Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

Deolis Guerra y un inusual draft de la regla 5

El
Emergente
Por Ignacio
Serrano

El draft de
la regla 5 siempre ha sido noticia para Venezuela, desde que Manny Trillo fue
tomado por los Atléticos en su capítulo de ligas menores, cuando Trillo todavía
era receptor y no soñaba con ser miembro de nuestro Salón de la Fama.

Trillo
llegó a las mayores con Oakland, aunque fue con los Cachorros y sobre todo con los
Filis que tocó el cielo con las manos. O con el guante, habría que decir, tratándose
del mejor camarero criollo de todos los tiempos.
El draft de
la regla 5 tiene varias escalas: se realiza el último día de cada Mitin
Invernal, comenzando por el capítulo de Grandes Ligas y yendo luego a triple A
y doble A.
Su
fundamento es muy sencillo. Los equipos pueden tomar a precio de baratija
cualquier jugador no protegido, en el entendido de que ellos sí tienen lugar
para él en una categoría superior.
Balbino Fuenmayor
parecía el predestinado. Lo asegurábamos acá, pero también lo decían Baseball America, MLB.com, ESPN.com y MiLB.com. Demasiados analistas opinando
igual, para no considerar la sorpresa de ver a los clubes pasar de largo.
Al final
fue Deolis Guerra, no “Balbineitor”, el nativo seleccionado esta vez. Doble sorpresa,
aunque justificada escogencia por parte de los Ángeles.

Es apenas la
tercera oportunidad en que un pelotero del patio con experiencia previa en la
MLB es tomado en el draft de la regla 5.

Le pasó primero a Ramón García. Después de dos fallidas experiencias arriba, fue tomado por los Astros y se convirtió en sólido abridor de esa divisa en 1997, que resultó su último torneo, por la aparición de las lesiones.

Le pasó
también a Alejandro Machado, ¿lo recuerdan? Fue un buen shortstop con cierta
vocación ofensiva, bateador de líneas y buen conversador. Caraqueño y de los Leones,
ya había jugado con los Medias Rojas en 2005, cuando Boston le dejó fuera del
roster de 40 y saltaron los Mellizos para tomarle, en diciembre de 2006.
Machado
nunca pudo estrenarse arriba con Minnesota. Aquella en el Fenway Park fue su
única experiencia, porque por esas fechas se lesionó el brazo y su carrera se
descarriló, lamentablemente. Hoy está en el retiro.
Los demás,
desde William Cañate hasta Odúbel Herrera, pasando por Johan Santana y Endy
Chávez, tuvieron su primera oportunidad en las mayores gracias a la regla 5.
Guerra es
una buena pieza. Tiene control y un efectivo cambio de velocidad, que le hacer
ver efectivo ante los bateadores zurdos. No le fue bien en su primera
experiencia arriba, con los Piratas, pero parece un buen candidato a quedarse.
Será un
desafío mayor. El oeste de la Americana es tan complejo como el centro de la
Nacional, con algunos estadios especialmente ofensivos. Pero está sano, tiene
la experiencia y las herramientas.
¿Y Fuenmayor?
¿Qué pasó con Balbineitor? A su edad y con esos números en doble A, parecía seguro
que le tomarían. Había dos limitantes, que al parecer privaron: su salud, pues se
recupera de una cirugía en la rodilla, y su posición.
Vaya un ejemplo.
Los Filis al parecer estuvieron tentados en adquirir al slugger criollo, pero
no tenían donde ponerlo, pues tienen ocupada la inicial y el toletero derecho
no defiende otro rincón en el diamante.
No había,
al parecer, un equipo con una vacante en primera o en el rol de designado. Y como
no ha probado ser capaz de ir al left, se mantuvo con los Reales.
Le tocará
graduarse en Kansas City, con obstáculos importantes: Kendrys Morales y Eric Hosmer.
Fuenmayor tiene
tanto o más poder que ellos. Pero tendrá que demostrarlo.
Publicado en El Nacional, el sábado 12 de diciembre de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.