El Emergente

El Emergente

El inolvidable estreno del Kid Rodríguez

Por Pablo Ocariz
@OcarizPablo
No me gustan las estadísticas tradicionales. Cosas como los juegos
salvados o los juegos ganados dependen completamente de la situación en la que
un lanzador es utilizado y de qué tan bueno es tu equipo, cosas que el pitcher
no puede controlar. Pero la realidad es que ya utilicé todas las métricas y
estadísticas avanzadas posibles para proponer al Kid Rodríguez como el segundo
mejor relevista de la historia de las Grandes Ligas.
Al mismo tiempo, el beisbol es un deporte de records. Pete
Rose no tiene el mejor average de bateo en la historia, pero es considerado uno
de los más grandes bateadores de contacto porque tiene el récord de más hits en
la historia. Las mayores renacieron después de la huelga laboral del año 1994
gracias a la persecución que Sammy Sosa y Mark McGwire protagonizaron tras el récord
de jonrones en una temporada, en 1998. Los números más asociados con Barry
Bonds son el 73 y el 762, por sus cuadrangulares, y es una figura polémica porque
le “robo” el récord de cuadrangulares a Hank Aaron. 





Menciono todo esto para decir que en el mundo del béisbol, para
ser realmente recordado, para escribir tu nombre en la historia de este
deporte, tiene que haber algún record. Y si vamos a hablar de grandeza, de los
titanes del juego, entonces tienes que haber hecho algo que nadie había hecho
antes.
Si ustedes saben cosas del Kid, saben que hay algo obvio que
pudiese decir aquí. Un récord histórico que el Kid batió con los Ángeles. Vamos
a dejar esa cosa tan obvia para más adelante.
Ahorita mismo les quiero hablar de cuando el Kid aún no
había hecho las cosas que confirmaron su grandeza. Cuando el Kid apenas había
lanzado 5 innings en la MLB, cuando apenas tenía 20 años de edad y llevaba
menos de 3 años en los Estados Unidos, el apagafuegos criollo estaba a menos de
un mes de camino de lograr algo que solamente Randy Johnson había hecho.
En el año 2001, los Diamondbacks de Arizona fueron campeones
gracias a un legendario dúo de abridores: Curt Schilling y, por supuesto, Johnson.
Nota al margen: no es posible sobreestimar el esfuerzo de
ambos, Schilling y Johnson, en esa postemporada. Ambos lanzaron más de 40
innings, ambos tuvieron una efectividad que comienza con 1 y ambos están entre
los 5 pitchers con más innings tirados en un playoff en la historia. Es algo
realmente increíble.
En esa ocasión, Johnson hizo algo que nadie había hecho en
la historia. Ganó 5 juegos en la postemporada. Mucha gente había llegado a 4.
Es más, había sucedido 3 veces en los 5 años previos a 2001. Pero Johnson hizo
historia en el último juego de la Serie Mundial contra Derek Jeter y los Yanquis,
ganando su quinto juego y capturando el primer trofeo en la historia de Arizona
(no solo en beisbol, sino en cualquier deporte profesional). Lo hizo en una
aparición de relevo en el noveno inning, en la cual Johnson salió de la entrada
por la vía del 1-2-3 (así de fácil).
Por más increíble que sea que Johnson lograra esto a los 38
años de edad, también hay que entender que si alguien podía romper ese récord, era
él. En 2001, ya había ganado 4 premios Cy Young y ganaría uno más antes de
retirarse. Es uno de los mejores pitchers en la historia del deporte. Había
sido héroe varias veces para los Marineros, antes de mudarse a Houston y a
Arizona. Johnson es increíble, y justo por eso, este record no era imposible
para él. Porque él es Randy, ¿sabes? The Big Unit. NADA era imposible para él.

Ahora puedes apoyar a ElEmergente. Haz click aquí y sé parte de esta comunidad. La cantidad más pequeña cuenta
Pero vamos a volver al cuento de un chamo caraqueño de 20
años que puede contar sus capítulos lanzados en las Mayores con una sola mano.
El niño, o mejor dicho, el Kid, que llevaba 3 años probando en un país
extranjero.
Los Ángeles de Anaheim de 2002 tenían 16 campañas sin llegar
a la postemporada, desde 1986. Su cerrador se llamaba Troy Percival, no
Francisco Rodríguez. Sus bateadores no eran extraordinarios; sus dos mejores toleteros
en la justa regular fueron Tim Salmon y Brad Fullmer. Ni el uno ni el otro fue
al Juego de Estrellas, ni tuvieron un OPS por encima de .900, y ninguno botó más
de 30 pelotas del campo. Y, les repito, Francisco tenía 20 años de edad. No era
la fórmula perfecta para romper, o siquiera empatar, ningún récord de pitcheo
de la postemporada. Pero el beisbol crea magia de la nada.
Eso es lo que el Kid fue en la postemporada del año 2002.
Magia. Obviamente rompió el récord de juegos ganados. Pero al mismo tiempo, mantuvo
una efectividad por debajo de 2, permitió solo 5 carreras limpias en 11 juegos
lanzados y permitió solo 2 cuadrangulares.
Otra nota al margen: uno de los jonrones fue de Bonds, en plena
Era de los Esteroides, así que no cuenta para nosotros. Porque fue a Barry
Bonds. Con esteroides.
K-Rod también impuso una marca con el mejor average de
ponches por cada 9 innings en una postemporada en la historia, con 13,5 fusilados.
¿Y cuántos boletos entregó en promedio? Apenas 2,5.

TAMBIÉN:
Esta postemporada es legendaria por el récord, básicamente.
El caraqueño es recordado en 2002 por la marca de triunfos. Pero la zafra toda es
impresionante, es increíble, por mucho más que solo eso. Es increíble porque únicamente
tenía 20 años de haber nacido. Porque tuvo el récord de más ponches por juego.
Porque solo el inigualable Johnson había hecho algo así. Porque ponchó a Barry
Bonds en la Serie Mundial.
El beisbol se trata de récords y se trata de momentos. Estas
son las dos cosas que cimentan tu nombre en la historia. Y este fue el momento
del Kid. El primer momento, el primer récord, el episodio que empezó el legado
de quien es el segundo mejor cerrador de la historia, detrás del inefable
Mariano Rivera.
Hoy íbamos a terminar esta serie de trabajos sobre el Kid
Rodriguez. Pero no será posible hacerlo sin una última entrega más. Y será una
nota sobre el record más obvio que recordamos de él.

Pablo Ocariz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Te gustaría recibir notificaciones de El Emergente?    Claro que sí Quizás más adelante