Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. Cuidadito con los Yanquis

Gerrit Cole y Jameson Taillon en sus tiempos juntos como Piratas

EL EMERGENTE
por Ignacio Serrano

Les llaman Bombarderos del Bronx desde tiempos casi inmemoriales; desde los años de Babe Ruth, Lou Gehrig y las primeras coronas de esa sucesión inigualada de 27 conquistas en la Serie Mundial.
El apodo nunca ha sido más vigente que en las temporadas recientes. ¿Bombarderos? Seguro. El lineup que salta a diario en el Bronx es uno de los más dañinos del beisbol. Desde algunos de los bates hispanos con más poder en las Mayores, como el venezolano Gleyber Torres, el dominicano Gary Sánchez y el colombiano Gio Urshela, hasta esa dupla de aporreadores natos que forman Aaron Judge y Giancarlo Stanton cuando están saludables, casi todos pueden dar un palazo grande en cualquier instante.


Los Yanquis de Nueva York sí pueden batear. Sus 94 jonrones en 2020 fueron segundos en la Liga Americana únicamente detrás de los Medias Blancas de Chicago y su OPS ajustado de 117, el mejor del joven circuito, indica que, como equipo todo, sus maderos fueron 17 por ciento mejores que EL PROMEDIO de las Grades Ligas.
Así que la tropa de Aaron Boone tiene cómo hacer carreras. Pero ¿qué tal se perfila su pitcheo?
Esa es la pregunta persistente con el club neoyorquino desde que George Steibrenner dejó este mundo y legó la divisa a sus hijos y herederos.
Brian Cashman ha llegado a estructurar fabulosos cuerpos de relevistas, pero todavía ninguna rotación que atemorice del primero al quinto de sus integrantes.
Hasta ahora. Todavía.
Eso puede estar cambiando con los movimientos recientes que ha hecho su oficina.
El bullpen sigue siendo profundo, con el cubano Aroldis Chapman, Zack Britton y Chad Green, más un grupo de relevistas donde acaban de sobresalir el mexicano Luis Cessa y el nicaragüense Jonathan Loaisiga. Resta ver si habrá otras incorporaciones. Pero la gran diferencia con los Yanquis de 2021 estará en el rendimiento de su renovada rotación.
Gerrit Cole sigue siendo el as, el indiscutible número uno. No necesita presentación, luego de un primer torneo a bordo, en el que ponchó a casi 12 rivales por cada nueve episodios y cerró con 155 de efectividad ajustada.
Corey Kluber es ahora el número dos. Kluber, el que ha ganado un par de veces el Cy Young de la Americana y que acaba de llegar como agente libre.
Jameson Taillon es ahora el número tres. Fue la segunda escogencia general del Draft Colegial de 2010 (entre Bryce Harper y Manny Machado) y evolucionó hasta ser el arma principal de los Piratas de Pittsburgh en 2018, antes de someterse a una segunda Cirugía Tommy John.

Jordan Montgomery es el número cuatro. Un talento enorme, interrumpido  por el bisturí, que regresó en 2020 con altos y bajos.

Jóvenes como los dominicanos Deivi García, Domingo Germán y Michael King aspiran a comenzar como el número cinco. Mucho talento ahí, aunque todavía sin finalizar.
Y Luis Severino está a la espera. En febrero cumplirá un año de haberse sometido a la Tommy John. Se encuentra en una fase avanzada de su rehabilitación. En principio, apunta a regresar alrededor de junio. 
El último año saludable del dominicano se saldó con una marca de 19-8 y promedios de 10,3 ponches, 2,2 boletos y 0,9 jonrones por cada nueve innings en polígono de tiro que es el Este de la Americana.
¿Qué pasaría si detrás de Cole, para septiembre y octubre, forman fila india Kluber, Taillon y Severino en óptimas condiciones? Y eso, sin descartar que Montgomery pueda llegar al nivel que de él se espera. Los Yanquis, por primera vez en mucho tiempo, tendrían una rotación de primera junto a un lineup de primera para afrontar los playoffs.
Sí, es cierto, hay muchos condiciones. Importantes condicionantes. ¿Están Kluber y Taillon REALMENTE recuperados? ¿Volverá Severino en el mismo nivel que tenía?
Las lesiones han sido, precisamente, el principal dolor en el Bronx en las últimas dos temporadas. Casi la totalidad de su alineación ha pasado por el cuarto del trainer durante semanas e incluso meses. Sin embargo, con esas limitaciones pusieron en 2020 los números que describí más arriba y en 2019 descargaron 306 cuadrangulares, la segunda cifra más abultada en la historia de la Gran Carpa.
Así que la rotación pudiera ser la pieza que falta en el rompecabezas para que, además de Bombarderos, sean campeones.
Cashman firmó a Kluber luego de verle lanzar con todas sus herramientas en una sesión delante de los scouts. Entregó cuatro jugadores jóvenes por Taillon, incluyendo a tres de sus mejores 25 prospectos. De acuerdo con varios reportes, el ejecutivo asegura que vale la pena el riesgo.
Por eso la advertencia. Ya no están Masahiro Tanaka ni James Paxton, idos como agentes libres. La apuesta es subir de nivel en caso de que los recién llegados estén a la altura de las expectativas, no digamos ya si Severino vuelve a tiempo y lo hace a tope.
Cuidadito con los Yanquis.
Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

One thought on “EL EMERGENTE. Cuidadito con los Yanquis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.