Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Los Extrabases de Alfonso Saer y la evolución del beisbol

EXTRABASES
Por Alfonso Saer

EL beisbol va cambiando como la vida misma. Nuevas reglas, otras condiciones. Hace mucho tiempo le quitaron el bate a los pitchers –salvo en la Liga Nacional– privando al juego de estrategia y el sabor singular de ver a los tiradores tratando de hacer lo que desde la lomita evitan. Nada nos gustó esa normativa… LOS corredores deben deslizarse con cuidado extremo en la intermedia y los catchers no deben bloquear el plato sin tener la bola, lo que le quitó espectacularidad a las jugadas en el home. Resulta que los boletos intencionales se dan con una seña desde el dugout eliminando la posibilidad de algún robo, pasbol o wild pitch. O que hasta el bateador pudiera conectar una de esas bolas malas. Un toque de expectativa menos… DE lo más reciente destaca la llamada regla panamericana, surgida precisamente en un evento continental. A partir del décimo inning se inicia cada entrada con corredor en segunda, lo que acorta los juegos de episodios extras de manera rotunda. Como cronistas de la vieja escuela nos encantaban los careos de larga duración, aunque el trabajo vocal fuera más exigente. Hay partidarios y adversarios. Si de lo que se trata es de terminar los partidos lo antes posible los resultados están a la vista. Difícilmente un encuentro pasará del acto undécimo. El beisbol está en transición pero las modificaciones en general no son de mucho agrado. Y viene más seguramente. La mutación es permanente.


¿SE acuerdan de Scott Pose? Los seguidores de Cardenales deben tener indeleble ese nombre en sus mentes. Aquel primer domingo de febrero de 1998 llegó a batear con el juego empatado a tres en el séptimo choque frente al Caracas, en la que para una importante mayoría ha sido la mejor final de la LVBP. Alex Delgado había negociado boleto abriendo el séptimo y Mike Coolbaugh se sacrificó. Cuando Pose –recién contratado para el round robin semifinal– tomó turno, el manager Phil Regan llamó a un tirador de su mano, el zurdo Esmili Guerra. La tensión que había en el Universitario se acrecentó cuando Pose dio tres batazos de foul antes de colocar «con la mano» un globo al center-left, empujando la que sería suficiente para el título, aunque Lara fabricó otras tres para terminar venciendo, 7-3, en un excitante playoff decisivo… ¿POR qué recordamos a Pose? Es que este jardinero cumplió 54 años de edad esta semana y comenzaron a retozar efervescentes momentos gratos en nuestra memoria. Estuvo cuatro zafras en liga grande y poco hizo. Probablemente su instante de mayor resonancia haya ocurrido en un parque lejos de su casa, repleto, con un griterío terrible y presión a granel. Ir al pasado es gratis y con estas remembranzas muy satisfactorio. Para los pájaros rojos y su gente, por supuesto. 
ENZO Hernández –quien este viernes habría cumplido 72 años– era tan buen campocorto que con un average promedio de .224 se mantuvo por ocho temporadas en la Liga Nacional, siete de ellas con San Diego. El propio Luis Aparicio lo designó como sucesor en los Tiburones de La Guaira, su único club en Venezuela. El afamado torpedero nunca bateó .300 en ninguna parte, pero era un mago con el guante. Tanto así, que en 1971, su año de estreno en las Mayores, impuso una marca de menos empujadas (12) para alguien con más de 600 apariciones en el plato, exactamente 618. Así respetaban su fildeo tan exclusivo. Murió trágicamente a los 63, el nativo de Valle de Guanape, Anzoátegui. Su llave en Venezuela con Remigio Hermoso fue de alta categoría…
CON la pandemia sin bajar de manera importante su arremetida, los equipos de Grandes Ligas se alistan para abrir sus campos de entrenamiento. La tendencia vista en las recientes estadísticas anuncia que el virus ha perdido en una semana hasta un 17 por ciento de letalidad, noticia que nos hace sonreír después de tanta tristeza y pérdidas humanas. Hasta la fecha no hay un calendario firme de juegos de pretemporada, anunciados a partir del 27 de febrero. Hace justo un año las sombras del terror oscurecían el planeta y el beisbol comenzaba a especular sobre una suspensión que finalmente llegó hasta finales de julio. Dios quiera que estemos encaminados hacia el final de esta tragedia universal… LA presidencia de la LVBP es uno de esos cargos que los candidatos miran de reojo. Se trata de una auténtica papa caliente por las implicaciones que envuelve. Cuando Juan José Ávila dio un paso al costado el año pasado fue menester que los directivos de equipos asumieran el timón de la liga. Le tocó el cargo principal a Giuseppe Palmisano, visible figura del Magallanes. Y hay que reconocer que su desenvolvimiento fue muy acertado en medio de tantos recovecos, obstáculos, presiones. Se manejó con cautela, prudencia y eficacia para sacar a flote una temporada que hasta el 15 de noviembre estaba en dudas. Por ahora no hay nombres que hayan sido promovidos públicamente. Algún atrevido habrá en fecha cercana.
Publicada en La Prensa de Lara. Aquí reproducida con autorización del autor.

Alfonso Saer tiene más de 50 años en los medios de comunicación venezolanos. Es la voz más reconocible del Cardenales de Lara desde hace décadas y uno de los periodistas de mayor trayectoria en el país. Su columna es la más veterana entre las que se escriben Venezuela para la prensa deportiva local actualmente. Síguelo en @alfonsosaer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.