El Emergente

El Emergente

La buena gerencia de las Águilas del Zulia

Quieto en primera
Por Alfredo Villasmil Franceschi

Silvino Bracho
La semifinal se gana con lanzadores. Es una premisa tan
repetida, una letanía tan manida, que pocos le dan importancia. Pero cuando se
ve en profundidad cómo se confecciona el calendario de cada equipo en la
segunda etapa, la frase con la cual comenzamos la columna toma vigencia. De
nada sirve tener buenos bates en el todos contra todos si no hay brazos capaces
de mantener la ventaja.
Esta es una de las razones por las cuales los zulianos
quieren tomar a un abridor en la ronda de refuerzos. “Si te pones a ver que en
la semifinal se juga cada cuatro días, con uno de descanso, te das cuenta que
contar con un iniciante adicional es importante”, espeta el coach de pitcheo de
las Águilas, Willie Collazo.

Esto le permitiría a los alados pasar a Wilfredo Boscán al
bullpen intermedio y fortalecer más aún esa parte del cuerpo monticular. Con
cuatro iniciantes, Randy Boone, por ejemplo, podría retornar a sus labores de
taponero y Silvino Bracho, Leonel Campos y Diego Moreno contarían con un aliado
más.
“Yo creo que uno de nuestros éxitos en esta campaña ha sido
el buen manejo del bullpen”, cuenta el técnico de lanzadores rapaces. “Creo que
el trabajo de nuestros relevistas ha sido bueno y lo hemos podido balancear”,
comenta el boricua.
En su descargo diremos que todos los jugadores que están
bajo contrato del beisbol organizado han sido bien utilizados. Todos ellos no
llegar a 20 entradas de labor, salvo Marcos Tábata y Carlos García, con 29.1 y
29.0 respectivamente. Pero ellos no tienen aún contrato en el norte y han sido
utilizados en 22 y 17 partidos respectivamente.
 Pero lo difícil de la
próxima ronda será escoger a los peloteros. La estampida que se vislumbra de
muchos criollos es grande. ¿Dejarán las organizaciones lanzar a sus prospectos
en el mes de enero, cuando faltan menos de 45 para comenzar la pretemporada?
Habría que ver cómo se mueve cada gerencia.
Por lo pronto, Zulia demostró que la planificación, el uso
racional de los recursos y el escauteo de importados y criollos son más
importantes que cualquier oficina de análisis estadístico, donde se pase por
alto el trabajo de cambio.

Listo, se acabó el juego.
[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante