El Emergente

El Emergente

El emergente

El análisis de las últimas noticias del beisbol profesional

¿Quién ganó el cambio entre La Guaira y Aragua? ¿Qué obtiene Lara con John Tamargo? ¿Qué rumbo lleva Anzoátegui? Repasamos algunas de las últimas nuevas en el beisbol profesional venezolano

¿Quién ganó el cambio entre Tiburones y Tigres?, preguntan los lectores.

Un cambio debe evaluarse desde varios puntos de vista, lo que matiza los simplismos.

En el papel, Luis Rodríguez pesa más que Luis Hernández porque tiene más experiencia en las mayores (5 temporadas contra 3), méritos como bateador (fue líder bate aquí y tiene .274/.355/.358 de por vida en las menores, frente a .249/.297/.320 de Hernández) y sabe ganar (fue pilar de 5 campeonatos con Aragua).

Pero Hernández no es sólo un premio de consolación para una escuadra determinada a salir de varios peloteros. Posee habilidad para defender con seguridad la intermedia y el campocorto, a diferencia de Rodríguez, y cuatro años de edad menos (cumplirá 26 en junio), lo que permite creer que le queda más tiempo en el beisbol profesional.

No hay motivos para pensar que el larense no podrá convertirse en un pelotero como Andrés Eloy Blanco, quien nunca fue titular en las mayores debido al madero, aunque con el tiempo aprendió a ser un toletero adecuado aquí.

La Guaira consigue un infielder listo para ayudar en la conquista del torneo, pero eso sí, aún necesita fortalecer su pitcheo.

Y la contratación de John Tamargo por los Cardenales, ¿fue un movimiento acertado?

La última experiencia del estadounidense en Venezuela fue mala, pues fue despedido por los Leones, pero aquella novena carecía de lanzadores y no podía competir.

Con los Navegantes, en cambio, Tamargo administró bien el talento que halló y llevó los turcos a la corona.

Lara quería un piloto extranjero y consiguió uno que sabe cómo se juega en esta liga, que conoce los apremios de ganar desde el principio y que ya lo hizo una vez.

¿Es lo que hacía falta para que los pájaros rojos regresen al tope? No. Aún falta que dé un paso al frente la siguiente generación de criollos, la que encabezan Alcides Escobar y Luis Valbuena, especialmente esos monticulistas que, en algunos casos, dividieron la 2009-2010 entre la paralela y el circuito grande.

Los crepusculares tienen material para ser protagonistas. Aunque no les haría mal volver a contar con un coach como Omar Malavé, verdadera eminencia gris detrás del trono en aquella novena que se metió en la final de 2008, con sus análisis estadísticos de los equipos contrarios y sus recomendaciones calladas, pero efectivas.

En todo caso, queda el reto para Tamargo, quien debe demostrar que es capaz de manejar a los Cardenales del mismo modo que condujo a aquel Magallanes que venció en la final de 1997.

Malavé quedó libre de unirse a cualquier organización, al ser puesto a un lado por los Caribes. Luego de una eliminación ominosa, algunos han dicho que era de esperarse que el manager pagara el desastre. No lo creemos.

En este caso particular, la mayor responsabilidad estaba y sigue estando en la gerencia.

La tribu fue incapaz de ofrecer mínimas comodidades a sus aficionados, a los equipos visitantes, a sus propios peloteros. Ha habido asaltos en los baños y en los bajos del estadio Chico Carrasquel. El parque no tiene estacionamiento y parte de la grada está clausurada porque puede venirse abajo. La afición, en consecuencia, no responde.

Y en medio de este panorama, ¿cómo se arma un equipo ganador?

No todo puede estar en esperar por la gobernación, especialmente porque las principales plazas para una mudanza no cuentan con el apoyo unánime de la liga, un requisito imprescindible para llevarse a los indígenas a Puerto Ordaz o Miranda.

En lo deportivo, Caribes necesita un proyecto de largo plazo y creer en un manager que lo conduzca. No pueden seguir con esta costumbre de firmar a im estratega diferente cada año. Y deben empezar a aplicar ese proyecto, que ahora no existe, lo antes posible.

Nos faltó espacio para comentar sobre el regreso de Dave Hudgens con el Caracas y la posibilidad de que Buddy Bailey no vuelva con Aragua. Será en la próxima columna.

Publicado en El Nacional, el lunes 29 de marzo de 2010, y ampliado para el blog.

One thought on “El emergente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.