El Emergente

El Emergente

El emergente: El récord de Baudilio

¿Se percataron ya de que hay bateadores con proyección de sacar 20?

Darin Ruf
ha dado 9 jonrones en 94 turnos. Carlos Maldonado suma 8 en 71. Henry Wrigley
tiene 8 en 101.



¿Qué significa eso? Pues que los tres tienen un ritmo que
pudiera colocarles a las puertas de romper, por fin, el récord de 20
vuelacercas en una temporada.



Es una de las marcas sacrosantas en la liga.


Aporreadotes de varias generaciones, el más reciente Alex Cabrera, han reconocido
que aspiran a ese hito, que implantó Baudilio Díaz en el torneo 1979-1980,
cuando superó por uno el tope que había dejado Bob Darwin un lustro antes.



Baudilio
sacudió 20 en 247 viajes al plato, es decir, uno cada 12,35 turnos. ¿Ya sacaron
cuentas?



En un plano absolutamente teórico, Ruf y Maldonado pudieran quebrar la
cifra, mientras que Wrigley sonaría entre 19 y 20.

Es uno de
los ejercicios más practicados en nuestra pelota: sacar cuentas para ver quién
será el segundo con dos decenas de bambinazos en una zafra.



Es una cantidad tan
difícil, que desde 1946, el año de fundación del circuito, apenas otros seis
bateadores se han acercado con 19 o 18 estacazos de vuelta completa: Darwin,
con sus 19 en la campaña 1972-1973, con Magallanes; Pete Koegel, con 18 en la
1973-1974, con Caracas; Clint Hurdle, también con 18, en la 1977-1978, con La Guaira; Cecil Fielder, con
19, en la 1986-1987, con Lara; Luis Raven, con 18, en la 1998-1999, con
Pastora; y Roberto Zambrano, con 19, en la 2001-2002, con Aragua.

Muchas razones
explican la dificultad, además del hecho mismo de ser un récord: ninguno de los
seis pudo disputar los 66 juegos que disputó Baudilio ni alcanzó los 247 turnos
al bate del inmortal mirandino, por ejemplo.



El campeonato venezolano ha tenido
eliminatorias de muchos tamaños, pero nunca tan largas como aquellas a comienzos
de los años 80. 
De entonces datan algunos otros registros de asombro, como los
100 hits de Víctor Davalillo en una temporada.

La ventaja que tuvo de su lado
el receptor de Cúa fue tal, que le arrebató la marca a Darwin a pesar de que
éste sacó un jonrón cada 10,05 viajes, una frecuencia mucho mejor a la de 12,35
del venezolano. Además, en los años recientes se ha añadido la dificultad de
que casi ningún slugger se pasa el calendario completo aquí.

Algunos, como el
“Samurai” Cabrera, se reportan tarde debido a sus compromisos en el exterior;
otros, como será el caso de Ruf este año, se marchan a mitad de camino.

El
dominicano Rico Carty aún posee la marca con la mejor frecuencia jonronera en
esta liga. En la 1965-1966 sacudió 13 en 125 turnos, a uno cada 9,62, con los Tigres.
Brutal, especialmente por tratarse de una época en la que los esteroides y la
hormona de crecimiento humano no campeaban, como sucedió a partir de los 90.



Entre quienes han dado al menos 10 bambinazos apenas sobresalen dos con un ritmo
mejor a un cuadrangular por cada 10 viajes: Luke Scott, 9,82 con Magallanes, en
la 2005-2006, y Ernie Young, 9,89 con Caracas, en 2004-2005. Aquí se aplicó a
cabalidad lo expuesto arriba: no estuvieron el torneo completo y, por tanto, esa
frecuencia no sirvió para dar caza a Baudilio.



¿Podrán hacerlo los perseguidores
de hoy?



Ruf no, porque deja a los Tiburones el 22 y no dispondrá de suficientes
apariciones para tentar la gloria.



Wrigley acaba de decir que no tiene fecha
para abandonar a los Leones, pues está disfrutando la experiencia; su
proyección es de 19 vuelacercas.



Y Maldonado es el caso más interesante, porque
no está planteado que pare y a los Navegantes les quedan 38 choques. Al paso
actual, el zuliano proyecta 20 estacazos de vuelta completa.



¿Llegará? La historia
dice que probablemente no. Pero será entretenido verle intentarlo.



Publicado en El Nacional, el 13 de noviembre de 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante