Publicidad El Emergente

El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. Demos un vistazo a la travesía obligada del Magallanes

EL EMERGENTE

Por Ignacio Serrano

Los Navegantes del Magallanes acaban de entregar a un joven lanzador, abridor potencial, grandeliga este mismo año con los Marlins de Miami, a cambio de un veterano relevista, que pasó por México y hoy se encuentra en la liga de verano.

Ese es el resumen del canje realizado esta semana con Cardenales de Lara. Y dicho así, crudamente, suena cruel e injusto. Porque aunque Luis Madero parece tener casi toda su carrera por delante, Wilking Rodríguez puede llegar a ser un muy adecuado relevista.

El párrafo inicial de esta columna, sin embargo, sirve para exponer la incómoda situación de la nave «a calzón quitao», como decían los abuelos.

No hay organización en la LVBP con mayor cantidad de bigleaguers que los turcos en 2021. Y si se mira hacia abajo, en las Ligas Menores, decenas de magallaneros esperan el momento de jugar en Venezuela.

El problema es que, al menos hoy, ninguno puede hacerlo.

Mientras los bucaneros estén fuera del Winter Agreement, no pueden utilizar a sus peloteros y técnicos con lazos en el sistema de MLB. Es un cuento que ya se hace viejo. Se remonta a mediados de 2019 y no se ha resuelto todavía, a pesar de los trámites que se siguen haciendo y del visto bueno que seis de los ocho clubes de la liga ya recuperaron.

Y sí, hay optimismo en el circuito en cuanto a que pronto terminará la exclusión. Pero como apuntaba esta misma semana Max Branger, presidente de la centenaria divisa, el torneo se les viene encima. Hay que atender lo urgente. Y lo urgente es el Día Inaugural.

Un Día Inaugural que probablemente se fije a finales de octubre. Faltarían exactamente dos meses para eso.

Toca, pues, seguir esa ruta que de manera más radical han recorrido los Tigres de Aragua, el otro ausente del Winter Agreement.

El Magallanes, hasta ahora, ha sabido lidiar con el visto malo de la OFAC. Lo hizo en la 2020-2021 con una importación competitiva, quizás la mejor de la LVBP, en términos globales, y apelando a una profundidad que, además de bigleaguers y ligamenoristas, incluye suficientes veteranos para las distintas posiciones del cuadro y el staff.

Es cierto que a los turcos les costó anotar carreras en la última eliminatoria. Fueron penúltimos en ese renglón, aunque igual pelearon la cima en su división. Pero lo que estamos viendo ahora parece copiar el libreto del año pasado, con alguna diferencia.

Así como en 2020 la determinación de la oficina fue fortalecer la defensa, en 2021 la labor es clara: potenciar el relevo.

Los Navegantes tienen brazos hasta ahora suficientes para armar una rotación criolla: Erick Leal, Wilfredo Boscán, Henderson Álvarez, Félix Doubront, Iván Andueza, Robert Zárate y Yohander Méndez son nombres para considerar. Quizás no todos vayan a estar aptos, pero es un grupo grande y llegarán otros nombres. Incluso algunos agentes libres de Ligas Menores podrán aprovechar la transitoria condición para reportarse, como pasó meses atrás con un puñado.

Madero, en ese sentido, es una pieza de más valor hoy en día en el beisbol organizado. Pero ni ha debutado en la LVBP ni puede ahora mismo lanzar para el recién anunciado manager Wilfredo Romero. Es un sacrificio, sí. Pero viendo las circunstancias, es un sacrificio tolerable para los filibusteros. Porque nunca ha sido pieza activa ni podía serlo de inmediato.

Rodríguez, como antes Arcenio León, tienen una tarea muy clara. Les decía arriba, en esta columna, que arreglar la defensa fue la bitácora a seguir hace un año. Y se logró con la adquisición del campocorto Engelb Vielma, la firma del utility Gabriel Noriega, la contratación del estadounidense Cade Gotta para el jardín central y la presencia del receptor Carlos Pérez. Ahora luce que la oficina está en el bullpen.

(Y sí, es verdad que Pérez actualmente está en las Menores de los Atléticos de Oakland, pero va a ser agente libre al finalizar la zafra y muy probablemente estará en situación de regresar… o al menos es lo que posiblemente esperen en Valencia.)

LEE TAMBIÉN:

EL EMERGENTE. ¿Puede vivir el Magallanes sin Yohán Pino? ¿Puede Arcenio León ser una solución?

EL EMERGENTE. Lo que gana y lo que pierde el Zulia en su cambio con el Caracas

EL EMERGENTE. Analizando el cambio entre Tigres y Leones

¿Por qué el cuerpo de bomberos?

Magallanes tuvo un pitcheo más que aceptable en la pasada eliminatoria. Sólo Lara tuvo mejor efectividad colectiva. Pero lo ocurrido en la semifinal tiene que ser una llaga. No puede negarse que el manejo del pitcheo en esa etapa sorprendió. Pero con o sin ese elemento, el resultado fue que los brazos del Magallanes no pudieron parar a los bates de Caribes de Anzoátegui. El sueño de disputar la serie decisiva se diluyó a fuerza de bombazos rivales.

Así que tiene sentido la llegada de Rodríguez, como antes la de León. Si el nuevo tripulante puede tirar strikes, es un apagafuegos de temer. Su recta viaja todavía a 97-99 millas por hora, dicen los reportes en México. Tiene experiencia ganadora en playoffs y todavía es relativamente joven. O no está viejo, si prefiere verse así. Tiene 31 años de edad.

El cuerpo técnico tendrá la tarea de evitar los lapsus en que a veces incurre este tirador de buena lisa y slider. Si pueden tenerle en ritmo todo el campeonato, lo que no pasó recientemente con Cardenales, la afición celebrará. Porque en ese caso sufrirán los toleteros contrarios.

Mientras tanto, a los Navegantes les toca seguir jugando con reglas que detestan. Cuentan con una nómina envidiable y no pocos en Venezuela ansían vestir esa camiseta. Pero en tanto sigan fuera del Winter Agreement, esta es la bitácora obligada.

Por Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego. Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano

Revisa aquí el archivo de columnas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.