El Emergente

El Emergente

La Paz del Magallanes llegó con Richard

La defensa
de los turcos cometió 93 errores en la ronda eliminatoria, pero ha ido mejorando
gracias a la adición de un instructor en la postemporada, hasta lograr su mejor
momento en plena final

PUERTO LA
CRUZ

Un hombre
joven, uniformado con el número 52, sale cada cierto tiempo del dugout del
Magallanes, hace señas en dirección al campo y regresa, cuando comprueba que el
jugador aludido se ha movido, hasta ubicarse en el lugar indicado.
Se trata del
último coach que contrataron los turcos esta temporada. Es Richard Paz, el
hombre a quien en manager Carlos García encomendó la tarea de recomponer la
maltrecha defensa de los Navegantes.
Paz llegó
al equipo junto con García, por recomendación expresa del Almirante, que pidió
su contratación, con el deseo de hallar en él la fórmula que corrigiera el
pobre desempeño colectivo de los guantes turcos.
Los
Navegantes cometieron la friolera de 93 errores en los 63 juegos de la ronda
eliminatoria. Cuatro semanas después, se han convertido en una divisa que
ejecuta jugadas y no regala outs a los bates contrarios.

“Casi todo
está en el aspecto mental”, explicó Paz, un ex infielder, cuya carrera en
Venezuela se desarrolló precisamente con la nave. “Es importante estar relajado
para conseguir un mejor rendimiento al campo”.
El
instructor estaba en la academia de los Marineros cuando recibió la invitación
de reincorporarse a los bucaneros. Antes de cada encuentro, se le ve dando
batazos a los jugadores del cuadro, dando instrucciones, corrigiendo detalles.
“Hemos
trabajado la mecánica, realizando algunas correcciones en el movimiento de los
pies, en la posición del cuerpo al soltar la pelota”, relató.
La primera
tarea de Paz fue hablar personalmente con cada fildeador, uno por uno, tratando
cada caso en forma individual.
La llegada
de Ronny Cedeño, campocorto tomado como refuerzo en el draft de sustituciones
de la semifinal, completó el plan de reconstrucción de los navieros.
“Él le ha
dado estabilidad a la línea central”, siguió Paz. “El shortstop es el capitán
de la defensa”.
Un error
cometió el Magallanes en los primeros dos encuentros de la final. Fue un batazo
incómodo que le rebotó alto al rightfielder Adonis Carrera, al tratar de
atraparlo de un bounce mientras corría hacia el center. De resto, fue Caribes
el equipo que falló en la ejecución, no la nave.
Paz apunta
situaciones específicas que han mejorado con el trabajo colectivo.
“Por
ejemplo, Alberto Callaspo”, expuso. “Ha tomado más batazos porque ahora está
mejor ubicado en su posición”.
Es por eso
que Paz sale con tanta frecuencia del dugout, hace señas, mueve a alguno de los
fildeadores y regresa a la cueva.
“Algunas veces
lo hablo con Carlos (García, manager de los filibusteros), pero a veces no”,
relató. “Él me ha dado la confianza para hacerlo cuando lo considere
conveniente”.
¿Y no ha
salido un batazo en la dirección contraria a sus indicaciones?
“Todavía no”,
respondió Paz, riendo. “Y espero seguir así”.

Publicado en el-nacional.com, el sábado 25 de enero de 2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante