El Emergente

El Emergente

El emergente


¿Debe pagar Carlos Subero los platos rotos? La crisis de La Guaira merece un análisis en reposo

La sexta derrota al hilo de los Tiburones, el sábado, hizo que algunos colegas comentaran entre pasillos que el puesto de Carlos Subero estaba en riesgo.

“Es una lástima, porque él no es el culpable, pero sabemos por dónde rompe la cuerda en estos casos”, indicó uno de ellos. Y con doble razón.

Por un lado, Subero tiene poco o nada que ver con el calamitoso rendimiento del pitcheo salado. Por otra parte, los managers son los primeros en perder la cabeza cuando la multitud pierde la paciencia y la gerencia su calma.

¿Es este el caso de los escualos? La asistencia sabatina castigó al piloto con abucheos cuando Henry Bonilla falló en completar cinco innings contra los Bravos. Poco antes, el alto mando litoralense había sostenido su segunda o tercera reunión de varias horas con el estratega, a fin de buscar correctivos. Y poco después, la novena guairista encajó en Valencia su séptimo tropiezo corrido.

Hay nerviosismo. Se hace evidente, al hablar con ejecutivos del equipo, que no ocultan su preocupación ni el deseo imperioso de poner fin a la crisis. Pero las soluciones de corto plazo no se pondrán en práctica hasta tanto los tres nuevos lanzadores importados que contrató el equipo estén en condiciones de lanzar.

Mientras eso ocurre, los Tiburones seguirán dependiendo de lo que tienen. ¿Y qué tienen? Un grupo de abridores extranjeros donde ninguno había podido completar cinco entradas, hasta el domingo; una rotación con marca colectiva de 0-3 y 6.10 de efectividad, la peor de la liga; un staff de pitcheo que ocupa, globalmente, la penúltima casilla en la liga.

Aunque se sumaron Grégor Blanco y Oscar Salazar, y aunque despierte Max Ramírez, es imposible conseguir un récord positivo en tales circunstancias. ¿Se aliviará eso con el despido del timonel? Puesto que la actual situación tiene poco o nada que ver con estrategias o tensiones en el dugout, la respuesta debe ser no. Con otro manager, el resultado debería ser el mismo.

Lo único que queda ante esto es apelar a la paciencia, mientras las nuevas contrataciones y el trabajo del coach de pitcheo Phil Regan hacen lo suyo.

Los Tigres, por poner un caso, empezaron la campaña con marca de 1-8, sin que hubiera signos de agitación en las oficinas. Hubo fanáticos que pensaron que el reino de Buddy Bailey llegaba a su final, pero Aragua no tenía porqué apurar medidas en un torneo que apenas empieza, sin olvidar, claro está, que Bailey, con cinco coronas en seis años, merece tener más que una temporada negativa entera para no continuar en Maracay.

Subero le ha dado a La Guaira dos cosas que la franquicia extrañaba, cuya falta contribuyó a los malos resultados de la última década y más: primero, un dirigente estable, después de un período de tres años en el cual pasaron nueve técnicos al frente del barco (Jesús Alfaro, Luis Aparicio, Russell Vásquez, Omer Muñoz, Joey Cora, Razor Shines, Flores Bolívar, Julio Viña y el propio Subero, entre octubre de 2004 y noviembre de 2007); segundo, una dosis de éxito, pues el actual manager ha metido dos veces seguidas a los salados en la semifinal, estuvo a un triunfo —en juego extra— de avanzar a la final pasada y tiene un proyecto serio, que busca crear una nueva generación criolla, compacta y amplia, que retome la tradición guairista de ganar gracias a sus nativos, como ocurrió desde los tiempos de Pedro Padrón Panza y hasta “La Guerrilla” de los años 80.

Aún falta tiempo para que los David Paisano, los Miguel Rojas, los Manuel Piña se hagan cargo del club. Es una mala noticia para una novena que depende en exceso de sus tiradores foráneos. Pero queda suficiente margen para levantar un mal comienzo, siendo que los litoralenses amanecieron hoy en el último lugar, sí, pero apenas a un juego de la clasificación.

Publicado el lunes 26 de octubre en El Nacional y actualizado para el blog el martes 27.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante