El Emergente

El Emergente

La década en que Babe Ruth fue despedido tres veces

Por Joaquín Villamizar
Historias del diamante

Hoy vamos a hablar acerca de algunos tips del beisbol de
Grandes Ligas, entre 1935-1939.

Luego de 21 temporadas con el uniforme de los Yanquis de
Nueva York, Babe Ruth vio terminada su permanencia en este equipo, 20 días
después de haber cumplido 40 años de edad. Lo dejaron libre el 26 de febrero de
1935. Pero los Bravos de Boston lo firmaron en seguida, no sólo como jugador,
sino también como asistente del manager Bill McKechnie y además como vicepresidente
de la organización.
En 28 juegos con su nuevo uniforme sacó 6 jonrones, 3 de
ellos en un mismo juego en Pittsburgh, el 25 de mayo y fueron los últimos de su
gran carrera; 712,713 y 714.
Hablaba que sus piernas le dolían todo el día y siempre dijo
que su gran poder radicaba en sus piernas (algunos decían que sus piernas
delgadas no compaginaban con su cuerpo, ya que eran muy delgadas y parecían de
baletista. El 2 de junio de 1935, cuando jugaban en Filadelfia, ante una docena
de reporteros reunidos en el clubhouse de los visitantes, Ruth y el dueño de
los Bravos de Boston, Emil Fuchs, anunciaron que el Babe no jugaría más y que
también había sido despedido como asistente del manager y como vicepresidente.

Los Bravos iban entonces rumbo a sufrir 115 derrotas en la
temporada. Sólo ganaron 38 juegos ese año. Pero el récord de derrotas de todos
los tiempos en las Grandes Ligas es de las Arañas de Cleveland de 1899, en la Liga
Nacional, que terminaron con 20-134.
Durante la Convención de Invierno de 1935, los propietarios
de equipos de la Liga Americana negaron su voto al beisbol nocturno. La Liga
Nacional lo había aprobado el año anterior. Por eso, al comenzar la temporada
de 1935, el estadio Crosley Field de Cincinnati, tenía alumbrado y lo
inauguraron el 24 de mayo con victoria de los Rojos sobre los visitantes Filis,
2-1. Larry McPhail, al frente de los Rojos, había sido uno de los ejecutivos
más entusiastas con esta novedad.
En 1936, aunque faltaban 3 años para la inauguración del Salón
de la Fama del beisbol, en Cooperstown, comenzaron a elegir candidatos a ser
elevados al altar. El 2 de febrero de este año 1936 fueron escogidos Ty Cobb,
Babe Ruth, Honus Wagner, Walter Johnson y Chisty Mathewson. El que más votos  recibió fue Cobb, 222 de los 226 posibles de
otrora.
El 9 de diciembre de 1936, los dueños de equipos de la Liga
Americana cedieron finalmente en cuanto a los juegos nocturnos, pero sólo
autorizaron a un equipo, como prueba, los Carmelitas de San Luis, quienes
estaban preparándose con las instalaciones del alumbrado. Votaron el caso
durante la convención de junio.
El 26 de mayo de 1937, el comisionado Ken Landis decidió
modificar el sistema para escoger a los integrantes de los equipos a participar
en el Juego de Estrellas. Hasta entonces, eran elegidos por los fanáticos.
Landis, dijo: “Eso no es, ni puede llegar a ser todo lo correcto que debe
garantizarse. Termina siendo injusta la escogencia”. Entonces, dispuso que los
managers a enfrentarse en cada Juego de Estrellas escogieran a sus peloteros.
Es decir, dos personas escogerían a los peloteros del Juego de Estrellas, ¿qué
tal?
En 1938 se establece el récord inigualable del pitcher zurdo,
entonces de 24 años, Johnny Vander Meer, de los Rojos, con dos no hit-no run
seguidos. Una de las hazañas más grandes y difíciles del beisbol de las Grandes
Ligas. El 11 de junio en el Crosley Field de Cincinnati, con 10.311
espectadores en las tribunas, se enfrentaron los Bravos de Boston y los Rojos, y
este último equipo ganó 3-0 con el primer no hitter de Vander Meer. Pero… lo
extraordinario ocurriría cuatro días más tarde. El 15 de junio de 1938, Johnny
y su equipo estaban de visita en el Ebbets Field, para realizar el primer juego
nocturno en ese estadio de Brooklyn contra los Dodgers. Acudieron a esa cita 38.748
personas. Vander Meer, lanzó otra vez sin permitir imparables ni carreras, pero
concedió ocho bases por bolas, tres en el noveno inning, cuando tenía un out.
La solución: dominó a Ernie Koy, quien bateó un rolling por tercera base y hubo
out en home. Después, Leo Durocher, elevó un fly hacia el centro corto y el centerfielder
Harry Craft corrió mucho para capturar finalmente el out 27. Así, Vander Meer
consiguió dos no hit-no run consecutivos, lo que nadie más ha logrado. Uno de
los récords más difíciles de batir, porque para romperlo debes lograr tres no
hit-no run seguidos.
También en 1938, los equipos de Nueva York (Yanquis, Gigantes
y Dodgers) aceptaron las transmisiones radiales desde ese año. En triunfo de
los Yanquis sobre los Medias Rojas, Lou Gehrig llegó a 2.000 juegos
consecutivos, contándolos desde el 1° de junio de 1925. Iba rumbo a su total de
2.130, alcanzado el 30 de abril de 1939. Ese fue el récord hasta que lo superó
Cal Ripken Jr. con 2.632, desde el 30 de mayo de 1982 hasta el 19 de septiembre
de 1998.
A fines de 1938, Babe Ruth fue contratado por Larry McPhail
como coach de primera base de los Dodgers, a cambio de 15 mil dólares para una
temporada. Ruth soñaba con ser manager. Pero cuando en 1939 los Dodgers
contrataron a Leo Durocher para dirigirlos, el Babe no tenía ningún tipo de
chance de seguir con el club. Durocher era su enemigo personal, desde que fue
acusado por Ruth de robarle su reloj de oro cuando los dos jugaban para los
Yankees. Ruth siempre dijo tener pruebas que Leo había sido el autor del robo y
Durocher dijo que en donde lo viera lo golpearía. Hubo que salir de Ruth.
El 12 de junio de 1939 abrió sus puertas el Salón de la Fama
del beisbol de Cooperstown y elevaron a 26 elegidos en los cuatro años desde
1936, de los cuales había 11 vivos, quienes asistieron a la ceremonia. Además,
15.000 personas fueron a la inauguración y transformaron la vida tranquila de
ese pueblo de 2.000 habitantes.

La primera transmisión de un juego de beisbol de Grandes
Ligas por televisión fue realizada el 26 de agosto de 1939 en Ebbets Field,
Brooklyn, donde los Dodgers recibían a los Rojos. Transmitió W2XBS y el
narrador fue Red Barber. Se usó una sola cámara, situada en la tribuna central
detrás del home.
Finalmente, en este año de 1939, la Liga Americana aceptó
entrar en la era de los juegos nocturnos. El primero en el Shibe Park de Filadelfia,
fue el 16 de mayo de este año de 1939. Los Indios ganaron 8-3 a los Atléticos
en 10 innings.
Lou Gehrig, que se había retirado este año de 1939, el 2 de
mayo, por graves dificultades de salud (sufría de Esclerosis Lateral
Amiotrófica o Enfermedad de Lou Gehrig. El mal recibió su nombre, ya que se
desconocía de esta enfermedad hasta que Lou enfermó y se estudió a fondo). Dejó
así su record en 2.130 juegos consecutivos. Y luego fue homenajeado en Yankee
Stadium el 4 de julio. Gehrig comenzó esa tarde su discurso con la frase que
inmortalizaría: “Hoy soy el hombre más afortunado sobre la faz de la tierra”.
Es historia, amigos.

Joaquín Villamizar

Fuentes: Diario New York Times, 1937. Cinco mil años de
beisbol, por Juan Vené.

One thought on “La década en que Babe Ruth fue despedido tres veces

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante