El Emergente

El Emergente

EL EMERGENTE. Leones del Caracas: ¿fue una buena o una mala temporada?

EL EMERGENTE

Por Ignacio Serrano

Un viento fresco se sintió en predios caraquistas al acercarse la Navidad. Después de dos temporadas fútiles y una década sin coronas, los Leones estaban en racha ganadora y hasta amenazaban con adueñarse del segundo lugar de la ronda eliminatoria, cosa que por muy poco no consiguieron.

El aire se volvió un poco irrespirable después, al llegar enero. Luego de dividir al inicio del Round Robin semifinal, el Caracas perdió ocho encuentros en fila. Su eliminación del campeonato 2021-2022 se dio por segura mucho antes de que llegara la sentencia matemática.

Hasta se convirtió en chiste replicar la reseña diaria con el juego de probabilidades que enseñaba el microscópico chance que «oficialmente» les permitía vivir un día más.

Estos son los dos extremos entre los que se mueven los fanáticos de cualquier deporte. Pero en el caso de los melenudos, hay dos detalles que tornan más amargo el debate. Una década sin títulos (12 años ya, en realidad) es demasiado tiempo para cualquier legión, pero sobre todo para una que disfruta del hecho de ser la franquicia más ganadora en la historia de la LVBP. Y es que algunas versiones recientes de la divisa realmente han sido muy poco competitivas.

¿Cuál debería ser el balance final, luego de rematar con vigor la fase regular y quedar fuera en los playoffs? ¿Fue una buena campaña o fue mala? ¿Hubo mejoría o fue un fracaso?

Como todo en la vida, puede haber un poco de ambas cosas. E incluso más.

La larga sequía obliga a concluir que todo torneo sin un anillo de campeón tiene que asumirse como un fracaso. A fin de cuentas, los equipos no deberían plantearse como meta última de una justa el simplemente pasar a la postemporada. O terminar sobre .500, ganar determinada serie particular. El objetivo común es alzar el trofeo el último día de acción.

Dicho eso, vayamos a aquello que a algunos disgusta, con comprensible impaciencia. Se puede perder después de batallar. O se puede dar lástima. Se pueden generar expectativas más o menos fundadas mientras avanza el calendario. O se puede contar con el estigma de ser uno de los clubes «eliminables» desde el mismísimo Día Inaugural. Incluso se puede avanzar o retroceder respecto al año anterior.

Todos estos son matices, por supuesto. Repito la premisa original: ningún gerente saldrá al combate diciendo que su objetivo de esa zafra será cosechar un récord positivo y ya. Todos hablarán de lograr el campeonato. Y es lo que anhela la afición.

Los Leones, en ese juego de matices, venían de una 2020-2021 lamentable. No tuvieron pitcheo, no tuvieron figuras, no tuvieron buenos resultados. Y la 2019-2020 también había sido para el olvido. Porque la orden fue restringir el presupuesto de la escuadra y la gerencia apenas tuvo recursos para armar el roster, lo que se admitió públicamente y tuvo un claro reflejo en el terreno.

Esta 2021-2022, entonces, resultó una buena temporada, vistos aquellos extremos.

Caracas animó y compitió. Fue mejor que cinco de sus rivales en la eliminatoria y a punto estuvo de superar también al Cardenales. Su pitcheo fue asentándose en la segunda mitad, hasta terminar con una rotación estable e incluso respetable, que tuvo a dos grandeligas en ejercicio, José Mujica y Jhonathan Díaz. Surgieron algunos nombres para el futuro cercano, como el patrullero Ángel Aponte. Se consolidaron otros, como el receptor Jhonny Pereda.

Hasta el desastre de la semifinal tuvo una pequeña redención, en el carácter mostrado por los peloteros. Porque, en vez de abandonarse a la derrota, decidieron al menos hacerle la vida imposible a sus rivales. Y lo consiguieron. La eliminación de Lara bien puede explicarse por aquella última caída en el Universitario.

La dirección de José Alguacil levantó la vara respecto a cómo venía siendo la conducción de los Leones en este último lapso. Este columnista no puede evaluar aspectos tácticos, porque solo vio los encuentros de los capitanos contra los pájaros rojos y alguno que otro más. Pero Alguacil encabezó un cuerpo técnico de primera para cualquier liga del Caribe. De hecho, él mismo y su coach de banca Lipso Nava han sido managers en LIDOM, en las Ligas Menores y, en el caso del caraqueño, de la Selección Nacional absoluta que consiguió medalla de bronce en el último Torneo de Las Américas.

El ex torpedero es un gerente de peloteros, un manejador de la cueva con resultados y trayectoria. Consolidar ese staff es parte de la solución, no el problema. Pero para que la solución termine con la obtención del ansiado título hace falta algo más que cambiar o no de piloto.

Hacen falta dos cosas que los melenudos no tienen hoy, de hecho.

La primera es presupuesto. Los accionistas del cuadro felino decidieron no competir por la corona en la 2019-2020, al aparecer el veto de la MLB, con la excusa de que la OFAC no se había pronunciado. Su gerencia incluso lo declaró públicamente: no manejaban dinero suficiente para contratar a más y mejores importados, por ejemplo. Y desde entonces, los refuerzos extranjeros de esta divisa han sido peloteros con menos cartel que los contratados por Magallanes, Lara o incluso Aragua, por citar tres. Hasta Margarita, con las finanzas más discretas en la liga, trajo nombres relucientes para la 2021-2022, funcionaran o no.

El confeso recorte ha impactado también en la nómina de criollos. El caso de Juan Graterol es público. Quería jugar, pero quería que le pagaran lo que consideraba era justo. Y la oficina le repondió que no manejaba recursos para satisfacerle. ¿Cuántos casos más así han podido ocurrir, sin que trascendieran? A lo mejor ninguno. O a lo mejor otros más.

Porque el Caracas es uno de los dos clubes con mayor cantidad de bigleaguers en ejercicio. ¿Por qué Cardenales o Caribes pudieron contar con un porcentaje sensiblemente mayor de su nómina grandeliga respecto a los capitalinos?

Es verdad que económicamente todavía son tiempos duros para la LVBP. Por eso, un ejecutivo de una novena con importados discretos nos dijo que, para poder manejarse con el presupuesto que le asignaron los accionistas, debió contratar extranjeros de bajo perfil y dedicar todo lo ahorrado a estimular la presencia de sus figuras venezolanas. Lo cual logró.

Este asunto nos debe llevar al siguiente aspecto que urge en la franquicia, pero lo dejaré para el cierre de la columna. Porque hay señales de que desde lo más alto de la directiva caraquista pueden estar abriendo una brecha que la fanaticada empieza a notar.

Me explico: el Caracas sentía orgullo de estar en la cima de todo, desde los tiempos no tan lejanos de Pablo Morales y Oscar Prieto Párraga. Querían tener el mejor circuito radial, los mejores uniformes, el mejor estadio posible, el mejor roster. Un aficionado que haya asistido al Universitario en 1999 o en 2006 tiene que sentir el contraste con lo que encuentra hoy. Las veces que este año fui al estadio de la UCV me sentí sacudido por la duda. ¿Qué más están recibiendo los aficionados, más allá de ver un juego de pelota? ¿A dónde ha ido a parar ese «paquete completo» que los Leones ofrecían a los suyos, incluso en tiempos relativamente recientes, unos años atrás, ya en la presidencia de Luis Ávila?

Sí, la crisis del país afecta. Pero los buenos empresarios y publicistas saben que justamente es en tiempos de crisis cuando más hay que promocionar y mercadear un producto.

Y un equipo de beisbol también es un producto. Uno que necesita urgentemente de iniciativas que le reconcilien con su clientela: los fanáticos.

Acabamos de ver la señal más clara, casi diría que escandalosa. Ese promedio de 2.000 aficionados por juego en gradas y tribunas es minúsculo al lado de la media de 14.000 espectadores por choque que tenían hace apenas siete años. ¡Es que además está por debajo de la rata de asistencia de equipos que son homeclub en ciudades mucho más pequeñas que Caracas!

Sí, la pandemia tuvo que ver. También la emigración masiva de venezolanos, especialmente de esa clase media que compraba un abono cada año. Y la dificultad de los que nos quedamos para poder ganarnos el pan de cada día, no digamos ya de entretenernos. Y la restricción de la boletería a 40 por ciento de la capacidad de cada parque (que en el caso del Universitario serían unas 8.000 almas por cotejo).

Pero si alguien reduce costos en todas las áreas, es muy probable que haya consecuencias.

Y ojo, hubo asistencias discretas a gradas y tribunas en todos los escenarios, comparando con cinco años atrás. Pero algo bueno deben estar haciendo en plazas como Puerto La Cruz o Barquisimeto para conseguir una mayor fidelidad de su gente. Los números están allí.

Todo esto tiene relación con el aspecto último que quería abordar en esta columna. Los Leones necesitan todo lo que arriba se cita, pero también necesitan tener «caballos» en el roster. Esta divisa siempre tuvo a tres o cuatro Bob Abreu, Henry Blanco, Jesús Guzmán, Omar Daal, Carlos Hernández, Marco Scutaro, Ugueth Urbina, Alex González, Roger Cedeño. Peloteros con jerarquía por arriba de la liga, muchos de ellos grandeligas en ejercicio, que adoraban la camiseta y causaban orgullo entre los seguidores de la novena.

¿Quiénes son los caballos ahora? Pudieran serlo los Harold Castro y compañía, esos que no son protagonistas en la MLB y que, en cambio, serían estrellas en el Caribe, como Guzmán o el capitán Blanco en su momento. Preocupan tantas ausencias, como preocupa que Luis Alexander Basabe no jugara con Leones, pero de inmediato se reportara a las Águilas al ser cambiado al Zulia. O que lo mismo haya pasado con Víctor Reyes y Caribes, otro bigleaguer.

Las decisiones para afrontar este panorama –si acaso fuera cierto lo que aquí expongo, que bien puede alguien negar que esta sea la realidad–, las decisiones necesarias, digo, no dependen de la gerencia deportiva o del manager de turno. Son decisiones estratégicas de empresa. El Caracas llegó a ser un estupendo producto de mercadeo porque tenía el producto y tenía el mercadeo. Y eso es algo que corresponde decidir a los accionistas del proyecto, no a los mandos medios.

LEE TAMBIÉN:

EL EMERGENTE. La deriva de los Tiburones

Así que, vista la asistencia de 2.000 personas por juego, el balance de la temporada tiene que ser malo. Visto que ya son 12 años sin títulos, no puede haber satisfacción. Pero sí hay esperanza. Este fue el mejor grupo criollo en el último trienio para los melenudos. Todavía sin los caballos de otrora, jugaron duro y ganaron más juegos de los que perdieron, acaudillanos por un pundonoroso Wilfredo Tovar.

Ese grupo ofrece una base para la 2022-2023, junto a ese cuerpo técnico con tanta o más jerarquía que cualquiera en la LVBP. Añádase el hecho de que la oficina por fin recibió luz verde para realizar cambios con otros clubes, lo que permitió adquirir jugadores útiles para el día a día.

El camino a recuperar la grandeza perdida requiere atender muchos asuntos en simultáneo, es verdad. Pero todo puede y debe comenzar desde lo más alto: los accionistas de la empresa. Todo lo demás está allí, a la espera de recibir el apoyo que devuelva al Caracas a ese lugar que siempre ocupó en el corazón de sus seguidores y en el pasatiempo nacional.

Ignacio Serrano

Ayuda a que El Emergente no se pierda un juego.

Colabora con este proyecto en la página patreon.com/IgnacioSerrano. O apóyalo con cualquier monto a través de paypal.com/ignacioluiserrano.

Revisa aquí el archivo de columnas

25 thoughts on “EL EMERGENTE. Leones del Caracas: ¿fue una buena o una mala temporada?

  1. Buen análisis..y mejor aún.cuando cierra citando.al orgullo caraquista.. WILFREDO TOVAR..leía y leía y nada para WILFREDO..al final mi agradecimiento .por tan VALIOSO PRFESIONAL VENEZOLANO. UN GRAN RECURSO.. DE NUESTRO BEISBOL..!!
    ES SENCILLO. PERO. UN GRAN PELOTERO..!!
    MIS HONORES PARA EL GRAN VALUARTE DE LOS LEONES..!!
    WILFREDO TOVAR..!!

    1. Es verdad, si no hay nombres importantes uno va perdiendo la atención y la motivación por ver al equipo, todos los años hay peloteros nuevos en el roster y uno no se compenetra con ellos, por ejm en los 80-90 tuvimos a jugadores que decir Leones del Caracas era imaginarlos a ellos, Baudilio, Antonio Armas, Gonzalo Márquez, Andrés Galarraga, Omar Vizquel, Leonardo Hernandez, Jesús Alfaro, , Bob Abreu, José Castillo, etc… pero hoy en día no hay quien represente al equipo, estamos huérfanos de jugadores q nos hagan sentir orgullosos de nuestro equipo, la gerencia tiene que pensar que hay una legión de fanáticos que lleva en el corazón y en el alma la grandeza de lo q el equipo representó en el preterito, que no es un equipo que se esta iniciando en la LVBP para estar contratando amateurs todos los años; sabemos de la crisis y la pandemia pero deben hacer algo, la nueva generación no disfruta un campeonato desde hace 12 años y eso va mermando la cantidad de Fanáticos… hagan algo por favor, es urgente.

  2. Muy buen análisis, se dieron algunos pasos hacia adelante, como la adquisición de buenos peloteros que sin ser estrellas aportan su grano de arena y la contratación de unos de los mejores staff de técnicos en el caribe, pero como describe el columnista acertadamente, la mentalidad de la empresa debe cambiar, deben revisarse y dar un paso al lado si no pueden cumplir con las exigencias, cierto es, cada día más duras, pero en época de crisis es que se destacan los buenos gerentes (vease caribes y cardenales y el mismo magallanes).

  3. No lo llames «pasatiempo» Ignacio, detesto ese nombre tan simplejo…Tal vez esa concepción tampoco ayuda a la evolución deseada…Creo que has dado en el clavo, pero yo lo he dicho y lo sostengo cada vez que debo analizar el tema: Ricardo Cisneros, Ateneas Sport Holding como ocurrió en la consentida de la corporación «Venevisión» redujo al mínimo funcional y solo se conforman con «PARTICIPAR» algo que dista mucho de COMPETIR Cisneros «no va a invertir a pérdida» eso lo he escuchado y no termino de digerirlo…Lo cierto es que Cisneros se afinca en proteger e impulsar los negocios que les devengan y mantener en mínimo a los negocios que se traducen en gastos…y ese es el caso del Caracas…Una visión, desde luego, de un empresario que no le interesa ni le anima el negocio del béisbol…

    1. Bastante cierto, dolorosamente cierto para el caso de nosotros los caraquistas, el ver a nuestro equipo gerenciado de una manera mezquina alejada de la grandeza que implica ésta divisa. La cuestión es que Ricardo Cisneros y Ateneas Sport Holding no aplican algo que mencionó Ignacio sobre lo que ofrecía el Caracas en el pasado y que reportaba ganancias, ofrecer un mejor producto obtiene réditos y mercadearlo lo más posible en tiempos de crisis es lo primordial, cosas que éstos dueños no quieren hacer.

      Invertir más en el Caracas bajo la forma de garantizar económicamente la participación de los mejores peloteros criollos en nómina caraquista y que no han jugado más, y traer los mejores importados de la liga hará seguramente que los buenos resultados lleguen y los fanáticos vuelvan al estadio y generen más ingresos, que se vendan los abonos, camisetas y demás souvenirs, cómo indica la lógica, un equipo ganador, con figuras, es un producto más mercadeable que un equipo que sólo participa en la temporada por competir y no más.

  4. Mala me parece que hay mala gerencia no hay peloteros de renombre lo único bueno de Caracas es el star de narradores y comentaristas por se de la capital pero un equipo anímico hasta el leon del estadio no suena como antes ojos soy fanático del cardenales pero observo y veo mucho beisbol lvbp mlb

  5. Mala me parece que hay mala gerencia no hay peloteros de renombre lo único bueno de Caracas es el star de narradores y comentaristas por se de la capital pero un equipo anímico hasta el leon del estadio no suena como antes ojos soy fanático del cardenales pero observo y veo mucho beisbol lvbp mlb

  6. Excelente análisis, cuando el Caracas lo iban a comprar los Cisneros me dije, van ha invertir en el equipo y van a traer buena importación, van a poner en la dirección gente con mucha trayectoria con mucho conocimiento de cómo se maneja un equipo profesional de béisbol, pero nada ha ocurrido así. Porque los Caribes, Cardenales y hasta Magallanes están en el tapete? Por la entrega de todos desde la directiva, la gerencia y hasta el manager, para ser los grandes motivadores en el equipo y creen un ambiente óptimo en el club house.
    Lamento no poder extenderme más para abordar otros aspectos.
    Saludos y felicitaciones Ignacio, dios te mantenga siempre.

  7. Verga amigo yo q soy caraquista, no se q pensar con tantas y tantas cosas q ocurren tras bastidores.. pero si se q sentir y es el amor por la camiseta de leones.. así q bueno a seguir creyendo, y esperando q la mejor franquicia del país vuelva a su sitial de honor… Mucha suerte a Richard Gómez en su gerencia y ojalá lleguen los triunfos.. Saludos Ignacio d parte de Willy el León mayor….

  8. Muy realista este artículo de la situación actual del equipo…Pero mejor aún el analisis de causa y efecto que plantea…Pienso, desde hace un buen tiempo que oa responsabilidad en oa debaxle del otrora poderoso y querido equipo está sustentada por el desamor y desinterés de los actuales propietarios del equipo, y más aún, pienso que los queridos Leones no se recuperarán mientras los propietarios sigan siendo los mismos. Deberían venderselo a alguien como Bob Abreu, que ha expresado en más de una ocasión se deseo de adqurirlo junto con iotros socios interesados…Pero según lo que se ya sabido «le quieren vender un rancho destartalado a precio de quinta lujosa y de última tecnología arquitectónica»… Lamentable, para nosotros los fanaticos de esta gloriosa franquicia venida a menos por obra y gracia de sus actuales propietarios…

  9. La reestructuración tiene que ser de arriba a abajo, comenzando con una Directiva que ponga los recursos y una Gerencia deportiva que sepa lo que está haciendo.
    Aún con sus fallos, acepto que el cuerpo técnico debería continuar porque si no son ellos, ¿a quiénes van a poner que sean mejores?
    Y la gerencia, en vez de armar a equipos como Caribes dándole a dos estrellas a cambio de 4 peloteros mediocres, debió exigir en ese canje al menos a un Balbino Fuenmayor o alguien de su calibre. ¿Donde están todos esos jugadores que han llegado en otros cambios? Luis Ysla, Miguel Sierra, Daniel Hurtado, Alejandro Chacín…
    Y tienen que ver la forma de hacer que participen jugadores como Castro, Graterol, Báez, Dixon Machado, Jhoulys Chacín, etc. Pero no hay autocrítica en la “gerencia deportiva”, no son capaces de reconocer su incapacidad.

    Y hablando del terreno, el campo del Universitario dio pena. Cada rolling de hit era un reto para los jardineros, tener que fildear una pelota que no sabían para dónde iba a rebotar.

    Los Uniformes. Cada año se superan, sacando uno peor que el anterior. El de visitante de este año, simplemente horrible. Parecía diseñado para un equipo de softball de veteranos barrigones, con el debido respeto a éstos. Y el de homeclub también horrible, con esa discrepancia en la tipografía de los números.

    El circuito radial, otrora el mejor del país, también pasando penurias para transmitir los juegos de visitante desde un estudio y con un audio ambiente enlatado. Si la señal de TV no llegaba, no podían transmitir. O como ocurrió en las dos campañas anteriores varias veces: si no había transmisión de TV del juego del Caracas, no había transmisión del circuito radial.
    Y si transmitían desde el universitario, había constantes interrupciones de la transmisión. El colmo llegó con la transmisión del último juego, con una sola persona narrando y comentando.

    En resumen, esta organización es un desastre, la veas por donde la veas. Y honestamente no se ven a corto plazo, razones para pensar que se dará un paso adelante.

    1. Ése holding empresarial que maneja al Caracas lo está destruyendo. Reflejaste con acierto detalles que dejan ver la debacle en qué cayó el Caracas gracias a ésta gente, cómo lo son los uniformes, la tipografía de los números, el circuito radial (otrora el mejor de la liga de lejos), el estado del campo de juego, la falta de peloteros de calibre por falta de estímulo económico para que participen.

      Ojalá ocurra el milagro y ésa gerencia entienda que sin un buen producto no se obtienen ganancias, viéndolo sólo como un negocio, y suelten de una buena vez por todas los reales. Ojalá ocurra el milagro y alguien de ese holding se de cuenta de que deben invertir en el futuro estadio y comprarlo para que lo terminen de una buena vez y sea exclusivo del Caracas, de capital privado, y lo usen no sólo como sede de los Leones si no que lo puedan rentar para espectáculos y demás, que franquicias y proveedores tengan que pagar por derecho a vender y publicitar sus productos en las instalaciones del estadio, éso genera ganancias.

  10. Ignacio, como caraquista de corazón, te quiero agradecer tus buenas palabras. Solo deseo que se las hagan llegar a los Cisneros y decidan vender el equipo, para mi la única solución que tenemos y así, poco a poco, recuperar el brillo de la divisa. Un abrazo

  11. Habrá pensado la actual directiva de Leones abrir un paquete accionario minoritario para que sea adquirido por los que seguimos a Leones?. Esto sin duda traería recursos para invertir en peloteros y acercaría al fanático caraquista nuevamente al estadio. Saludos Ignacio y gracias por su gran columna.

    1. Recuerda, Fernando, que la temporada 2019-2020 se jugó con los ocho equipos sin poder usar a sus peloteros del sistema MLB, hasta que a finales de diciembre la OFAC se pronunció liberando a seis de ellos.

  12. Pienso que se está haciendo un buen trabajo,el sñr Richard Gómez sabe lo que está haciendo, lo hizo con cardenales,de mantener este cuerpo de lanzadores y conseguir 2 o 3 jugadores posición me atrevo a decir que para la próxima temporada seremos xlomenos finalistas

  13. Exelente análisis Ignacio, la verdad se vio un equipo competitivo hasta 3/4 de campeonato, después de ahí y hasta que estábamos virtualmente eliminados el equipo dió pena, pero es como dices, si los accionistas no invierten en el equipo, tanto a nivel del roster, imagen, marketing y estadio, seguiremos a la deriva, no será que son magallaneros???

  14. Que otra cosa podría decir yo que ya no se allá dicho aquí por quienes me antecedieron, a parte de que el análisis es totalmente correcto y completo debo agregar que si el béisbol es un negocio aquí están pasando dos cosas o hay gente que está al frente del equipo que está desconectado de la realidad de este ne refiero (a la junta directiva y accionistas del equipo) o están planteándose acabar a propósito con la franquicia más ganadora de títulos de este país por que no se justifica por más crisis por más pandemia que allá y pare de contar que esto esté ocurriendo ni en grandes ligas ocurre algo como esto salvando las distancias entre la MLB y la LVBP pero los nu.ero de la empresa no han debido ser tan malos para estar aplicando una reducción de presupuesto toda ves que hemos conversado de que hace poco menos de siete años era y lo recuerdo de las mejores entradas que se daban en los parques entendiendo que hay un conjunto de responsabilidades los números a la Organización Leones del Caracar no debió quedar mal aconomica mente para aplicar esas medidas y que afectan anal club, a los jugadores, al béisbol y a la fanaticada no es cambio de manager o de cuerpo técnico es un cambio en la visión de como se lleva a el equipo pero un giro total por qué las herramientas están

  15. Bueno hermanos caraquistas cada quien desde su óptica tenemos algo de razón, nos une el amor x este nuestro equipo.. mientras ocurren los cambios necesarios antes mencionado.. tenemos q ser realistas y apoyar al equipo más allá de las críticas y análisis de cada quien por demás válidos.. apoyar al gerente actual para ver si el próximo año damos una vez más la gran campanada .. CARACAS CAMPEÓN del béisbol venezolano.. es mi opinión si necesarios los cambios de todo tipo . pero apoyar como siempre de corazón mientras ocurran.. xq amigos el equipo nos necesita.. gracias por el espacio amigo Ignacio.. aquí Willy el León!!

  16. En mi opinión, todos los problemas vinieron desde la oficina, desde hace mucho tiempo se está dando este problema, y de verdad q un jugador no va a dar el 100%, la otra falla es q no hay un buen receptor que lleve al pitcher,siempre critiqué el cambio de Jesús sucre al magallanes, pq estás dejando a un jugador, q gracias a su trabajos dos pitcher de grandes ligas americanos,ganaron cy young, la falta de unos buenos jardineros, fallaron mucho, no puedo entender q habían jardineros con el. Porte de Luis Jiménez buscando un batazo q de repente era un un doble,y se convertía en triple, pq el jugador no le correia al batazo como se debe hacer, y desde ahí muchas cosas más…

  17. no todo fue malo para el equipo , el caracas pudo conseguir un staff de técnicos de importancia alta, , a mi parecer ronald herrera vio renacer su carrera en la segunda parte del torneo , y todo apunta a la ayuda de De un tal wilson Alvarez, ,(hasta contrato consiguio en el norte) pero si es cierto que falta liderazgo en el equipo , no hay nungunoo que lleve la batuta , muchas chamos , el cambio que se hizo por caribes, nada que ver , andres perez, cerooo, leandro cedeño, cerooooom erick castillo , ceroooo
    gracias a dios que estaba pereda. pero nada seguir apostando al equipo .

  18. Estimados soy de los tigres..pero el futuro de Leones… Es oscuro totalmente! Aunque no me agrade. Los equipos de este país competitivos son Magallanes ,caribes y Lara! Los demás somos comparsa! Desean por servidos caraquistas..todavía no entiendo cómo clasificaron! Y les digo algo si quitan la regla esa ofac..al Magallanes.. inmaginate.. ganaron con su segundo equipo! Y eso es la única verdad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.