El Emergente

El Emergente

Los Bravos a la Serie Mundial por primera vez en 22 años [+VIDEOS]

Un jonrón de tres carreras del puertorriqueño Eddie Rosario, su tercero de la Serie de Campeonato, le dio la ventaja decisiva a los Bravos sobre los Dodgers, y otra actuación del bullpen hizo el resto. Así, con otra victoria inapelable sobre Los Ángeles, Atlanta alzó este sábado el banderín de la Liga Nacional y ganó el derecho de asistir a la Serie Mundial.

El Clásico de Otoño comenzará el martes en Houston, luego de dos días de descanso. La tropa de Brian Snitker se verá las caras con los Astros, que esperaban desde el viernes para saber quién sería su rival.

El tablazo de Rosario le consagró como el héroe del lance contra los favoritos Dodgers y le dio el premio Jugador Más Valioso. Encontró la pizarra igualada a una, en la baja del cuarto episodio, y desapareció la pelota con dos hombres en base.

La conexión tuvo doble valor: ratificó el gran momento de boricua y ocurrió ante el as Walker Buehler.

Rosario se echó al hombro a su escuadra. Al final, produjo lo que habrían producido los ausentes Ronald Acuña Jr. y Marcell Ozuna.

DATO. Eddie Rosario sacó tres bolas y empujó nueve carreras en la serie de seis juegos. Dejó .560 de average.

«Nos pasaron por encima. Así de simple», admitió el manager derrotado, Dave Roberts, en la rueda de prensa posterior al choque.

Austin Riley dio un aviso en el primer inning, al empujar a Ozzie Albies con la de irse arriba ante Walker.

Cody Bellinger empató las acciones con un sencillo en la alta del cuarto, contra Ian Anderson.

Para Bellinger fue un premio más en esta postemporada, tras una gélida campaña. Finalmente pudo producir en octubre, después de ligar muy poco entre abril y septiembre.

Hasta allí duró el chance de los destronados campeones mundiales. Porque en la baja llegó el bombazo de Rosario y el bullpen se encargó del resto.

Solo una vez pudieron pisarle el plato a los cuatro bomberos de Snitker. Un tubey de A.J. Pollock en el séptimo fue ese único daño. La falta de piezas fundamentales como Max Muncy quizás pesó. Pero también el dominio de esos brazos.

El no va más estuvo a cargo de Tyler Matzek, con sus cuatro ponches en dos pasajes.

Will Smith le puso la tapa al frasco y dejó dentro al genio de los Dodgers. Fusiló a los dos primeros en el noveno y forzó un rodado para el final.

La celebración fue eléctrica. Los Bravos no acuden a una Serie Mundial desde 1999.

Entonces eran una dictadura en la Liga Nacional. Ahora empieza a parecerlo también, con su dominio en la División Este y ahora esto.

LEE TAMBIÉN:

Dusty Baker: «Todavía tenemos trabajo por hacer, quedan 4 victorias más»

La centenaria franquicia solo tiene un anillo de campeón desde que llegó a Atlanta procedente de Milwaukee (antes jugó en Boston).

Ahora estará ante unos Astros que también empiezan como favoritos. Pero ya sabemos lo que estos indígenas de viejo circuito son capaces de hacer con el favoritismo de sus adversarios.

Por Ignacio Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.