El Emergente

El Emergente

Freddy García, un personaje como pocos

Quieto en primera
Por Alfredo Villasmil Franceschi

Presentar a Freddy García está como demás. El derecho de Baruta es uno de esos pocos peloteros que ha logrado todo lo que ha querido en su carrera como Grandes Ligas. Además de ser el máximo ganador entre los pitchers criollos con 156 triunfos, y 15 años de experiencia, es uno de los pocos, quizá el único escopetero venezolano, que ha sido el abridor y ganador del último y decisivo juego en una Serie Mundial. El nombre del derecho representa a esa generación brillante de jugadores que irrumpió en las mayores a finales de los 90.

Ya no está en las mayores, de hecho lanzó en Taiwán este año y aún no tiene trabajo. Contó que tiene unas ofertas en Asia, pero también sonó como decepcionado de cómo lo trataron la última vez en las Grandes Ligas. «Estoy tratando de irme a Japón», dice. «El año pasado estuve en Spring Training con Atlanta. Pasó lo que pasó, después que había pitcheado bien, había lanzado en los playoffs con ellos y me salieron con una cosas de esas de mal gusto. Estaba decepcionado totalmente, pero nada, allí seguimos». 
Por eso se fue para el Asia. «Me trataron bastante bien», explica. «La pasé bien y entre las cosas raras que comí estaban los grillos. Saben bien, como a cola de pescado. Solo debes ponerle limón y listo, te lo comes». El lejano Oriente parece ser el nuevo destino del derecho. «Hay par de equipitos en Japón, pero no hay nada concreto. Por lo pronto, tengo que seguir lanzando aquí. Si no consigo nada para el verano pues me iré a mi casa, a cuidar a mis muchachos y jugar golf». 
Garcia tenía tiempo sin lanzar en Venezuela. Hacía 17 años que no estaba en una postemporada, pero para él la pelota criolla sigue siendo fuerte. «Nuestro beisbol siempre ha sido bueno», aclara. «Si tu vez los lineups de los equipos ves que todos tienen peloteros que están o han jugado en Grandes Ligas. Esta liga es de bateadores, es súper buena. No es que vas a llegar, montarte en el morrito y dominar. No. Tiene que saber lanzar. Los equipos están todos parejos». 
García no pierde nunca el buen humor. En su camiseta se lee «The coño squad», aquella famosa agrupación de latinos que comenzó en Seattle. «Siempre me llevos mis camisas a todos los equipos que llego», sostiene. «Es una manera de compartir con los latinos, siempre juntos y echando broma. Además, esa palabras nos indentifica mucho a nosotros los latinos». 
Además del buen humor, el derecho de el Güire considera que todavía tiene pólvora en el brazo. «Lanzo porque me siento bien y mientras me sienta así lo voy a hacer», abunda. «¿Si me levanto todos los días con ganas de venir al estadio por qué no seguir lanzando? Mientras uno se sienta bien, con ánimos, no tengo razón alguna para pensar en el retiro. Cuando eso llegue, eso llegará».
Pero no todo fue agradable en la conversación. García se enojó mucho con los umpires. «Creo que he hecho mi trabajo, pero de verdad, los umpires creen que ellos son los protagonistas y que la gente paga por verlos a ellos, brother. A veces tú estás tirando un juego bueno y ellos son los que te sacan del juego, porque son inconsistente con la zona de strike», contó con enojo. 
Listo, se acabó el juego.
En Twitter: @alfredvillasmil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante