El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. Una alegría color Vinotinto

EL EMERGENTE
Por Ignacio Serrano
Lo vivieron nuestros abuelos. Las selecciones nacionales de
beisbol fueron tan competitivas, dieron tantas buenas noticias a Venezuela, que
terminaron haciendo de la pelota el pasatiempo nacional.
No fueron nuestros grandeligas quienes enraizaron el gentilicio
a los diamantes. Bigleaguers eran muy pocos en los años 40, apenas el Patón
Carrasquel y luego Chucho Ramos. Para cuando el Chico Carrasquel dio el salto a
los Medias Blancas de Chicago, en 1950, la Vinotinto tenía tres títulos
mundiales (los de 1941, 1944 y 1945), la LVBP empezaba a consolidarse en los
corazones de la gente, especialmente por la rivalidad entre Caracas y
Magallanes, y en Occidente florecía otra liga que llegó a tener igualmente
reconocimiento de la MLB.

Aquel auge duró hasta entrados los años 60. La última gran
conquista de las selecciones absolutas fue la corona panamericana de 1959, con
una divisa en la que estuvieron, entre otros, Dámaso Blanco y Luis Peñalver.
El lento declive que comenzó entonces está ligado a la
lenta, pero indetenible exportación hacia el beisbol organizado. Ya para los
90, cuando comenzaban a establecerse las academias de la Gran Carpa en nuestro
país, la caída era barrena. El beisbol Doble A, que tantos talentos dio, fue
extinguiendo su llama. Cuando comenzó el nuevo siglo, el interés estaba en los
bonos y las firmas por cientos de miles, a veces millones de dólares. Los
adolescentes dejaban presurosos el ámbito federado. El divorcio con la
Vinotinto nunca fue mayor que en esos 30 años.
La creación del Clásico Mundial, en 2006, cambió un poco esa
tendencia. Al menos para la afición se hizo posible soñar con un equipo ideal,
pensar en otra corona universal, ahora con los mejores bigleaguers a bordo. Las
frustraciones siguieron a aquella primera reunión, porque la escuadra criolla
nunca ha concretado la legítima aspiración de todos, ni siquiera en 2009,
cuando estuvo tan cerca y no se pudo.
Algo ha cambiado, sin embargo, en los años recientes. Algo
que tuvo un nuevo capítulo en Managua, las pasadas dos semanas
.

Los procedimientos de la Federación Venezolana de Beisbol no
son los mismos desde que terminó el ciclo que cerró el Clásico Mundial de 2017.
Por primera vez se aceptó que era necesario abordar de manera diferente el
problema fundamental que afecta a todas nuestras seleccione nacionales, esa
imposibilidad de ganarle un pulso a las Grandes Ligas. Era necesario encontrar recovecos
por donde meterse, para trabajar por los objetivos antes esquivos. Así llegó la
contratación de Luis Blasini como gerente de los representativos del patio, en
todas sus categorías y torneos.
Veteranos de peso se sumaron a eventos del Ciclo Olímpico.
Jugadores de Ligas Menores y ex bigleaguers todavía en forma se incorporaron a
sucesivos llamados. La sub 23 logró el oro en el clasificatorio regional de
2018 y atrapó luego el bronce en el Mundial de ese año. Los Juegos
Centroamericanos y del Caribe, aunque terminaron con una frustración, permitieron
la integración de varios protagonistas de la LVBP. Fevebeisbol incluso mejoró en
la fórmula para el Premier 12 de 2019 y la historia demostró que el camino era
el correcto, pues aunque la Vinotinto no pudo trascender, su trabajo de varias
semanas, la planificación y una buena convocatoria permitieron levantar la
autoestima con triunfos ante México, Cuba y Puerto Rico, contando desde la
etapa previa al torneo.

La sub 23 vuelve a ser una sonrisa ahora, con otra
clasificación al Mundial, como hace meses lo fue la absoluta en femenino, que también logró su ticket a la reunión universal. Llega marzo, con el preolímpico en puertas y la esperanza
de dar un golpe a nivel continental. El Clásico está también a la vista, a la
vuelta de 2021, y todo apunta a que el equipo que forman Blasini y Aracelis León,
presidente de la FVB, mantendrán los procedimientos y las formas.
Faltan más victorias internacionales, para poder afirmar que
renace la época dorada de nuestro beisbol federado. La misma escuadra que acaba
de conseguir su pase en Managua necesita reforzarse para la cita universal,
posiblemente con otros ligamenoristas que se mostrarán durante la temporada que
está por comenzar. Y el Clásico sigue siendo una deuda, una herida palpitante
en el orgullo de la fanaticada.
Al menos las cosas se están haciendo bien. La Vinotinto, aunque
todavía sea con timidez, demuestra que puede volver a ser un motivo de sonrisas
para la afición.

Columna publicada en ElNacional.com, el lunes 2 de marzo de 2019.

One thought on “EL EMERGENTE. Una alegría color Vinotinto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante