el segundo mejor cerrador en la
historia del beisbol. Espero que me acompañen en esta aventura hacia el país de
las estadísticas.
EL VALOR DE UN
JUGADOR
Vamos a hablar sobre el valor de un jugador. En específico,
vamos a hablar sobre el valor de un pitcher de relevo. La más famosa
estadística de valor es el WAR (o juegos ganados por encima del remplazo). Por
si no saben, y créanme que esto será mucho más sabermetrico que el simple WAR,
es una estadística que evalúa todas las contribuciones de un jugador (para
bateadores esto significa fildeando, bateando, corriendo, y para los monticulistas
esto significa lanzar y batear). Ese aporte se compara con un teórico jugador
de reemplazo, alguien que un club pudiera promover de las Menores en su misma posición.
Es fama que el WAR devalúa las contribuciones de los
apagafuegos, en gran parte porque no suman muchos innings. Por eso es que también
quiero introducir aquí una estadística menos conocida, el REW (o carreras
salvadas traducidas en victorias). Es una métrica rara, porque es completamente
dependiente del contexto en el que se está jugando. Es una gran herramienta
para evaluar el valor de los taponeros, porque mientras el WAR considera que un
out en el segundo inning, con el juego 9-0, es igual a uno en el noveno acto,
con el duelo empatado, el REW entiende que una de estas cosas es más valiosa
que la otra.
Ya que saben lo que ambas estadísticas significan, les
quiero enseñar un gráfico:

Este gráfico utiliza ambas estadísticas para ubicar a todos
los taponeros en la historia (son más o menos 8.000). Las líneas negras
muestran el 1 por ciento superior en cada caso.
Nota al margen: el punto vastamente superior a todos los
demás, el punto que deja a todos los otros como puntos de niños, ese es
Mariano. Espero que entiendan que absolutamente nadie se le compara. Nadie. Ninguno.
Si alguien se merecía entrar al Salón de la Fama por unanimidad, era el. Nadie
está ni siquiera en su planeta.
Solo 7 seres humanos están por encima de ambas líneas,
simultáneamente.
El primero, obvio, es Mariano Rivera. Porque es Mariano
Rivera. No necesita más explicación. Está tan por encima y tan lejos que
necesita binoculares para ver a los demás hacia abajo.
Después está Goose Gossage, quien sería primero en ambas
categorías, y por bastante, si no fuese por… bueno ustedes saben por qué no es
el primero. Con sus estadísticas, no tiene mucho sentido que le tomara 9 años
para entrar a Cooperstown, pero el beisbol es una locura.
Después vienen cuatro tipos que están más o menos al mismo
nivel: Billy Wagner, Joe Nathan, Lee Smith y Trevor Hoffman.
Wagner debería tener números totales mucho mejores, pudiera
estar por encima de Gossage y todo, pero las lesiones se comieron su carrera.
Sus números por temporada y por cada 9 innings son una locura. Wagner se merece
entrar al Salón de la Fama, especialmente dado que todos los demás relevistas de
su nivel ya entraron.
Smith y Hoffman fueron ambos excelentes, consiguieron su
placa de bronce y a ninguno les pasó algo particularmente notable. Nathan
todavia no ha entrado al pabellón de los inmortales, se retiró en el 2016 y no
es elegible todavía. Pero él, bueno, fue muy aburrido también.
Nota al margen: si tengo que mencionar algo en particular
sobre estos tres, no sé, diría que Smith quedó segundo en la votación por el Cy
Young en 1991; que Hoffman lanzó hasta los 42 y que Nathan finalizó décimo
segundo por el MVP en una oportunidad. Eso es todo, la verdad. ¡Qué emoción! (Estoy
siendo irónico, sí).
EL SÉPTIMO EN EL CLUB
Antes de que les diga quién es el último de los siete
privilegiados (aunque probablemente pueden adivinarlo, dado el nombre del
artículo), debo primero hablar de algunos tipos que por muy poco no llegaron a
la lista.
Eckersley probablemente estuviese si hubiera pasado más
tiempo como relevista. Rollie Fingers y Jonathan Papelbon tienen suficiente WAR
para ser parte del grupo, pero todavía les falta bastante REW, así que, mala
suerte, no están en la lista.
El pitcher que se acercó más que nadie, sin poder entrar, es
Tom Henke, quien APENAS no entra, faltándole 0.3 en términos de REW. Henke tuvo
una gran carrera, y fue uno de los pioneros de la posición del cerrador. Quedó
en el top 20 de votos para MVP dos veces. Fue un muy, muy buen cerrador.
Probablemente se merecía estar en la votación para el Salón de la Fama en más
de un año. Fue un muy, muy bueno. Pero al parecer no lo suficiente para los cronistas
de baseball de Estados Unidos. Ni para nuestra lista tampoco. Ah, qué importa,
los números son los números. Mala suerte. Así es la vida.
Ahora sí, el séptimo tipo que sí hizo parte de la lista. Lo sé,
era un poco obvio, y no se los debía esconder tanto, pero nos divertimos ¿no?
Bueno, sí, probablemente lo adivinaron: es Aroldis Chapman.
Mentira, es el Kid Rodríguez.
El Kid literalmente está justo por encima en la línea del
WAR y apenas 0.3 por encima de la línea de REW. Pero no importa si apenas lo
hizo por poco, porque lo hizo.
Estar en esta lista es algo increíble. Todos estos tipos se
retiraron como a los 40 años de edad y el Kid tenía 34.
Ha habido más o menos 8 mil apagafuegos en la historia de
este deporte. Y solo seis más pudieron hacer lo que hizo el Kid. SEIS. SIX.
SECHS.
Eckersley no lo hizo. Fingers no lo hizo. Chapman, Henke,
Papelbon, ninguno de estos lo pudieron hacer. Y el Kid Rodríguez lo hizo.

Ahora puedes apoyar a ElEmergente. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad. La cantidad más pequeña cuenta
Seis tipos. Por favor, piensen en eso. El beisbol de Grandes
Ligas ha existido durante 150 años, y los bomberos han existido por más o menos
durante 100 de esos 150. Y únicamente seis personas en ese siglo pudieron hacer
lo que hizo el Kid. No me importa si entró en la lista por poco. La realidad es
que entró. Y punto.
Esta grupo de 6, más Eckersley —que estaría si no hubiese
sido abridor durante gran parte de su carrera—, va a ser la lista que voy a
usar para evaluar al Kid Rodríguez a través de los siguientes artículos. Espero
que me acompañen en esta aventura sabermétrica para intentar responder la
pregunta que da título a este artículo: ¿por qué no el Kid?

Pablo Ocariz

6 thoughts on “¿Porque no el Kid?

  1. Rollie Fingers en 1981 también ganó el MVP con los Brewers en una actuación como relevista cuando también consiguió el Cy Young.

  2. Pablo t felicito por t artículo denso e interesante y estoy d acuerdo contigo. Por otra parte t sugiero escribas algo sobre la poca solidaridad de nuestras estrellas para con sus compatriotas en esta crisis de covid 19 salvo Germán Márquez a través de su fundación y José osuna no tengo conocimiento d ningún aporte de estos señores para con sus compatriotas caso muy distinto las estrellas dominicanas y puertorrieñas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante