El Emergente

El Emergente

El Emergente. El “efecto Bob Abreu”, segunda parte

Ya repasamos la carrera del Comedulce después de ganar el Derby de Jonrones en 2005. No deslució. Veamos qué pasó con otros ganadores de la competencia. ¿Decayeron en su producción, como pasó con el venezolano aquella vez?


Prince Fielder, ganador de dos derbys
¿Existe un “efecto
Bob Abreu”, respecto al Derby de Jonrones?
Está visto
que Abreu volvió a ser un bateador de respeto en 2006, 2007 y más allá, luego
de arrasar en el Derby de Jonrones de 2005. Así quedó claro en la columna del martes.
Pero hay
dos leyendas sobre la competencia de sluggers, a partir de lo sucedido con el
Comedulce.
Además de
presumir que no volvió a ser un toletero peligroso, cosa que es falsa, está el
mito de que, después de ganar la puja del Comerica Park, el aragüeño cayó en un
slump tras el Juego de Estrellas, debido a que perdió el ritmo del swing al
sacar una y otra pelota del campo en Detroit.
Es hora de
ver si eso es cierto, y si Yoenis Céspedes, el ganador de esta edición, corre
peligro de desplomarse en plena recta final.
Repasemos los
últimos ganadores, además de Abreu, de quien ya sabemos que cayó drásticamente
en la segunda mitad de 2005.

Prince
Fielder fue el ganador en 2012. Antes del Juego de Estrellas sacó 15
cuadrangulares, con una línea ofensiva de .299/.380/.577. Después, disparó
otros 15, aunque en 10 encuentros menos, y mejoró su línea a .331/.448/.558, lo
que representa un claro punto en contra del mito.
En 2011
triunfó Robinson Canó. Llegó al clásico de julio con 15 bambinazos en 87
duelos, más una línea de .296/.342/.521. Después, sacó 13 pelotas en 72
choques, con .309/.358/.547. Otra batalla perdida para el mito.
David Ortiz
se impuso en 2010. Antes de eso, largó 18 vuelacercas, con .263/.384/.562.
Después, agregó 14, con .277/.355/.498, un poco por debajo de la primera parte,
pero en menos choques. No sirve eso para decir que sufrió un drástico bajón.
Vayamos a
2009, entonces, para volver a chequear la evolución de Fielder, ganador,
también, de esa edición. Antes, logró 22 bambinazos y .315/.442/.614. Después,
agregó 24, con .283/.377/.590. Es verdad, sus promedios sufrieron un ligero
descenso, pero descargó más estacazos de vuelta completa en menos juegos, que
es lo que nos atañe aquí, después del Juego de Estrellas y en la recta final.
Sigamos,
ahora en 2008, con Justin Morneau. Este sí pasó por un bajón. No sólo sacudió
14 en la primera parte, contra 9 en la segunda, sino que pasó de una línea de
.323/.391/.512 a otra de .267/.350/.481, lo que sí habla de una caída, si no drástica,
al menos sí detectable.
En 2007
ganó Vladimir Guerrero. ¿Qué hizo antes del choque estelar? Envió 14 pelotas a
la calle, con una línea de .325/.416/.546. ¿Qué hizo después? Largó 13 tablazos
a las gradas, con .323/.387/.548. Prácticamente igual, en menos cotejos.
¿Existe un “efecto
Bob Abreu”? ¿Es cierto que el ganador del Derby de Jonrones cae en un slump después
de eso, porque pierde su mecánica y el ritmo del swing?
Podríamos ir
más atrás, pero veamos el último lustro. Lo primero que resalta al revisar los
años recientes es que no, el principal protagonista del derby no está
predestinado al fracaso, luego de alzar el trofeo sobre su cabeza.
Aunque el
Comedulce no fue el mismo en la segunda parte de 2005, no hay una tendencia en
contra de los demás ganadores del derby. La mayor parte de ellos mantuvo el paso.
Algunos vivieron un ligero bajón.
Una minoría
produjo menos batazos tras el Juego de Estrellas. Una mayoría mantuvo el paso o
lo mejoró.
Lo que nos
lleva de nuevo a Abreu. En 2005, su proyección de vuelacercas era de 33
bambinazos. Él jamás sacó tantas pelotas. Lo lógico era que bajara el paso. Su
tope personal fue 31 y la media de su carrera fue 20.
El nativo
de Turmero no era un jonronero y lo lógico era que redujera el ritmo en la
segunda mitad de 2005.

¿Que existe un “efecto Abreu”? No, no existe.
Es un mito.
Publicado en El Nacional, el miércoles 17 de julio de 2013. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante