El Emergente

El Emergente

¿Qué le faltó Lee Smith y a sus émulos para llegar a Cooperstown?

El
Emergente
Ignacio
Serrano

Una
pregunta recurrente aparece en las conversaciones de los aficionados venezolanos por estos días.
¿Ganó Francisco Rodríguez un lugar en el Salón de la Fama, con sus 400
salvados?

Pongamos a
un lado el balance propio del caraqueño y veamos qué ha pasado con los seis
monticulistas que han conseguido al menos 400 rescates en las Grandes Ligas.
Ninguno
tiene una placa en Cooperstown. Ninguno. Eso obliga a plantear otra interrogante:¿nada
ha hecho hasta ahora el Kid, en términos de inmortalidad?
No
necesariamente. Dos de los cinco miembros del club de los 400 van a ganar su placa en breve.

Nadie duda de
la candidatura de Mariano Rivera, el líder de todos los tiempos, y Trevor Hoffman
también debe entrar al pabellón, con sus 601 salvamentos. Uno no ha aparecido
en las planillas. El segundo sacó 67 por ciento en su primera aparición.

Algunos relevistas
con menos de 400 triunfos preservados sí entraron al pabellón, como Dennis
Eckersley, Bruce Sutter, Rollie Fingers y Rich Gossage. Mostraron dominio
excepcional en su tiempo. Pero estamos enfocados en quienes superaron las
cuatro centenas, especialmente porque los tiempos modernos cambiaron el papel
de los apagafuegos.
Sutter, Fingers y Gossage lanzaban más de un inning por
salida, a menudo tres. El único serpentinero que ha entrado al Salón de la Fama
a pesar de lanzar en la era en que los cerrojos trabajan sólo una entrada por
noche es Eckersley. ¿Qué ha pasado con los demás?
Rivera y Hoffman van a romper la tendencia. Son reconocidos como los mejores cerrojos de su era, y el primero lo hizo a la vieja usanza, tirando a menudo más de un episodio por duelo.

John Franco, en cambio, no
pudo entrar al templo de las leyendas; Lee Smith está por tirar la toalla y Billy Wagner apenas comienza su período
de elegibilidad.

Franco salvó 424, pero apenas fue llevado a cuatro juegos de
estrellas y únicamente dos veces recibió votos para el premio al Jugador Más
Valioso. No fue un ponchador y no es uno de los bomberos más recordados de su
tiempo. Fue muy consistente. Y durable: apareció en 21 temporadas. Se despidió
con 2.89 de efectividad, 38 por ciento mejor que la media de su tiempo.

Casi nadie dará su nombre cuando alguien pregunte por el mejor cerrojo de su época, sin embargo. Y esa discreción explica en buena medida que no haya logrado el ticket a la inmortalidad: le faltó ser un verdadero número uno en su oficio, aunque de tanto jugar, y porque era bueno en lo suyo, logró cifras importantes.

Wagner llegó a 422, pero se retiró a los 38 años de edad
porque, dijo, deseaba pasar más tiempo con su familia. Sus registros son
brillantes. Su efectividad ajustada es 87 por ciento superior a la media, se
despidió con 2.21 de promedio y ponchó a 11,9 rivales por cada nueve episodios.
El zurdo tiene números superiores a Hoffman, en cuanto a
dominio, pero sólo sacó 10 por ciento de los votos esta vez, contra 67 por
ciento de su colega.

Quizás si hubiera seguido hasta más allá de los 40 años (colgó los spikes cuando tenía 38), Wagner tendría un caso más sólido. Es significativo que en su torneo de despedida preservó 37 victorias y tuvo un brillante promedio de carreras limpias de 1.43, mejor incluso que Mariano en su adiós. Sin embargo, prefirió ir a casa y pasar un tiempo de calidad con su esposa e hijos, antes que asegurar su boleto a Cooperstown.

Smith tiene la peor efectividad de todos, con 3.03, y menos
de un ponche por inning. Cosas así han influido decisivamente en su candidatura. Sus registros, pese a reunir 478 salvamentos, están
por debajo de los numeritos de Rivera, Hoffman, Franco, Wagner y hasta el Kid. Él es el
caso más claro de que no basta con salvar mucho para entrar al Salón de la
Fama, aunque sí llegó a tener gran fama en su momento más alto.

Este recorrido deja algo claro: pareciera que los relevistas de la época actual, esos que
sólo lanzan un inning por juego, necesitan abrumar a los votantes con aludes de ponches, efectividades microscópicas o seis centenares de
salvados, para así recibir el reconocimiento que el nuevo análisis le escatima
hoy a los rescates.

En medio de este panorama, ¿dónde queda el Kid? Sus totales
de ponches por inning, sus boletos, los jonrones permitidos, todo eso le pone en contención
con los cinco que llegaron antes que él a los 400. Pero eso no basta, si vemos lo que ha pasado con sus principales colegas. Necesita más.
Al menos él, a sus 34 años de edad, tiene algo
que los demás no tienen, para tener así la necesaria oportunidad de seguir mejorando su candidatura: tiempo.

Y al final, el tiempo dirá.

Publicado en El Nacional, el viernes 27 de mayo de 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante