El Emergente

El Emergente

Rick Sweet quiere ser como el aire fresco en la capital

Rick Sweet se puso este jueves el uniforme del Caracas. Tomó el número 14, que alguna vez perteneciera a José Castillo, y prometió hacer lo posible por sacar provecho de sus hombres. “Los equipos necesitan aire fresco”, aseguró

Rick Sweet tomó tres aviones el miércoles en Estados Unidos, para poder amanecer el jueves en Maiquetía. Apenas tuvo tiempo de hacer maletas en Madison, su pueblo en Wisconsin, antes de emprender el viaje. En cada vuelo, su esposa le ayudó a recabar a través de internet la información que le diera luces sobre los peloteros que estaba a punto de dirigir.

A las 24 horas de haber hablado por teléfono con Luis Ávila, presidente de los Leones, Sweet estaba en Caracas, sentado en el hotel, conversando con el ejecutivo que acababa de contratarle para dirigir a uno de los clubes con más seguidores en Venezuela.

Al promediar la tarde, delante de los reporteros que llenaron la sala de prensa de los melenudos, en el estadio Universitario, el nuevo piloto de los capitalinos habló con la seguridad de quien ha repasado su libreto y la convicción de quien cree en sus propias palabras. Sin asomo de cansancio.

“Quiero contarles cuán emocionado me siento por estar aquí”, saludó el octavo mortal que ha dirigido a ambos Eternos Rivales. “Tengo 10 años de experiencia en el beisbol invernal, como manager y como jugador. Entiendo la importancia del momento y voy a hacer lo posible por poner al Caracas de vuelta en el lugar al que pertenece”.

Sweet repasó durante poco más de 15 minutos las fortalezas, asignaturas pendientes y problemas del equipo, según el repaso que hizo antes de conducir su primera práctica y empezar a constatar en el terreno aquello que averiguó de oídas o con el auxilio de internet.

“Tengo mucha suerte de contar con este staff de coaches”, afirmó. “Tengo mucha confianza en ellos. Voy a aprender rápidamente y ellos me ayudarán en las situaciones que sea necesario”.

Sweet, que viene de quedar cesante en República Dominicana, contó que es amigo de su antecesor, Tim Teufel, pero “por respeto” no se comunicará con él hasta que el beisbol les haga cruzarse de nuevo.

“Los equipos a veces necesitan aire fresco”, apuntó el ex receptor. “Es por eso que despides managers. Para lograr un cambio”.

Su salida de Quisqueya ocurrió debido “a un lento inicio” con las Estrellas y sugirió que sus dirigidos allá no quedaron conformes con su destitución. Como fuere, espera ahora imprimir su propio sello al club que hace 20 años trató de derrotar a como diera lugar.

“Es divertido que mi debut fuera contra Magallanes”, sonrió. “Antes hice todo lo posible por ganarle al Caracas y ahora será al revés. Esta es una de las mayores rivalidades que existen en el beisbol”.

Ávila aseveró que durante una semana manejaron alternativas a Teufel, y aunque volvió a exculparle parcialmente, debido a las muchas lesiones, defendió lo inexorable de la decisión.

“Soy agresivo”, proclamó Sweet, entretanto. “Quiero que los corredores vayan de primera a tercera. Quiero que roben bases. Quiero presionarlos hasta sus límites. Sólo sabes cuánto puedes lograr cuando te presionas hasta el límite. Mi trabajo es poner a los peloteros en la situación en que puedan tener éxito. Y si ellos son exitosos, yo también lo seré”.

El dato:

Rick Sweet es el octavo en una zaga que comenzó el Chico Carrasquel, nada menos: la de pilotos que han dirigido tanto al Caracas como al Magallanes. La lista incluye a Felipe Alou, Phil Regan, Tim Tolman, John Tamargo, Dave Hudgens y Frank Kremblas. En su currículo trajo dos premios recientes como Manager del Año en la Liga Internacional triple A, en 2008 y 2009

Cuestión de estilo

El nuevo manager de los Leones, Rick Sweet, prometió que dará su propio orden al bullpen.

“No sé de algún equipo que haya sido campeón con un cerrador por comité, muy pronto nombraremos a un cerrador”, señaló acerca de la decisión de Tim Teufel, que usó a varios pitchers en ese rol.

También indicó que basará su trato con la cueva sobre “la comunicación”, otra posible diferencia, si se toman en cuenta las versiones en voz baja que corren desde hace algunos días, críticas al estilo de Teufel y su supuestamente tensa relación con la nómina.

“No hablo casi nada español, pero puedo comunicarme”, agregó Sweet. “Espero que vean en mis ojos la pasión que siento por el juego”.

Publicado en El Nacional, el viernes 18 de noviembre, de 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante