El Emergente

El Emergente

La corona menos esperada de Venezuela en la Serie del Caribe

Los Tigres de 2009 en Mexicali. El número 2 es Luis Ugueto, manager de Cardenales hoy

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano
El rostro de Buddy Bailey resplandecía. No importa todo lo
que se dice de su carácter y su férrea disciplina. Aquella tarde, en Mexicali,
sonreía literalmente de oreja a oreja. Llevaba consigo dos cervezas y ofreció
una al periodista, aunque éste únicamente venía en busca de una declaración,
tras la conquista de sus Tigres de Aragua en aquella Serie del Caribe.
Fue en 2009. Fue la última vez que Venezuela ha celebrado un
título en el Clásico de Febrero.

Esta expedición que lidera Luis Ugueto se parece mucho a
aquella de los Tigres de Aragua. Estos Cardenales de Lara se armaron a retazos.
Hay más peloteros de Caribes que vieron acción en la final (10) que de los
propios pájaros rojos (7). El problema de las visas hizo que resultara más
importante buscar primero entre quienes tenían el documento, como requisito
fundamental. Y todo como colofón de un campeonato 2019-2020 que se disputó casi
sin jugadores de Grandes Ligas o de las Menores, debido al veto de la MLB.
A Bailey le tocó difícil. Viajó a México con una escuadra
que tenía 19 hombres sin contrato en el beisbol organizado, junto a 9
ligamenoristas. Apenas tenía a un bigleaguer en ejercicio, Raúl Chávez. El
propio Ugueto, Ramón Castro, Rodney Medina y Ronald Belisario fueron figuras de
esa novena.
Varios llegarían luego a la gran carpa. Belisario, Héctor
Giménez, Yohán Pino y Wilson Ramos subirían posteriormente. Aquel conjunto era
la más acabada expresión de lo que el piloto estadounidense buscaba cuando estructuraba
una nómina: prefería un grupo de guerreros, hambrientos de triunfo, que una
colección de egos y grandeligas.

Esos Tigres se llevaron el trofeo para sorpresa de todos,
incluso de sus propios compatriotas. Jugaron duro, lanzaron bien y, sobre todo,
se esforzaron más en cumplir sus tareas que en mirar sus debilidades. Antes de
terminar el torneo, el quinto día, aseguraron el campeonato.
La felicidad de Bailey era comprensible. Lo había ganado
todo en la LVBP. El mes anterior acababa de lograr su quinto anillo, el del
tricampeonato. Únicamente ha habido tres escuadras que han conseguido tres cetros
consecutivos en nuestra pelota profesional: Valencia, Caracas y Aragua. Los
bengalíes coronaron la hazaña llevándose, además, aquella Serie del Caribe.
Estos Cardenales no tienen 19 agentes libres, como los
rayados tenían entonces. Cuentan 27. El único entre los 28 dirigidos por Ugueto
que tiene contrato con el beisbol organizado es Alí Castillo, infielder que en
diciembre firmó con los Filis de Filadelfia y que debe reportarse a Triple A
para el inicio de 2020.
La Serie del Caribe es otra cosa, hoy por hoy. Ya no acuden grandes
astros. Los miembros del Dream Team que fueron homenajeados el sábado en San
Juan son solamente eso, un buen recuerdo de tiempos mejores. Por eso la Confederación
quiere convertir la justa en una cita de países, por eso ha ampliado a seis la
convocatoria, sumando a Cuba, Panamá y Colombia, sin descartar a Nicaragua. Por
eso el formato de competencia es otro, con semifinales y finales.

Ya veremos en qué terminan los experimentos. Por ahora,
hasta el estadio Hiram Bithorn tiene gente, lo que es una novedad respecto a
ediciones anteriores organizadas por Puerto Rico.
Ya veremos, también, hasta dónde llega esta versión de
Cardenales. Recuerda mucho a los Tigres de 2009 y no parece una mala novena. Al
menos en el contexto del beisbol invernal actual.

Columna publicada en ElNacional.com, el lunes 3 de febrero de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante