El Emergente

El Emergente

Armas, Vitico y otras curiosidades jonroneras

El
Emergente

Por Ignacio
Serrano
Luis Jiménez
comenzó a practicar en Margarita. Por segunda temporada seguida, el bateador
zurdo con más jonrones en la historia de la LVBP aparecerá en el mismo lineup que
el bateador derecho con más cuadrangulares en el circuito, Eliézer Alfonzo.
No es poca
cosa, esa rareza. Antes de que Alfonzo superara a Robert Pérez, a mediados de
la pasada eliminatoria, era casi impensable algo así. Pero es posible encontrar
antecedentes que se hermanan con la presencia de los dos sluggers en el Stadium
Nueva Esparta.
¿Ocurrió
antes algo así? Hay que rebuscar entre los anales de la pelota venezolana, con paciencia.


Víctor
Davalillo y Antonio Armas compartieron en el orden ofensivo del Caracas entre
1971 y 1976, y nuevamente a finales de 1986. La primera vez, aquel era la gran
figura ofensiva del circuito y este se preparaba para ser parte del relevo. En
la segunda, ocurrió lo inédito.
La
temporada 1986-1987 marcó el final de la larguísima y celebrada carrera de
Vitico. Fue su trigésima campaña, nada menos. Tenía 50 años de edad, y Oscar
Prieto Párraga se lo trajo a los Leones, procedente de los Tigres, para poner
fin a un exilio que la fanaticada capitalina difícilmente aceptó.
Aquel
movimiento de Prieto Párraga le permitió a Davalillo cerrar con un toque
poético, golpear los 16 hits que le faltaban para ser el primero con 1.500 en
la LVBP y retirarse con el uniforme a rayas de los melenudos.
También
permitió que el bateador derecho con más jonrones en la historia de la liga
coincidiera con el toletero zurdo con más cuadrangulares.
Armas ya
había superado al legendario Camaleón García, quien a su vez había dejado atrás
a Dalmiro Finol, otra leyenda de nuestro beisbol. El nativo de Puerto Píritu
comenzó aquel torneo con 78 vuelacercas. Vitico tenía 34.
Ningún otro
zurdo sumaba más bambinazos que el zuliano. Sólo otros cuatro presentaban más
de 25 en su hoja de servicios: Clint Hurdle,
Dave Roberts, Adrian Garrett y Orlando Reyes.
Hurdle estuvo
muy cerca de dar caza a Davalillo, pero cuando llegó a 28 en su cuenta
acumulada, después de su segunda justa con los Tiburones, el nativo de Cabimas
ya mostraba 33.
La marca,
antes de él, perteneció a Roberts, un panameño de buena estatura, presencia constante
en la LVBP, primero con La Guaira y luego con Lara. Cuando cerró su paso por la
liga, en 1968, había escalado a 30, la marca que rebasaría Vitico en la campaña
1979-1980, aquel torneo maravilloso en el que Baudilio Díaz quebró el registro de
19 jonrones de Bob Darwin y el propio Davalillo se convirtió en el único
jugador con una cosecha de 100 hits.
Hubo al
menos otro caso. Usando el motor de búsqueda de PuraPelota.com encontramos un antecedente, tal vez el primero: en
la zafra 1950-1951 coincidieron con el Cervecería dos peloteros que muy
merecidamente están en nuestro Salón de la Fama. Se trata de Finol y Ramón
Fernández, integrantes de los Héroes del 41.
Finol, un
toletero derecho, cerró aquella justa con 32, la máxima cantidad en la liga
para entonces. Y Dumbo Fernández tenía 19, el mayor acumulado para un zurdo. Y
aunque al año siguiente fue enviado al Vargas, tuvo tiempo de compartir con el
Ovejo como la pareja de zurdo y derecho con más vuelacercas en nuestra pelota,
en el mismo lineup.
Esa es la
historia que revive en Margarita.

Publicado en El Nacional, el sábado 26 de septiembre de 2015.

2 thoughts on “Armas, Vitico y otras curiosidades jonroneras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante