El Emergente

El Emergente

Los Extrabases de Alfonso Saer, a la memoria de César Tovar

EXTRABASES
Por Alfonso Saer
ESTE viernes habría cumplido 80 años César Tovar, posiblemente
el pelotero más pimientoso que haya nacido en nuestro país. Su manera de jugar
cautivaba a parciales y rivales. Podía ganar un partido de varias maneras y
desde cualquier confín del terreno. Su carácter se parecía al explosivo
accionar en el campo. Alegre, no escatimaba esfuerzos para brindar colorido y
entrega. Había nacido en el caraqueño cerro de Los Cocuyos, por lo cual su
extracción era humilde, popular, como su comportamiento ciudadano. Le decían
cariñosamente «Pepita»… CÉSAR Leonardo era un «fiebrúo»,
palabra muy utilizada para definir a quien no se cansa de jugar. No se quitaba
nunca, jamás se guardaba. Por eso —citamos un ejemplo— participó en 164 careos
en 1967 con Minnesota, incluyendo dos choques empatados, y luego se mandó con
el Caracas un total de 58 compromisos. Fue de esos criollos que nunca
conocieron la fatiga que hoy llaman extrema. Y la liviana tampoco. Sus
principales ejes, Mellizos y Leones, supieron de hazañas y empeño. Con el
Caracas intervino en 16 campañas, 805 juegos y dejó un respetable average de
.294. Empero, las estadísticas no retratan su verdadero perfil en el diamante.
Fue enviado para la 1976-1977 junto con Víctor Davalillo a los Tigres de
Aragua, cuadro en el cual estuvo un par de años antes de recalar en el Zulia,
donde cerró su participación nacional con otros siete calendarios. En total se
fajó en 26 anualidades, una de las cantidades más elevadas en los registros de
la LVBP. Esos 1.224 hits hablan de su constancia y regularidad.
*******************************************
CUENTAN —y contamos nosotros también— que el uno-dos de
Tovar y Davalillo ha sido insuperable aquí en Venezuela. Si usted llegaba un
minuto tarde al estadio iba a encontrar a uno en tercera y al otro en la
inicial. Fueron espectáculo aparte, notorio. La versatilidad fue una marca de
fábrica de Tovar. La ficha defensiva es luenga, digna de mirarla con esmero.
Por eso se atrevió a desempeñar las nueve posiciones con los Mellizos el 22 de
septiembre de 1968. Precisamente la zafra anterior había sido brillante para el
capitalino. Saltó al campo, como ya dijimos, en 164 cotejos y tuvo 726
apariciones en el plato. Entre el 67 y el 71 fue sensación en el cuadro que
reunió en esos tiempos a Rod Carew y Tony Oliva. En el segundo de los años
citados tronó 204 hits —líder de la Americana— y ligó para .311, su average más
elevado en doce temporadas de ligamayorista. En 1970 encabezó el circuito en
dobles (36) y triples (13). Además de las ocho con Minnesota, estuvo en Oakland
(2), Texas (2), Filis y Yanquis. El 19 de septiembre de 1972 despachó la
escalera ante los Rangers… CÉSAR se montaba en el home y recibía muchos
bolazos con una habilidad única. En 1972 fue golpeado 14 veces —líder en el
renglón— y antes, en 1968 recibió 17 pelotazos. Un rápido movimiento de su
cuerpo lo acercaba a la bola que le recostaban… REFERÍAMOS que los registros
defensivos de Tovar son muy amplios. En Grandes Ligas patrulló 945 juegos
repartidos en los tres jardines. Distribuyó otros 227 en tercera, 215 en la
intermedia y 77 como torpedero. Tuvo una actuación como inicialista, catcher y
pitcher cuando defendió las nueve posiciones. Por cierto, en esa entrada como
lanzador no toleró hit, dio un boleto y ponchó un rival… LOS últimos años de
César Tovar fueron como coach de Cardenales de Lara. Allí conocimos su
afabilidad y caballerosidad. Su número 12 está retirado en el AHG y es miembro
del Salón de la Fama de nuestro beisbol. Falleció a los 54 años, el 14 de julio
de 1994. Tenía cáncer de páncreas.
*******************************************
DOS contundentes golpes sufrió el beisbol en la semana. Fue
confirmado el cierre de las Ligas Menores, fuente de trabajo que alberga una
cantidad importante de criollos. Los peloteros que laboran en esos circuitos
granjas devengan cantidades que no les permiten ahorros sustanciales, de allí
que la mayoría de organizaciones hayan convenido en pagarles un estipendio.
También la liga mexicana de verano decidió cancelar su temporada. El país
norteño está contraído por el recio ataque de la pandemia y no es factible
activar la logística. De acuerdo a las estrictas cuentas del periodista Ignacio
Serrano, unos 31 connacionales —peloteros, managers y coachs— sienten los
rigores de tal determinación. Lo cruel es que por ahora no pueden regresar a
sus hogares los que viven en el exterior. Entretanto, en medio de tenebrosas
cifras de alta mortalidad y contagios en Estados Unidos, MLB avanza hacia el
inicio de su calendario el 23-24 del mes actual… SIN brújula observan los
acontecimientos desde la LVBP, cuyo campeonato se bambolea entre incertidumbre
y pesimismo. Las posibilidades de organizar la justa pasan por el descenso en
la epidemia que azota al planeta, resolver claves factores financieros y la
situación de Aragua y Magallanes con la OFAC… LA Convención Anual,
generalmente pautada para mayo de cada año, ahora mismo no tiene fecha. Hay
equipos que fruncen el ceño cuando se habla de montar el torneo. Compás de
espera.


Publicada en La Prensa de Lara, el viernes 3 de julio de 2020. Aquí reproducida con autorización del autor.


@alfonsosaer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante