Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

El Emergente. La posible inmortalidad de Henry Blanco

El receptor de los Bravos, ex capitán de los Leones, tiene cifras y logros que le ubican como uno de los mejores catchers de todos los tiempos. Vale la pena el recuento, ahora que anunció su retiro

Estos
juegos que le quedan a Henry Blanco pueden ser los últimos de su carrera y
serán, sin duda, sus últimos como pelotero activo en la LVBP.
El receptor
de los Bravos ya anunció su retiro, en una emotiva rueda de prensa. Sólo espera
cumplir dos formalidades más: completar la temporada 2013-2014 y viajar al
spring training, para incorporarse a los Diamantes de Arizona.
Si hace el
equipo allá, disputará su última campaña en las grandes ligas. Si no, colgará
los aperos y dirá adiós.


No habrá sido
una decisión fácil. Tiene 22 años sometido a la disciplina, costumbre y alegría
de vivir del beisbol.
Para quienes
seguimos su carrera desde el inicio, cuando trataba de ganarse un puesto como
antesalista del Caracas, será raro no escribir más sobre sus logros. Porque han
sido muchos.
Tantos, que
desde el fin de semana nos ronda una idea, pensando en la planilla del Salón de
la Fama que recibiremos con su nombre, dentro de cinco años.
¿Es, Henry
Blanco, un inmortal de nuestra pelota?
He aquí el
primer argumento que escucharemos en un lustro: ¿inmortal un bateador de .223
en las grandes ligas? ¿Alguien con .230 de average en nuestro circuito?
¿Realmente?
Es una
forma simplista de verlo, aunque compresible. El tiempo permitirá que veamos al
mirandino como lo que realmente ha sido: probablemente el mejor catcher
defensivo de todos los tiempos nacido en Venezuela.
Superó con
creces a Baudilio Díaz y a su antiguo mentor, Carlos Hernández, e incluso a
quien por poco fue su compañero de generación, Ramón Hernández.
Queda por
ver si Miguel Montero o Salvador Pérez, que ya tiene un Guante de Oro en la
Liga Americana, coparán lo que él ha hecho a largo plazo.
¿Y qué es
eso tan notable, si en las mayores fue mayormente un jugador suplente?
Vean esto:
de entre todos los caretas activos, Blanco ocupa el segundo lugar en porcentaje
de éxito contra los robadores de bases contrarios, con 42,8 por ciento, sólo
superado por Yadier Molina; es tercero con 78 dobleplays realizados como
receptor, por detrás de Ramón Hernández y A.J. Pierzynski; en tres ocasiones
tuvo 50 por ciento de éxito o más frente a los corredores rivales; y alguna vez
fue líder en ambos circuitos, tanto en la Nacional, en 2000, con 58 por ciento
de dominio, como en la Americana, en 2004, con 49 por ciento.
Blanco dominó
con excelencia dos de las cinco herramientas: brazo y guante. Pero no ha sido
un suplente cualquiera, amén de haber sido titular en Milwaukee y Minnesota. Le
faltan sólo 79 juegos en la gran carpa para sumar tantos como Baudilio. Sólo
Ramón Hernández, entre los criollos, acumula arriba más encuentros que él.
Esos
números tienen su base en el hecho de haber jugado 16 temporadas en las
mayores, una cifra sólo emulada por siete nativos y que iguala catcher alguno
en la expedición nacional.
Hay que
tener habilidad para estar tanto tiempo en las grandes ligas.
Y si allá
tiene una línea de .223/.288/.361, en la LVBP ha sido una estrella. Se ganó de
buen modo la C de capitán con los Leones, tiene 13 torneos sobre 120 turnos y puso
topes personales de 11 jonrones y 51 empujadas en un campeonato.
Es cierto,
sus promedios acá también son bajos, pero es realmente notable que un mascoteador
defensivo tenga 60 cuadrangulares. Esa cifra no la consiguió Baudilio, y conste
que en su tiempo como antesalista apenas sacó unas cuatro pelotas.
Aunque haber
defendido la esquina caliente le da argumentos adicionales: obtuvo el Guante de
Oro como tercera base en Venezuela y volvió a conseguirlo en la 2012-2013 como
receptor.
Pronto
comenzará una carrera como coach y aspira a convertirse en manager algún día. Su
tiempo como pelotero se agota. Pero puede sentirse orgulloso por lo que ha
hecho.
Tendrá nuestro
voto, como tiene nuestro aplauso.

@IgnacioSerrano
www.elemergente.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.