El Emergente

El Emergente

Aníbal el Grande, conquistador de San Luis

El lanzador
venezolano le arrebató la ventaja de campo a los Cardenales en el inicio de la Serie
de Campeonato, este viernes, y lo hizo bordando un blanqueo combinado de un
solo hit
Por Ignacio Serrano
El pitcher que desde mayo ha sido garantía de triunfo para
los Nacionales le arrebató este viernes la ventaja de campo a los Cardenales,
en el inicio de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, con una joya sin
hits hasta el octavo inning y aplausos del público rival al marcharse del
terreno de juego.
Aníbal Sánchez es el lanzador con menos nombradía entre los
cuatro principales abridores de Washington. El manager Davey Martínez esperó
hasta el último día para anunciar, el jueves, que sería él quien comenzaría el
duelo contra San Luis, en vez de un Max Scherzer con tres días de descanso. Pero
ser el menos famoso del cuarteto no le ha restado efectividad.

El venezolano amarró al peligroso lineup de los pájaros
rojos, al punto de que nunca estuvo atrás en la pizarra y un solo hombre le
pisó la tercera almohadilla, Kolten Wong, ayudado por un error del catcher Yan
Gomes al disparar a la segunda para tratar de ponerlo out.
No debería sorprender. Aunque su apellido no es Scherzer,
Strasburg ni Corbin, ha tirado cuatro juegos completos de un hit en su carrera
y prácticamente se estrenó con un no-no al llegar a las Grandes Ligas, en 2006.
Mejor todavía, desde que en mayo terminó con su inicial seguidilla de 6
derrotas, los Nats han ganado 16 de los 24 juegos en los que ha estado él sobre
el montículo.
Sánchez ha sido tan consistente como esperaba la divisa al
contratarle como agente libre. Incluso, ha potenciado esa capacidad al llegar a
los playoffs. Apenas ha recibido cinco imparables y una carrera en los 12.2
actos que ha recorrido en este octubre y tiene 2.50 de efectividad de por vida
cuando llega la postemporada.
Dobletes de Howie Kendrick y Gomes produjeron la primera
carrera, en el segundo acto. Triple de Adam Eaton y sencillo de Kendrick
pusieron en el séptimo el 2 por 0 final.
Sánchez navegó sin problemas a pesar de ser tan estrecha su
ventaja. Muchísimos de sus envíos viajaron a menos de 90 millas por hora. Pero
su repertorio es enorme y su precisión al mezclar velocidades y golpear el
borde de la zona de strike son sus aliados.
Su compatriota José Martínez fue el único capaz de descifrarle. Lo hizo en el octavo pasaje, con dos outs y como emergente, con
una línea que cayó delante del center. Y nada más. Nadie más.
El triunfo es grande por muchas razones. Ocurrió sin el
receptor titular Kurt Suzuki y sin el centerfielder Víctor Robles, afectados
por problemas físicos. También sin el cerrador Daniel Hudson, ausente por
permiso de paternidad, lo que obligó a usar a Sean Doolittle para los últimos
cuatro outs. Y sucedió en casa ajena, al empezar el duelo al mejor de siete
juegos, arrebatándoles la ventaja de campo a los campeones de la División
Central.
Sánchez conquistó San Luis y puso a los Nacionales un poco
más cerca de su primera Serie Mundial.

Publicado en El Tiempo Latino de Washington, el viernes 11 octubre de 2019.

Revisa otras noticias de los grandeligas venezolanos haciendo click aquí.

Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente? Claro que sí Quizás más adelante