El Emergente

El Emergente

Los sluggers también lloran

Las peores sequías de la 2011-2012 corresponden a algunas de las más grandes figuras del campeonato. El jonronero Bryan LaHair, el productivo Jesús Guzmán y el grandeliga Wilson Ramos son sólo tres de los astros en baja

Bryan LaHair

Jesús Guzmán soltó una frase que pintó los duros tiempos que le ha tocado vivir con el madero. Sentándose en la sala de prensa del estadio Universitario, luego de la victoria del miércoles contra los Navegantes, el slugger de los Leones exclamó, a modo de saludo: “Tenía tiempo que no venía por aquí”.

Los presentes rieron la ocurrencia, pero la procesión siguió su camino por dentro.

Guzmán se acostumbró a ser llamado para las ruedas de prensa que se realizan después de cada encuentro en Los Chaguaramos. En los pasados tres torneos sumó 150 empujadas y rompió la marca de remolques que dejó Pete Koegel para una campaña.

El sucrense es sólo una de las varias figuras que han sufrido un inesperado slump. Viene de su mejor incursión en las mayores y estaba llamado a ser el gran productor del Caracas, pero entre el 16 de noviembre y el 14 de diciembre únicamente llevó a tres compañeros a casa.

Bryan LaHair cayó con el mismo estrépito. La diferencia es que el magallanero vivió su gran momento este mismo año, en octubre, cuando trituró a los pitchers contrarios con una línea de .314/.417/.745 y 1.162 de OPS.

LaHair no sólo dejó de ser una amenaza. Su slump es tal, que le ha convertido en uno de los toleteros más fríos del torneo. Dejó .196/.339/.353 en noviembre y hasta el miércoles tenía .147/.324/.148 en diciembre, sin extrabases durante el mes.

En el lapso de un mes y medio, el slugger logró cuatro batazos de almohadillas múltiples, contando a partir del 30 de octubre, todo un contraste para quien llegó a golpear cuatro jonrones en encuentros consecutivos.

Su compañero Adonis García le acompaña en el sufrimiento. Fue la otra máquina que empujó a la nave hasta el primer lugar, al dejar una línea de .358/.362/.660 en octubre. Sin embargo, cayó a .173/.222/.333 en el siguiente mes.

Casi todos los equipos tienen a alguno de sus más célebres integrantes en similar predicamento.

Wilson Ramos consiguió average de .234 y tres impulsadas en sus primeros 16 encuentros.

Eliézer Alfonzo ya ni siquiera tiene un nicho garantizado en la alineación de los Caribes, pues esta semana mostraba una línea de .209/.235/.327.

Carlos Maldonado andaba en .187/.365/.267 al momento de escribir estas líneas, en su campeonato de regreso a las Águilas.

Hernán Iribarren mostraba  .232/.307/.253 con los Cardenales.

Maximiliano Ramírez, el cuarto bate que esperaban en Margarita, presentaba .221/.310/.322 con los Bravos.

Pero hay luces que muestran, a veces, el camino de salida en la oscuridad. El cubano García volvió a la vida en diciembre y al momento de redactar este artículo exhibía un average de .364, con .895 de OPS en diciembre.

Asdrúbal Cabrera había fallado 14 turnos seguidos y veía caer su average hacia la Línea Mendoza, los .200 puntos, cuando fue a batear la noche del miércoles, ante Deolis Guerra.

Nadie en el estadio Universitario se atrevió a abuchear al grandeliga de los Indios de Cleveland. Los aficionados de los Leones casi contenían la respiración, esperando que el toletero saliera, por fin, del slump en que se hallaba. Y salió, con un jonrón.

“Espero que este sea el inicio”, soltó Cabrera.

Todos lo esperan cuando están en un bajón.

El dato:

Nadie ha hecho lo que ha hecho Jesús Guzmán: 67 impulsadas en un año y 156 en tres torneos seguidos. Pero esta temporada sólo sumó 3 en sus primeros 21 juegos

Publicado en El Nacional, el viernes 16 de diciembre de 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante