El Emergente

El Emergente

Boston quiere dar otra sorpresa… y ya tiene cómo lograrla

La victoria que arrebataron los Medias Rojas de Boston a los Astros de Houston este sábado, en las Series de Campeonato de la MLB, amenaza con allanar el camino de otra sorpresa a favor del equipo que dirige el puertorriqueño Alex Cora.

Los bostonianos han ido más lejos de lo que se esperaba al inicio del Spring Training. Luego de un decepcionante 2019 y un mediocre 2020, parecía el momento de abordar una difícil reconstrucción.

Y así parecía que iba a ser. Se fueron Andrew Benintendi y Jackie Bradley Jr. También Michael Chavis y José Peraza. Mitch Moreland estrenó otro uniforme y Chris Sale comenzó el año en rehabilitación.

Esta es una escuadra muy distinta, en comparación a la del año pasado.

Era difícil augurarle una postemporada a los patirrojos. Los vaticinios primaverales hablaban de una eliminación casi segura. Pero llegaron al juego del comodín. Y dejaron en el camino a unos Yanquis de Nueva York que tenían mayor nómina y mejor cartel. Y destronaron a los favoritos Rays de Tampa Bay, los campeones defensores de la Liga Americana.

Ahora, claro, piensan en la Serie Mundial. Y lo sucedido en el duelo sabatino es un espaldarazo en esa dirección.

El triunfo a palos, ocurrido en el Minute Maid Park, 9 carreras por 5, sirvió para robarle la ventaja de campo a los Astros. La serie pudiera terminar en Fenway Park si cualquiera de los dos barre entre lunes y miércoles.

Y los Medias Rojas son especialmente peligrosos en su hogar. Allí ganaron 49 veces contra solo 32 caídas en 2021.

Houston, en cambio, dejó marca de 44-37 cuando jugó como visitante.

Los pupilos de Cora maximizan su poder cuando están en su feudo. Necesitarán hacerlo nuevamente, porque su contrincante sigue siendo el favorito. Aunque el as Justin Verlander ha estado fuera todo el campeonato y su sucesor Lance McCullers Jr. se perderá las Series de Campeonato por lesión, todavía hay fuerza en el staff de Dusty Baker.

El mexicano José Urquidy y el dominicano Framber Valdez esperan para tomar la pelota y recomponer el entuerto del sábado. Zack Greinke pudiera ser el otro abridor, pero no comienza un juego desde el 14 de septiembre. Y si el elegido es Jake Odorizzi, sus números prometen poco para los texanos.

El panorama súbitamente se ha equilibrado.

Los Medias Rojas anotaron más de 5 carreras por juego en el torneo regular. Sus bates pueden ser muy dañinos, como lo demostraron el cubano americano JD Martínez y el quisqueyano Rafael Devers con sus dos Grand Slams.

Jamás en los playoffs de la MLB había ocurrido que una misma escuadra largara jonrones con las bases llenas en los dos primeros innings de un mismo duelo. Boston quiere hacer historia.

LEE TAMBIÉN:

José Altuve: el que paga los platos rotos y da los batazos decisivos

Los de Cora todavía tienen mucho que demostrar. Su discreto cuerpo de lanzadores, que tuvo la misma efectividad que el promedio de las Grandes Ligas en el actual torneo, está ante la alineación que más carreras anotó en la temporada.

Pero el golpe sabatino puede valer doble. Por lo pronto, le dio a los patirrojos la ventaja de campo, con la oportunidad de terminar todo en el Fenway Park.

Por Ignacio Serrano

Publicado en El Tiempo Latino, de Washington, y El Planeta, de Boston, el sábado 16 de octubre de 2021. Aquí el original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.